fbpx

02.02.2015

Go, Gentle Scorpio

Oliver Martínez-Kandt entrevista a Rodrigo Hernández considerando la práctica del artista como el reflejo de una intuición formal abierta entre la presencia y la re-presentación objetual y visual. La conversación parte de una conferencia dada por Josef Albers en 1940 titulada: “La verdad en el arte”, en la que se mostró una serie de diapositivas de esculturas mexicanas pre-colombinas en el contexto de la pregunta: “¿Qué es la plástica?”.

1_Rodrigo_Hernández_artist_The_silver_cord_700x521Rodrigo Hernández, The silver cord, 2014, técnica mixta sobre papel, 21 x 29,7 cm

Oliver Martínez-Kandt: En la exposición «Go, gentle scorpio» que inauguraste recientemente en Parallel Oaxaca presentaste una pieza en el suelo que podía ser visitada sólo después del atardecer y que era iluminada exclusivamente con la luz de la calle que entraba en el espacio. ¿Cómo usaste esta situación para crear una situación capaz de sugerir ficciones y metáforas?

Rodrigo Hernández: Por un lado, la perspectiva de ave del espectador en relación con el trabajo permitía que “todo” pudiera ser visto, que la pieza fuera potencialmente accesible en su totalidad y desde cualquier posición, como cuando se tiene la hoja de un libro frente a los ojos o un mapa entre las manos. Un segundo elemento que actuaba en sentido contrario era la oscuridad de la noche, que tiende a arrastrar elementos hacia la invisibilidad. El material que usé era muy sencillo –una mezcla de papel reciclado y agua-, pero durante el montaje incidentalmente me di cuenta de que en la oscuridad se transformaba y podía parecer arena húmeda.

En general me gusta estar abierto a accidentes que suelen provocar una confusión material de este estilo, confusión que a su vez se vuelve esencial para pensar en una pieza, integrarla a mi lenguaje y seguir con nuevos experimentos. Me gusta imaginarme en el lugar de alguien más que la ve y se pregunta: ¿qué es?, ¿de qué está hecha? Al parecer confiamos mucho en la mirada para hacernos una idea de lo que está frente a nosotros, y quizás esto haga posible la coexistencia simultánea de una multiplicidad de escenarios imaginarios: una cita a ciegas en la playa, la invasión a una excavación arqueológica o los restos de un cuerpo fueron algunas de las cosas que vieron los visitantes de la exposición. Es como si el material (por más sencillo que sea) tuviera en sí una cierta elasticidad narrativa. La confusión como principio estructural de la experiencia es un tema que siempre reaparece en mi proceso de trabajo.

2_Rodrigo_Hernández_artist_Go_gentle_scorpio_1_700x521Rodrigo Hernández, Go, gente scorpio, 2014, instalación en Parallel Oaxaca, malla de acero inoxidable, papel reciclado, 410 x 450 cm

OMK: ¿Quiénes son los personajes en “Go, gentle scorpio”?

RH: Esta es una pregunta que escucho seguido porque en mi trabajo aparece repetidamente una figura humana masculina y entiendo que esa figura de inmediato pueda llevar a pensar que se trata de un personaje y que hay una historia conteniéndola o presentándola, lo que de por sí es una conclusión curiosa (¿toda figura es un personaje?). ¿Quién es esa persona?, ¿qué hace?, ¿de dónde viene? son preguntas que a pesar de su probable apariencia sencilla y vaga se acercan al centro de mis intereses. Idealmente quisiera poder moldear un personaje neutro, si es que es posible: alguien que actúa sin estar condicionado por su personalidad y con el que es posible identificarse de una manera muy directa, casi física. Recurro a la figura humana para acercar al espectador a la obra, señalando ideas que me interesan desde un eje humano claro: la vista, el tacto, el movimiento.

También deseo dejar espacio para el sentido del humor, lo que tal vez puede verse en el estilo de mis figuras, que son un poco como caricaturas y que tienen algo de irónicas y tristes. ¿Te acuerdas de ese personaje de Merry Melodies que cuando caminaba de perfil desaparecía de la vista de todos porque era tan delgado como una hoja? Bueno, pues siempre ha sido una de mis grandes inspiraciones.

3_Rodrigo_Hernández_artist_Go_gentle_scorpio_2_700x521Rodrigo Hernández, Go, gente scorpio, 2014 (detail)

OAM: ¿Puedes decirme algo acerca del título de la exposición “Go, gente scorpio”?

RH: El título es muy ambiguo y no me gustaría intentar cambiar eso. De cualquier forma, la frase viene de la película de Woody Allen “Balas sobre Broadway”. Otras referencias son una historia amorosa reciente y una fábula anónima acerca de un escorpión y una tortuga; dos buenos ejemplos del patético deseo humano de cambiar la naturaleza de las cosas.

También es muy importante la forma en que está escrito el título, como si fuera una parte de o el final de un diálogo. Mezcla muchos tonos y tiene algo extraño que no permite entenderlo del todo.

4_Rodrigo_Hernández_artist_Go_gentle_scorpio_3_700x521
An 1847 illustration of «The Scorpion and the Turtle» from the Persian Kalilah and Dimna

OAM: ¿En «Truthfulness in Art», una conferencia de Josef Albers que inspiró el trabajo que presentaste en Parallel Oaxaca, el autor muestra una serie de figuras precolombinas mexicanas para preguntarse “¿Qué es la plástica?” ¿Crees que de alguna manera tu obra comparte sensibilidades con estas esculturas?

RH: Fundamentalmente, sí. Aunque sólo puedo responder a eso de manera parcial, porque es una pregunta que me ocupa justo ahora y que prefiero mantener abierta. Hace poco encontré en el libro “El Arte Indígena en México” de Miguel Covarrubias una manera muy interesante de tocar el tema de la sensibilidad en este contexto. Según su estudio, existe una “ideología estética” olmeca cercana al espíritu de las culturas primitivas: “simplicidad y realismo sensual en la forma; conceptos vigorosos y originales” en antítesis al “arte formalizado y rígido de las tierras altas y del barroco desbordado de las tierras bajas del periodo clásico, ambos imbuidos de simbolismo y funcionalismo ceremonial”. Definitivamente me sentiría más identificado con el primer caso.
Por otro lado, lo que primero me interesó de las esculturas de las que habla Albers en su conferencia fue la manera en que decidió describirlas, sin detalle y con un lenguaje más bien literario, coincidiendo en esencia con la idea de Covarrubias.

Rodrigo HernándezRodrigo Hernández, Was ist der Mond?, 2012

OAM: En ocasiones anteriores has hecho referencia a obras de artistas y escritores surrealistas o dadaístas. Por ejemplo la instalación ‘What is the moon?’ presentada en el Bonnefantenmuseum en Maastricht, Holanda y la publicación del mismo nombre de Bom Día Boa Tarde Boa Noite, para las que re-visitaste un texto de René Magritte llamado “Les mots et les Images” (Las palabras y las imágenes).
¿Hace alguna diferencia si la gente entiende las referencias que usas o si solo se sienten seducidos por la materialidad del trabajo?

RH: En cuanto a mis referencias soy muy abierto: no le cierro el paso a ninguna idea o imagen mientras resulte interesante en el contexto de lo que pienso en un cierto momento. La forma en que las combino y las filtro en el proceso de preparación de una exposición nunca es guiada por una intención de exponerlas claramente ni tampoco de ocultarlas. Son lo que son y según la persona que observe parecerán más o menos evidentes. No tengo miedo de ser malentendido en este sentido.
Respecto a la materialidad: sé que me gustan los contrastes pero también me gusta la repetición. Generalmente pruebo soluciones en mi mente antes de hacerlo en la realidad. Dibujo y escribo bastante. Cuando me siento instintivamente emocionado por algo, voy y lo hago de inmediato, esperando que el espectador también tenga algo de esa reacción inmediata. Así que sí, me importa mucho la seducción.

Rodrigo Hernández artistRodrigo Hernández, What is the moon?, 2014, installation, Bonnefantenmuseum, Maastricht

Fotos cortesía del artista.

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha