03.08.2020

Àtúnbí, deseo que sobrevivamos porque ya sobrevivimos

Ante las violencias sociales que la pandemia agudiza, las autoras Bruna Kury y Walla Capelobo abordan el trabajo desobediente de algunes artistas trans* para confrontar a los regímenes coloniales que continúan marginalizando a cuerpas disidentes y racializades.

El anti-clip «Ménage al Coiote» es un homenaje que Mogli Saura, Tais Lobo y el Anti-Proyecto Anarco Fake hacen al legado del Colectivo Coiote. La obra trae imágenes de acciones del Colectivo Coiote que fueron grabadas entre 2012 y 2018, entre las escenas de la película «pornorecicle», que será lanzada en 2020. El Colectivo Coiote es/fue la iniciativa sexo disidente más contundente y radical de la historia reciente de Brasil. Sus acciones performáticas extremas involucraban escatología, perforación, BDSM, escarificación y brend, practicas sexuales monstruosas y el uso de la basura como recurso ético, estético y eco-político. La música autoral de Mogli Saura conecta las practicas del colectivo a la lucha del movimiento Cangaceiro que ocurrió entre los siglos XVIII y la mitad del XX. Al parafrasear y jugar con la música Banditismo Por Uma Questão de Classe, de Chico Science y Nação Zumbi, Mogli relaciona y actualiza la lucha marginal e insurrecta por justicia e igualdad de los cangaceiros[1] a las “luchas diarias autónomas” del Colectivo Coiote. Además, la música denuncia la hetero-violencia-cistemica en la que viven personas sexo disidentes, y el “bandidismo” que implica procesos de transición.” – Mogli Saura

#Black #travestchy #prosperity #vírus

Este texto fue escrito a cuatro manos durante la cuarentena como un ejercicio de compartir el habla y preguntas. En una primera versión las autoras discuten sobre la pandemia de manera caótica en un ejercicio de intersección acerca de las opresiones compulsorias que ya existen en el mundo tal y como lo conocemos.[2] Luego invitamos a artistas para componer la escritura con obras que dialogan con lo anti-colonial, el tiempo y con la resistencia sudaka,[3] disidente y desobediente de género.

Hemos vivido una gran lucha contra una nueva pandemia mundial. El COVID-19, coronavirus, nos exige cuidado; cuidado donde tocamos, hacia donde vamos. Este presente instaura aún más fuerte el poderío de la hegemonía en ruinas, guerra del control, que en la actualidad, en lugares como en Brasil, condiciona el reconocimiento del reconocimiento de las vidas porque ciertas personas no llegan a ser número o estadística, no llegan a ser contabilizadas, son sub-notificadas. La masacre de la colonialidad persiste y se actualiza con los abusos del neoliberalismo. Hace algunos años, recuerdo haber visto a una persona, quien, antes de agarrar el pasamanos del metro, limpió la superficie con alcohol en gel. Me quedé en shock. Esta actitud me pareció racista, ya que era una persona blanca quien lo hacía con una mirada de desprecio a las demás personas dentro del vagón. Es claro que debemos cuidarnos y seguir estrictamente la cuarentena al máximo que podamos, debemos usar alcohol en gel, lavar nuestras manos, mantener una higiene para el cuidado mutuo. Sin embargo, debemos estar atentas, estamos sobrecargadas de palabras, gestos y otras representaciones que colaboran en la diseminación del racismo. En nuestro caso, el de las autoras, del racismo y la transfobia.

La historia del cis-tema colonial está impregnada de imágenes manipuladas de acuerdo a los intereses de lxs colonizadorxs y la subalternización de lxs colonizadxs racializadxs. El mundo colonial esta fundado en binarismos; de la naturaleza a la cultura, del cuerpo a la mente, fabricando imágenes que legitiman la supremacía blanca sobre los demás seres del planeta; lo sucio y lo limpio estetizan las experiencias de acuerdo a los intereses de dominación. El ideal en este mundo colonizado es lo que esta asociado a la blanquitud, consecuentemente todo lo que se acerca al medidor blanco es entendido como sano. La urbanización gentrificada que desaloja familias a favor de los intereses del estado, la dificultad por el reconocimiento de los pueblos originarios como gobernantes legítimos de sus tierras a lo largo de los siglos, la constante privatización de las áreas comunitarias, forman cada una un conjunto de fuerzas que enmarañan nuestras vidas en este mundo colonizado. Gentrificación de los afectos es lo que Bruna Kury conceptualiza al pensar en estas fuerzas hacía nuestras cuerpas y placeres: al reservar el derecho al placer y el goce a la cisheteronorma blanca, y el desprecio afectivo y sexual a las cuerpas disidentes y a la objetificación. Es por eso que reafirmamos nuestras cuerpas disidentes en placer con nosotras mismas.

Hay que estar atentxs a esta política hegemónica racista que quiere a cualquier costo subalternizarnos, cortar nuestras afectuosidades, segregar y presentarnos como sucixs. Esto es parte de la maquinaria colonial, maquina de moler. ¡Una mirada sobre la pandemia que piensa desde la intersección de desde la intersección de raza, clase y género es fundamental! En el mundo, la mortalidad es racializada. Negres sintiendo todavía más el racismo de cara lavada.

Proclamamos, ¡oscuronegremos[4] las cosas!

Mc DELLACROIX, «vídeo manifiesto 001», 2018. Dirección, fotografía, edición: Cecilia Da Silva Dellacroix & João GQ. Participación especial: Haroldo y Veniccio Barbosa. Letra: Mc DELLACROIX. Grabación: Malka (3db Audio). Dirección musical: Sijeh. Producción musical y finalización (mix & master): SKY. “Vamos a fortalecer, escuchar y actuar/ mientras ser/ mientras (yo) creer/ mientras estamos vivas para ver!/ Cuanto + travestis, población Negra, personas con diversidad de capacidades, LGBTIs haya en los espacios de/ producción de imagen + reflexión y menos abuso en los espacios laborales!” (Referencia al fragmento del single QUEBRADA del Mc DELLACROIX.)

***

Mantenga distancia en caso de que desee vivir. Esto es enunciado diariamente por las grandes corporaciones de comunicación, una mezcla entre telemiedo y bioterror. Mientras la clase media se enorgullece de su creatividad para vivir la cuarentena con cursos en línea, yoga, auto-ayuda y textos motivacionales, una gran parte de la población —la zona del sacrificio colonial—, una vez más es lanzada a su propia suerte, endosando la categoría de les INFECTABLES, cuerpas que por las maniobras de exclusión del sistema dependen de y son la propia calle. Personas sin casa están en la línea de frente, en lo que se refiere a los riesgos, acompañadas de las trabajadoras/trabajadores informales (comercio ambulante, prostitutes, entre otres), individuos que dependen del ingreso diario de sus trabajos para existir. Aquí también entran los servicios llamados esenciales, como el trabajo de funcionarixs subalternizadxs en los supermercados, farmacias, abarrotes, así como repartidores de comida que dependen del uso privilegiado de los aplicaciones. Cuerpas que son marcadas por la raza (prieta e indígena) y disidencias de género y sexuales. Factores que amplían sus posibilidades de ser infectadxs y subrayan la colonial e histórica ausencia de políticas del cuidado. Así mismo, las más vulnerables, cuando aún tienen aliento, GRITAN.

Las fronteras, líneas creadas en las expediciones coloniales, actualmente ganan un nuevo sentido: proteger del agente externo patogéno. No nos protegen a nosotres, sino a los intereses económicos. Los estados-naciones renuevan su soberanía tirana con sus estrategias de guerra para promover la salud y la seguridad de las vidas burguesas, cisgénero, blancas y normativas. Los mismos estados nacionales que hace un par de meses, impulsados por políticas neoliberales, efectuaban cada vez más recortes en las áreas sociales, se presentan hoy como los mesías de la vida, con propagandas de anuncios monetarios irreales como respuesta a la crisis sanitaria. Las grandes corporaciones aprovechan el momento de extrema fragilidad social para auto-promoverse a través de la difusión de programas de donación de recursos (pensando en las ganancias que poseen) en combate al enemigo invisible. Empresas como la Vale, minera ecocida, enemiga de la vida en su esencia, que dona al mismo tiempo recursos para el sistema único de salud brasilera e impide que sus funcionarios cumplan aislamiento social, exigiéndoles los riesgos de contagiarse en nombre de la continua explotación mineral. O bancos como Santander, Itaú y Unibanco, que donan para sus propias instituciones sociales. Empresas que entienden la salud como oportunidad de mercado, a través de inversiones a corto y largo plazo.

Gê Vianna, Sobreposição da História, 2019. Collage digital. "Contar otras formas del cuerpo Negro reposar en los campos de caña. En el camino, identifiqué lugares que trajeron un imaginario común entre la caña de azúcar y la selenita y que era necesario comprender que debemos mezclar la tierra para que esto ocurra primero. Desde la tierra de Guiné hasta los caminos de la India que germina en Maranhão, del día que creí haber tocado el cielo, vi todo lo que se conectaba con el cristal de la caña. Era el deseo de conocer cada rincón de ti, dulce como melaza. Vamos a trabajar en otro momento, lavar el sudor del rostro, pies y manos, mirar a los lugar de convivencia, de las veces que mi abuela se metió en la selva colectando babaçu, otras cortando cristal o de este tiempo que mi madre afiló las manos para cortar arroz, hijas de la tierra casi desmayaron metieron el dedo gordo entre el pasto para agarrarse." — Gê Vianna

Hay un deseo por el retorno a la normalidad, por la vida que siempre hemos tenido. Pero ¿qué es esta normalidad? Lo normal son las viejas construcciones coloniales que corroboran el exterminio de determinadas cuerpas. Hace siglos que estamos insertas en prácticas genocidas de las poblaciones negras, indígenas, travestis, trans, boycetas, maricas, lenchas, personas con diversidad funcional, diversidad intelectual, VIH positivas, entre otras disidencias. Sociedades que tienen como estructura dicotomías y binarios manipulados de acuerdo a los intereses de las hegemonías globales y locales. La nueva normalidad, o la post-pandemia, quizás no sea mejor ni peor de lo que ha sido antes, simplemente será una variación resultado de siglos de opresión exitosa de resistencias a través del necropoder pulsante. A los que se auto declaran, por medio de sus maquinas de guerra, dueños de todo, la normalidad del futuro parece próspera.

Ateliê TRANSmoras, Brasil: O País Campeão Mundial de TRAVESTIS! En noviembre del 2019 la estilista Vicenta Perrotta llevó hasta la pasarela de la Casa de Creadores una opera-fashion con más de 100 personas TRANS entre producción y modelos. Con dirección creativa de Manaura Clandestina, el desfile rescató nuestra bandera verde y amarilla en oposición al discurso reaccionario y genocida presente como nunca antes en Brasil. El trabajo de Perrotta ha contribuido para profundizar las discusiones acerca de los patrones estéticos eurocéntricos y los procesos destructivos de la industria, siempre tomando los estudios de género y la transfobia y higienización social brasileros como detonante de sus articulaciones. Modelas arriba: Manauara Clandestina, Ms. Pythia, Onika Bibiana, TRANSÄLIEN, Terra Johari, Melory Kasahara, Yasmin Bispo, Muniky Flor, Anita Silva, Danna Lisboa, Kiara Felippe. Fotografía por Tata Guarino. [Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=gYe4FKTukM4&t=1301s]

Una vez más nos toca reinventar las formas de hacer vida en este momento que es poco favorable a la existencia “humana”. Nosotrxe, que tenemos el color de la tierra, herederas de los conocimientos indígenas, hemos sobrevivido al fin del mundo, también pandémico, en el siglo XVI. Sobrevivimos al mismo tiempo que perdimos nuestro mundo. Nosotrxs Negras, atravesamos calunga[5] y aquí fundamos nuestra presencia. Nosotres travestis, transvestigénerxs, maricas, sobrevivimos a la pandemia del virus del VIH, arma tecnobiológica normativa.

Nosotres venimos de la supervivencia de siglos del patriarcado asesino. Es tiempo de recordar las técnicas de resistencia que heredamos y utilizarlas en este momento que enfrentamos. Pensar en capullos, mirar las potencias interiores para armarse de vida, individual y colectiva. Es momento de buscar en nuestras raíces las respuestas que nos mantendrán vivas y sanas para el camino que nos espera. Mirar hacia dentro y recordar lo que nos hace encarnar en el aquí y ahora. Una mirada que no sea narcisista como aquella que la cultura euroblanca nos ha intentado imponer, sino imaginar las formas como cuando Yemanjá y Oxum[6] utilizan sus espejos, reflejos que traen enseñanzas para vencer guerras.

Linga Acácio, Terra posithiva, sob seus pés, de la serie Rumo ao desvio, 2019. Performance parte de la exposición Arquivo de sentimentos (Vevey, CH). “Entre los años de 2014 y 2015 yo recibí anti-retrovirales por el SUS (Sistema Unido de Salud) de la fármaco-industria HETERO DRUGS (www.heteroworld.com). Una magia de cura a partir de aquello que me mata bajo el nombre de hetero, una limpia de veneno. ¿Cómo transformar el veneno como forma de infiltración? ¿Cómo transmutar esta mezcla de agua, sangre y carbón en un caldo que pueda generar vida? Recordar: limpiar debajo de los tapetes.” — Linga Acácio [Ver más en https://vimeo.com/370081463]

Nosotres estamos revisando nuestras memorias de manera íntima, estamos platicando entre nosotras y recordando juntas, tanto quienes estamos aquí físicamente y como nuestrxs ancestrxs presentes. Nuestras transancestralidades, nuestros transpasados, que son ríos de vida como Xica Manicongo, Tibira y otres miles que murieron y también lucharon para que hoy estemos aquí presentes. Cris Negão, Andrea de Maio, Phedra de Córdoba, Miss Biá, Bruna Vallin, Amanda Marfree, Baga de Bagaceira, Hija de Perra entre muchas otras. Por todas las que murieron y por todas las que resistimos, ritualizamos nuestra existencia, regresamos con venganza y placer en la disidencia.

Para nosotres, disidentes, la distancia social no es algo nuevo. Estamos separadas de la cisheteronorma y pagamos el precio de nuestras vidas al estar acompañadas por la precarización. Esto provoca la necesidad de un acuerdo de protección continua en este momento que exige una dosis de cuidado mayor. ¡Es necesario conjurar vida para después del coronavirus! Es importante recordar las palabras de Conceição Evaristo para generar continuidad a los procesos de vivencias elaborados por las que siempre supieron sobrevivir: “Ellos acordaron matarnos. Pero nosotres acordamos no morir.”

ÀTÚMBí: en la cultura tradicional Yorùbá y en las afrodescendientes de la diáspora, especialmente en los candoblés de la nación Kétu de origen étnica Yorùbá, la vida no termina con la muerte.“ *Àtúnwá (reencarnación) y/o àtúnhí (renacer), es el proceso divino de la continuidad de la vida.

https://www.youtube.com/watch?v=8ZiClLTmaJ8

Isadora Ravena & Lux Far, «Existo Amanhã», julio del 2019. Vídeo-performance. Imagen de Patrícia Araújo. “El mañana, como proyecto de futuro enraizado en un conteo del tiempo occidental, ¿a quién pertenece? ¿A qué cuerpos considera? Es imposible no repetir la norma en tu cuerpo y aún así lograr proyectar este cuerpo en el mañana? ¿Es exactamente por ser imposible que lo vamos a lograr? ¿Cómo podemos comenzar nuevos modelos de existencia? Parece que mientras me tatuaba el rostro, hacía un tatuaje en el tiempo y al mismo tiempo era tatuada por él. ¿Cómo destituir un mundo en su tiempo? ¿Cómo inventar en el tiempo otro mundo?” — Isadora Ravena

Una primera edición de este artículo fue presentado en GLAC Ediçoes el pasado mes de abril.

Artistas presentes en este artículo

Bruna Kury
 Anarcatransfeminista, vive en São Paulo (BR) y desarrolla trabajos en diversos contextos, tanto en el mercado institucional del arte o en producciones de borda. Enfocada en producciones atravesadas por género, clase y raza (en contra el cis-tema patriarcal heteronormativo compulsorio vigente y las opresiones estructurales-GUERRA de clases). www.brunakury.weebly.com 

Walla Capelobo 
Selva oscura, lodo fértil. Transfeminista anticolonial, artista y curadora independiente. Compone conocimiento, experimentaciones artísticas a partir de las herencias del buen vivir y existencia recibida por la delgada capa de su piel. Actúa en grupos de estudios, Interfluxes (UFF) y GeruMaa: filosofía y estética Africana y Ameríndia (UFRJ).

Mogli Saura Performer, cantore, compositore, escritore, permacultore y instructore de yoga. Experimenta e investiga en espacios urbanos desde 2006, partiendo de las fronteras entre el arte y la vida, locura y crimen – y sus relaciones categórico-estructurales involucrando raza, género y clase.

Coletivo Coiote
 Realiza performances acciones directas inspiradas en ideales anarquistas, transfeministas, decoloniales, marginales y anticapitalistas. Surgido en 2011, en Río de Janeiro. En 2020 algunas integrantes se reúnen otra vez para la finalización de un ciclo con el proyecto pornorecicle.


Mc DELLACROIX
 Multi-artista, productora cultural y voz emergente en el hip hop. Con más de 7 años de carrera artística y hace 4 con el proyecto DELLACROIX, la rapera utilizan el cuerpo para narrar su historia como cuerpo divergente de la norma. Co-fundadora y productora artística de la Casa Chama, una asociación cultural de cuidados LGBTQIA+ donde se impulsa el ARTEVISMO.

Gê Viana
 Nace en el pueblo Santa Luzia – MA. Actualmente vive en São Luis – MA. Produce collages decoloniales analógica y digital, utilizando de imágenes de archivo para transponer sus trabajos. Inspirada por los acontecimientos de la vida familiar y su cotidiano en un enfrentamiento entre la cultura colonizadora hegemónica y los sistemas de arte y comunicación.

Vulcanica Pokaropa 
Travesti formada en Fotografía, maestra en teatro, su investigación aborda la presencia de personas Transexuais, Travestis y No Binaries en el Teatro y Performance. Investiga el ula-ula, contorsión y el humor. Integra la Cía. Fundo Mundo, compañía de circo formada exclusivamente por personas transexuales, travestis y no binaries. Performer, Poeta, Artista Plástica y Visual, Productora Cultural y Curadora.

Ateliê TRANSmoras 
Fundado por la estilista y artista Vicenta Perrotta, espacio de residencias artísticas y centro de convivio entre  artistas trans y LGBTQIA+, situado en Campinas-SP. El principal proyecto del Taller es el corte y confección, creación y percepción en la producción de la moda con reutilización de materiales textiles, upcycle, además de la re significación de la estética blanco-centrada impuesta por la industria. @atelietransmoras

Linga Acácio
 Artista cearense. Investiga, escribe y produce conocimientos que atraviesan los campos del performance, interseccionalidad, disidencia de género y travestismo, HIV+, contaminaciones entre cuerpo y espacio y estrategias de resistencia anticolonial.

Jo Assumpção 
Artista de la palabra, estudio la danza Afro así como las danzas populares brasileñas. Actualmente danza en el Baque mulher RJ, y con la colectiva Kalunga, además de componer la cía. MNEMONI, Colectivo Afroxirê, y becaria de la maestra de danza afro Valéria Monã. Investiga en su cuerpo contemporáneo la acción de la resistencia ancestral, el movimiento de la kalunga y de la cura.

Isadora Ravena Travesti, profesora y artista multilenguaje. En 2020 lanzó el libro Sinfonía para el Fin del Mundo y desarrolló obras como perigosa boneca e seus sujos golpes, ira e o tempo dos mortos: relâmpagos, vozes, trovões, terremotos e grande saraiva y Sepultura, expuesta hasta Febrero en el Museo de Arte Contemporánea del Ceará.

Este texto fue traducido del portugués al español por Fernanda Barreto.

Notas

  1. (Nota de la traductora) El principal movimiento social que ocurrió en el sertão del noreste de Brasil a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. El movimiento estaba especialmente relacionado con la lucha por la tierra, el abuso de poder por parte de los coroneles y la pobreza en la región.

  2. Esta es una referencia a Denise Ferreira da Silva, filósofa y artista brasileña.

  3. Sudaka

  4. Esta palabra busca hacer presentes los esfuerzos de enegrecimiento como opción de ver el mundo de forma distinta que no sea la forma colonial.

  5. (N. De la T.) Nombre atribuido a descendientes de esclavos en Goiás, Brasil.

  6. (N. De la T.) Orishás de la Umbanda y Candomble, en la mitología Yorùbá.

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha