Blog

Tiempo de lectura: 1 minutos

A
A

08.08.2018

La simetría del ermitaño

Casa del Lago, Ciudad de México
16 de mayo de 2018 – 26 de agosto de 2018

La práctica de Theo Michael (Tesalónica, Grecia, 1978) es un efervescente caldo de cultivo. En éste proliferan seres, ambientes, materiales, herramientas, invenciones intangibles, formas e imágenes tan diversas como:

el petate,

Arabia Saudita, el humor,

el Internet, el pegamento, una bacteria,

la arquitectura, la imprenta, un cómic de ciencia ficción, el hule espuma, el arte,

la tuerca, Diógenes de Sinope, el excedente, la evolución, el agua, la política, el éxito,

un sleeping bag, el colapso, la comida, la infancia, una esquina, el grafiti, el sonido «riuu».

La peculiaridad de esta amalgama de origen mixto es que, al fusionarse al ritmo impuesto por Michael, genera una suspensión temporal y un carácter indefinido sobre el objetivo que persigue. Es decir, provoca dudas sobre cosas que consideramos estáticas o demasiado elementales para ser reconsideradas en relación a su uso, procedencia y razón de ser. Dicha característica dota de un sentido crítico al trabajo de este artista en torno a las dinámicas de sobreexplotación, sobreproducción e inercias de hiperconsumo de nuestras sociedades y su todavía vigente convicción en un progreso lineal y homogéneo de la civilización. Dicho de otro modo, lo comprendido como “el infierno de lo igual” por el filósofo surcoreano Byung-Chul Han. Un estado o situación en el que la única diferencia permitida es aquella que resulta comercializable y, por tanto, fugaz.

La figura del ermitaño, del personaje radical que toma distancia, se detiene y habita en un espacio no civilizado, ha tomado esta sala de Casa del Lago como su morada y campo de experimentación temporal. Contrario a su costumbre, el ermitaño ha dejado las puertas abiertas y, más extraño aún, imagina un posible interlocutor, un público.

—Víctor Palacios

http://www.casadellago.unam.mx/

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha