fbpx

Blog

Tiempo de lectura: 7 minutos

A
A

01.06.2018

De Métrico a Imperial

Proyectos Monclova, Ciudad de México
22 de marzo de 2018 – 2 de junio de 2018

De Métrico a Imperial es un diálogo intensivo entre los experimentos poéticos de Ištvan Išt Huzjan y el espacio de exhibición. En constante coqueteo con las vanguardias y las neovanguardias, el trabajo de Huzjan siempre refleja su habilidad para crear estructuras de capas múltiples, en términos tanto de contenido como de forma. En este sentido, el trabajo de Huzjan no es una reactivación dadaísta de las propiedades de la exhibición como medio de expresión, sino más bien apunta a las aproximaciones y presentaciones de prácticas que han tenido impacto en los métodos de exhibición y en los medios a través de los cuales el arte es percibido por una audiencia.No es coincidencia que la exhibición comience en el patio del vestíbulo con el proyecto en curso Subterranean Walks, que representa la culminación simbólica de la experiencia del artista en relación a sus viajes. Esta obra, un objeto con las pisadas del artista, puede ser entendido como un collage de sus proyectos anteriores por hacer referencia a separaciones, que están directamente enlazadas a la medida simbólica del ‘vacío’ creado durante los desplazamientos del artista.

La interconexión del espacio arquitectónico y las obras continua en el espacio de exhibición de la planta baja con Daily Chores on 5th Avenue, un performance que realizó en Nueva York en 2017, pocos días después de la inauguración del mandato de Donald Trump. En el performance, Huzjan caminó a lo largo de la Quinta Avenida de norte a sur, limpiando las alcantarillas con una pequeña escoba y un pequeño recogedor. La Quinta Avenida, que se extiende a través de Manhattan desde el río Harlem en el norte hasta el Washington Square Park en el sur, llevó al artista de las partes de la ciudad con el nivel socioeconómico más bajo hasta los sectores globalmente infames de poder financiero, político y mediático.

El pasillo que conduce hacia el espacio principal de la galería, puede ser leído como lo que el antropólogo Marc Augé describió como no-lugar, área de transición que carece de identidad y donde las personas permanecen en anonimato. Aquí, Huzjan presenta proyectos relacionados con el movimiento. Estos proyectos no estáticos, se deslizan entre lo público y lo privado, entre lugares geopolíticos, culturas, historias, gente y sus relaciones. De pronto el no-lugar de la galería rebosa con historias nunca antes contadas, recordatorio de aquellas que han estado desde siempre entre nosotros y que podríamos reconocer si tan sólo deseáramos verlas.

A través del no-lugar, el espectador se encuentra con el espacio principal, donde se muestran objetos íntimos creados en el refugio del estudio del artista. Estos presuntos objetos conceptuales combinan materiales encontrados (objetos de la vida diaria del artista) con materiales de construcción genéricos, dispuestos en pedestales con alturas de 45, 90 y 157.5 cm, respectivamente. Estos objetos sugieren una narrativa poética que resuena sobre los distintos formatos, materiales y funciones con los que el artista suele jugar. Si bien parece que Huzjan se encuentra en un bucle autosuficiente de forma y manierismo, este no es el caso. Los objetos merodean entre las esferas de lo público y lo privado, entre su (antigua) función y su traslado al contexto de exhibición. La historia de la escultura siempre ha sido la historia de la relación entre lo material y lo inmaterial. En el caso de Huzjan, esta relación emerge como una exploración entre el objeto y el espacio, lo que explica el porqué de la ubicación de sus obras en diferentes alturas que simbolizan el crecimiento humano como algo esencial.

Las obras de Ištvan Išt Huzjan crean tensión entre polos opuestos: vanguardias y neovanguardias, público y privado, material e inmaterial. La narrativa personal del artista facilita la examinación que realiza sobre distintas técnicas, mientras revela su necesidad de estar en movimiento y en constante exploración de los confines de los propios medios. El espectador, por lo tanto, en ocasiones tendrá la impresión de que Huzjan es un artífice de la palabra cuyos versos parecen ser en principio finitos, pero que ofrecen en realidad infinitos y proliferantes significados y formas: poemas que de algún modo existen al final de las palabras.

De Métrico a Imperial es un diálogo intensivo entre los experimentos poéticos de Ištvan Išt Huzjan y el espacio de exhibición. En constante coqueteo con las vanguardias y las neovanguardias, el trabajo de Huzjan siempre refleja su habilidad para crear estructuras de capas múltiples, en términos tanto de contenido como de forma. En este sentido, el trabajo de Huzjan no es una reactivación dadaísta de las propiedades de la exhibición como medio de expresión, sino más bien apunta a las aproximaciones y presentaciones de prácticas que han tenido impacto en los métodos de exhibición y en los medios a través de los cuales el arte es percibido por una audiencia.

No es coincidencia que la exhibición comience en el patio del vestíbulo con el proyecto en curso Subterranean Walks, que representa la culminación simbólica de la experiencia del artista en relación a sus viajes. Esta obra, un objeto con las pisadas del artista, puede ser entendido como un collage de sus proyectos anteriores por hacer referencia a separaciones, que están directamente enlazadas a la medida simbólica del ‘vacío’ creado durante los desplazamientos del artista.

La interconexión del espacio arquitectónico y las obras continua en el espacio de exhibición de la planta baja con Daily Chores on 5th Avenue, un performance que realizó en Nueva York en 2017, pocos días después de la inauguración del mandato de Donald Trump. En el performance, Huzjan caminó a lo largo de la Quinta Avenida de norte a sur, limpiando las alcantarillas con una pequeña escoba y un pequeño recogedor. La Quinta Avenida, que se extiende a través de Manhattan desde el río Harlem en el norte hasta el Washington Square Park en el sur, llevó al artista de las partes de la ciudad con el nivel socioeconómico más bajo hasta los sectores globalmente infames de poder financiero, político y mediático.

El pasillo que conduce hacia el espacio principal de la galería, puede ser leído como lo que el antropólogo Marc Augé describió como no-lugar, área de transición que carece de identidad y donde las personas permanecen en anonimato. Aquí, Huzjan presenta proyectos relacionados con el movimiento. Estos proyectos no estáticos, se deslizan entre lo público y lo privado, entre lugares geopolíticos, culturas, historias, gente y sus relaciones. De pronto el no-lugar de la galería rebosa con historias nunca antes contadas, recordatorio de aquellas que han estado desde siempre entre nosotros y que podríamos reconocer si tan sólo deseáramos verlas.

A través del no-lugar, el espectador se encuentra con el espacio principal, donde se muestran objetos íntimos creados en el refugio del estudio del artista. Estos presuntos objetos conceptuales combinan materiales encontrados (objetos de la vida diaria del artista) con materiales de construcción genéricos, dispuestos en pedestales con alturas de 45, 90 y 157.5 cm, respectivamente. Estos objetos sugieren una narrativa poética que resuena sobre los distintos formatos, materiales y funciones con los que el artista suele jugar. Si bien parece que Huzjan se encuentra en un bucle autosuficiente de forma y manierismo, este no es el caso. Los objetos merodean entre las esferas de lo público y lo privado, entre su (antigua) función y su traslado al contexto de exhibición. La historia de la escultura siempre ha sido la historia de la relación entre lo material y lo inmaterial. En el caso de Huzjan, esta relación emerge como una exploración entre el objeto y el espacio, lo que explica el porqué de la ubicación de sus obras en diferentes alturas que simbolizan el crecimiento humano como algo esencial.

Las obras de Ištvan Išt Huzjan crean tensión entre polos opuestos: vanguardias y neovanguardias, público y privado, material e inmaterial. La narrativa personal del artista facilita la examinación que realiza sobre distintas técnicas, mientras revela su necesidad de estar en movimiento y en constante exploración de los confines de los propios medios. El espectador, por lo tanto, en ocasiones tendrá la impresión de que Huzjan es un artífice de la palabra cuyos versos parecen ser en principio finitos, pero que ofrecen en realidad infinitos y proliferantes significados y formas: poemas que de algún modo existen al final de las palabras.

por Tevž Logar

http://proyectosmonclova.com

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha