Edición 6: Sombras

Guillaume Désanges

Tiempo de lectura: 12 minutos

A
A

01.06.2016

Méthode Room

Guillaume Désanges habla de su experiencia desarrollando el proyecto de residencia Méthode Room en Archive House, parte del Dorchester Project de Theaster Gates en South Side en Chicago.

GovernmentofTimesPersistenceAngelofHistory2

The Méthode Room

Mi primera visita a Dorchester Projects en compañía de Theaster Gates fue en septiembre de 2014, durante un programa de intercambio curatorial en Chicago.(1) La primera impresión fue, como para mucha gente, un ir y venir entre la fascinación y la incredulidad, la confirmación y las dudas ante la ambición extrema del proyecto y la materialización concreta de su totalidad. Artista, empresario, cantante, alfarero, urbanista, maestro, trabajador social, el brillante Theaster Gates desarrolla desde 2009 el Dorchester Projects, un enorme proyecto de transformación de la realidad en el barrio mayoritariamente afroamericano South Side de Chicago, rehabilitando edificios abandonados para convertirlos en espacios culturales. Un «Listening House», un «Archive house», un cine, un » Art Incubator”, un café-restaurante, vivienda social … esa es la amplitud exponencial de las ambiciones de Gates en este barrio periférico. Con un poder formal y espiritual único, Dorchester Projects plantea reflexiones sobre el lugar del arte en un proyecto que, durante mi visita, el artista presentó principalmente como empresarial, centrándose en el hardware (bienes raíces, desarrollo) sin mencionar indebidamente el software (el contenido estético, relacional e intelectual), aunque, como veremos más adelante, el contenido está precisamente cargado de la ambición de la forma que lo contiene. Es entonces sobre este punto álgido artístico que quise enfocar el proyecto que me invitaron a imaginar para Chicago. Este fue el proyecto del « Méthode Room»(2), una residencia crítica para que artistas, curadores y pensadores franceses se inmergieran en este contexto particular, disfrutando del formidable trabajo realizado en el barrio por Theaster Gates y su Rebuild Foundation.

Afiliaciones y desarrollo

Si Theaster Gates ha hecho mucho en los últimos años para dar a conocer la escena de Chicago, atrayendo al mundo del arte (y más) hacia el barrio South Side, es así mismo heredero de una larga historia de práctica social en Chicago(3). Es un contexto político (una ciudad extremadamente segregada y centro de las luchas por la emancipación social y racial de principios del siglo 20), intelectual (la Universidad de Chicago y su famosa e innovadora escuela de sociología) y artístico (desde la AACM, la Association for the Advancement of Creative Musicians que en los años 60 tuvo una fuerte resonancia social, hasta Dan Peterman y su Experimental Station en los 2000s) que nutre el terreno de una “historia de éxito” al estilo Theaster Gates. En particular, el proyecto también se inscribe en una larga cronología de sufrimiento social, de encuentros perdidos con la historia, de esperanzas y traición en la lucha por los derechos civiles. Todo esto hace que se renueven en cada generación las energías transformadoras. Es una historia fuerte que está marcada en el barrio y sus casas abandonadas. Theaster Gates se inspiró de este espíritu, apostándole a una estricta circunscripción geográfica y proponiendo la creación de una micro-sociedad, un oasis ideal con sus propias reglas, su propia agenda, y utilizando lo que está a la mano, física, intelectual y afectivamente. La cuestión racial, esencial sin ser exclusiva, es en este caso tratada concretamente en el tejido urbano y social del barrio, como una condición, una necesidad y, más positivamente, una oportunidad. Ya no es un problema teórico, sino un esquema poético, práctico y moral de trabajo.

0250IMG-15-09-22- Expo + Plateau

Cuestiones de reciclado

A través del reciclaje de edificios, materiales y objetos, Theaster Gates no deja que se fracturen las genealogías posibles; las genealogías de la comunidad negra en South Side, pero también, de forma más universal, las genealogías del conocimiento y las prácticas culturales, como la colección de 60 000 diapositivas de vidrio sobre historia del arte, o los tableros y mesas recuperados en las escuelas, las tablas de canchas de basket ball, el material sacado de iglesias o los 14 000 libros de arte y arquitectura. Se cuida no sólo al objeto tangible, sino también a la memoria como un medio para luchar contra la obsolescencia de los saberes. Emblemáticamente, a través de la fantástica colección de Johnson Publishing Company ( históricos editores de las revistas afroamericanas Ebony y Jet), se conservan las ideas y las energías, reposicionándolas en un circuito de visibilidad local. En una lógica casi mesiánica, Theaster Gates propone unas especies de «correcciones culturales» del mundo, rehabilitando objetos del pasado, eligiéndolos más que seleccionándolos. Para Theaster, todo es importante y digno, desde la diapositiva hasta el pedazo de madera, desde el ladrillo hasta el libro. Por lo tanto, es un principio de masas lo que guía la estética de su trabajo, no como demostración de la fuerza capitalista sino como consecuencia de la falta de jerarquía y del respeto del objeto minoritario. Así, sus articulaciones escultóricas de mobiliario e inmobiliario conservan huellas de su restauración, como en el kintsugi, la técnica tradicional de reparación de la cerámica japonesa en la que los rastros, en lugar de ser ocultados, son cuidadosamente destacados (a menudo con oro), aportando más valor al objeto reparado que al nuevo objeto. Sin reconciliarse con la idea de la desaparición de objetos o ideas, reacio a las consecuencias de la «destrucción creativa»(4), Theaster Gates invoca el espíritu de la materia, en un régimen de tristeza y una cierta melancolía, como lo demuestra su video presentado en la Bienal de Venecia, donde unos cantos de gospel acompañaban la manipulación de pedazos extraidos de una iglesia en destrucción en el South Side(5).

schema-txt-Theaster2-1

De lo político a lo espiritual

Animismo y espiritualidad, metempsicosis objetual… la práctica de Theaster en el Dorchester Projects plantea la cuestión del fetiche. Los objetos representan más que su materialidad, son también símbolos, modos de transición. Son también fluidos sociales, pretextos para reunirse. Esta es la definición de la reliquia: objetos venerados por las ausencias que representan. De este modo, el artista ilumina conexiones interesantes entre readymade y reliquia, como las emblemáticas mangueras de bomberos enmarcadas, serie de obras que dieron a conocer su obra plástica. Del mismo modo, la enorme biblioteca de Johnson es una reliquia cuyos libros no están necesariamente hechos para ser leídos sino para ser respetados. Cubriendo desde el suelo hasta el techo, tienen la autoridad de representar el conocimiento, así como un contra-poder fundado sobre una inversión de jerarquías, ya que están dedicados únicamente a la cultura de una comunidad mal representada. En concreto, Theaster Gates produce monumentos, es decir, obras de arquitectura y escultura dedicadas a la memoria. Reactivando mediante la manipulación estos objetos que están a su alrededor, Theaster Gates retoma lo que el pensador Jalal Toufic llama la «resurrección del documento» que viene después del «desastre desproporcionado»(6). Aquí el desastre desproporcionado podría ser simplemente el curso de la historia, que pasa sin cambiar las condiciones afectivas de sufrimiento sino que se contenta con renovar materiales físicos, como para conjurar el hechizo. Son materiales desechables cuya energía es restaurada por Gates al reinsertarlos y disolverlos en lo real.

GovernmentofTimesParanoidHistoireVavCl

The Méthode Room

Por su naturaleza compleja y su fuerza estética relacional, Dorchester Projects fue una inspiración para concebir el «Méthode Room», un proyecto de residencia cuidadosamente «curado», donde los invitados serían elegidos según lo que pudieran absorber y así mismo aportar al contexto de Chicago. La idea proviene de una reflexión crítica sobre el concepto de residencia de artistas en la era de la globalización, pero también de una reflexión sobre las diferencias ontológicas entre el nuevo y el viejo continente, más concretamente Francia. Esta reflexión gira en torno a la tensión entre la crítica y la celebración, por un lado, y por el otro, la visión global y la visión comunitaria. Si Dorchester Projects forma un sistema, el «Méthode Room» es una célula efímera de ese sistema, que se inserta en él con su propia «esfera de intención», confrontando modos distintos de pensamiento en un contexto intenso. Esta «alteridad crítica», que se ve favorecida aquí, piensa la construcción de formas y discursos a través del análisis problemático y especulativo de situaciones existentes, siempre considerándose parte de los problemas que denuncia. Un cierto «espíritu» continental, si no francés, sigue forjando la identidad del proyecto.

0250IMG-15-09-22- Expo 4

Georges Bataille, la arquitectura, Chicago y el Orden Mundial…

Correspondiendo con la Primera Bienal de Arquitectura de Chicago, la invitación del primer residente del Méthode Room, el arquitecto y teórico Xavier Wrona, fue planeada pensando en la producción de un discurso crítico sobre la arquitectura en relación con la ciudad. Titulada «Georges Bataille, Arquitectura, Chicago y el Orden Mundial – Ensayo sobre la economía general», la primera acción de Wrona fue montar una exposición hecha de documentos, iconografía y objetos encontrados en el sitio, que incorporaba en nueve capítulos una crítica del sistema capitalista neoliberal (cuyos vínculos con la Universidad de Chicago son conocidos), en relación con la disciplina arquitectónica, considerada metafóricamente como «lo que pone orden en lo real».

Instalado en dos plantas del Dorchester Archive House –que alberga el Méthode Room–, la exposición asumía el lugar como un espacio discursivo, utilizando todos los rincones como parte de la manifestación. Fue un pretexto para visitas guiadas que eran un intento por «convertir el documento en performance»(7). A partir de esa declaración inicial, el proyecto de Wrona fue la creación de un canal de TV en la red llamado «After the Revolution», en cuyas emisiones el arquitecto, la figura pintada en rojo, hablaba con los residentes de South Side y personalidades de Chicago sobre cuestiones relacionadas con la idea de comunidad, minorías, arquitectura y revolución social. Confrontando el pensamiento marxista con un contexto social que a veces parecía volverlo inoperante y que siempre lo retaba, este intercambio intercultural sacó a la luz tensiones ideológicas fructíferas que hacían eco en ciertos aspectos del enfoque de Gates, como una forma de reciclar un pensamiento considerado obsoleto, dándole una nueva vida al enfrentarlo a la realidad.

0250IMG-15-09-21-Expo part 5

IMG_0615

Un Gobierno del Tiempo

Estableciendo un «des-orden» del conocimiento y una oposición a la fatalidad destructiva de la historia, el trabajo de Theaster Gates se desvía de una visión lineal y progresiva del tiempo. Sin embargo, no es ni nostálgico ni especulativo, sino que sobrepasa esta alternativa en una manera espiritual. Haciendo eco de este carácter expansivo “aceleracionista” y conservador (en el buen sentido del término) del Dorchester Projects, el colectivo le peuple qui manque (Kantuta Quirós y Aliocha Imhoff), propusieron para la segunda residencia del Méthode Room el proyecto « A Government of Times », que buscaba confrontar diferentes regímenes de historicidad, especialmente a través de pensamientos afrofuturistas. La casa fue pensada como un libro abierto (convocando escritos de Walter Benjamin, Camille de Toledo, Beatriz Preciado, o Jacques Derrida), e incluía una selección de películas y obras de Daniel Eisenberg, Roee Rosen, Milo Rau, Collectif Essai & Armin Linke y Lia Perjovschi, entre otros. Más allá de esta visibilidad específica, su residencia fue una oportunidad para iniciar la producción de la serie de entrevistas filmadas, ​Les Impatients. El primer episodio asociaba el contexto de South Side, su melancolía espectral, las ruinas tras la crisis económica y Black Live Matters con la proyección de futuros posibles y la propia melancolía europea de los dos directores. Una vez más se trató de medir cómo un contexto específico podría impregnar un enfoque crítico y ser una oportunidad de confrontación entre estados de ánimo ideológicos heterogéneos.

GovernmentofTimesMakeitWork

GovernmentofTimesBQF2

Confrontación de regímenes de visibilidades e invisibilidades

La escala comunitaria en la que trabaja Theaster Gates no se practica bien en Europa, y sobre todo no en Francia, donde el tema de las comunidades, cuando no se niega, se considera eventualmente como un problema, pero nunca como una solución. Esta escala plantea preguntas fascinantes acerca de la representación y la visibilidad del artista, su responsabilidad individual y colectiva. De este modo, el trabajo de Gates sigue jugando con diferentes regímenes de visibilidad, en un ir y venir entre lo público y lo privado, lo manifiesto y lo oculto, la comunicación y la intimidad. La creación del Black Artist Retreat(8) por Theaster Gates y Eliza Myrie, que como su nombre indica, es una especie de refugio para la discusión y el debate que involucra a artistas negros «por fuera del entorno institucional», es un ejemplo perfecto de creación de una zona de pensamiento exclusivo sin ser excluyente, necesaria para una comunidad que sigue siendo minoritaria en las esferas de poder, incluyendo el campo del arte. Por otra parte, al preservar una actividad concentrada en el barrio, el sistema Dorchester se alimenta del exterior, por su influencia y su financiación (exposiciones, galerías, bienales internacionales y también el interés del entorno cultural y económico), ya que Theaster tiene un cierto peso de representación. Este régimen de visibilidad es paradójico, y no puede ser de otra manera. Durante mis diferentes estancias en Chicago, cada vez que discutía con interlocutores sobre las tensiones entre arte/sociedad y las exposiciones en galerías comerciales en paralelo con Dorchester Projects en la práctica de Theaster, siempre terminaba dibujando el mismo esquema en un pedazo de papel, una especie de representación celular, explicando cómo el arte producido por Theaster debe considerarse no sólo en sí mismo sino como una serie de elementos transitorios de un sistema, al mismo nivel que la inversión inmobiliaria, la producción de cerámica, la recolección de libros y la práctica social. Un sistema orgánico que funciona como una obra, y que opera de manera efectiva en la realidad. Ciertamente, el arte no tiene necesariamente que funcionar, pero eso no impide que a veces funcione. Lo que Theaster Gates toma prestado del arte es la posibilidad de un riesgo particular, de un idealismo más grande que la realidad. Así pues, el riesgo que toma es doble, ya que implica tanto al arte como a la realidad.

 

Un agradecimiento especial a: Theaster Gates, Ken Stewart, Fabrice Rozié, Tony Karman, Dan Bersche.

(1) Programa de Intercambio Curatorial de Francia y Estados Unidos, organizado por el Instituto Francés y Expo Chicago 2014.

(2) The MÉTHODE ROOM contó con el apoyo de la Rebuild Foundation, del servicio cultural de la Embajada de Francia, del Institut Français, la Universida de Chicago y de ExpoChicago.

(3) Sobre ese tema, referirse a la serie « Chicago Social Practice History Series », editada por Mary Janes Jacob y Kate Zeller del School of The Art Institute de Chicago.

(4) Desarrollado por Joseph Schumpeter en su libro Capitalismo, Socialismo y Democracia, 1942, el concepto de «destrucción creativa» se refiere a la innovación como la fuerza motriz de un sistema económico capitalista cuyo desarrollo se basa en un crecimiento exponencial y continuo. La competencia por la innovación y la producción de nuevos bienes induce una destrucción estructural y sistemática en el origen del desarrollo capitalista.

(5) Gone Are the Days of Shelter and Martyr. 2014

(6) Jalal Toufic, Le retrait de la tradition suite au désastre démesuré (2011)

(7) Referencia a« Performer le document : nouvelles théâtralités politiques », texto publicado en la revista ESSE, primavera 2014, pag 40-47

(8) El Black Artists Retreat [B.A.R.] fue iniciado por Theaster Gates y Eliza Myrie en 2013 con el objetivo de crear tiempo y espacio para una comunidad intergeneracional de artistas plásticos negros, para que éstos trabajaran fuera del entorno institucional. (fuente : http://blackartistsretreat.com/)

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha