Edición 6: Sombras

Bárbara Santos

Tiempo de lectura: 10 minutos

A
A

01.06.2016

Yɨsɨrihaɨ: Healing that rescues the shadow from genocide

La artista colombiana Bárbara Santos hace un recuento del proceso de producción del libro Los Jaguares del Yuruparí (2015), que presenta los resultados de más de 10 años de investigaciones desarrolladas por un centenar de jóvenes de las comunidades indígenas del Pira-Paraná en la Amazonía colombiana -bajo la orientación de los sabedores tradicionales- sobre los conocimientos culturales y sagrados relacionados con el territorio y su manejo.

ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7647

Yɨsɨrihaɨ: curación que resguarda la sombra ante el genocidio.

En Colombia hay 476.400 km2 de selva húmeda tropical fundamentales para la regulación del clima global. Esta regulación depende en gran medida de una adecuada conservación de este territorio específico y lograrlo no será posible sin el conocimiento tradicional de las culturas indígenas milenarias que han sostenido hasta la fecha una relación armónica con estos ecosistemas.

La traducción literal de Yɨsɨrihaɨ es sombra o lugar fresco, palabra en lengua barasano, uno de los idiomas que hablan lo grupos étnicos (macuna, tatuyo, itano, eduria y barasano), Gente Anaconda que habitan el río Pirá Paraná, en el departamento del Vaupés Colombiano, quienes han escrito el libro El Territorio de los Jaguares de Yurupari – Hee Yaia Godo ~Bakari – Conocimiento tradicional de las etnias del río Pirá Paraná para el manejo del Medio Ambiente(1).

ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7644

La historia de este libro en particular termina por el inicio, ya que fue creado y protegido por tantas personas en estos últimos años, como por generaciones pasadas y antiguas. Su publicación se realizó en noviembre de 2015, tras quince años de investigación y diez de edición y presenta el legado de los ancestros, los Ayawas, guiado por los Sabedores Médicos Tradicionales ~kubua. En su totalidad fue escrito y graficado por noventa investigadores indígenas, quienes estuvieron acompañados por un equipo de asesores de la Fundación Gaia Amazonas, editores, lingüistas, antropólogos, abogados y artistas del “mundo de afuera”(2).

Este conocimiento o palabra de origen de los ancestros Hee Yaia Keti Oka, ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (3); un reconocimiento al saber oratorio tradicional Keti Oka, a una tecnología milenaria que atraviesa los seres, la red de malocas y lugares sagrados en el Gran Territorio de los Hee Yaia – Jaguares de Yurupari.

Keti traduce noticia o historia; Oka lengua (idioma-mensaje) o mentón; Keti Oka, es palabra de origen, es canto ritual, es conocimiento que atraviesa el cuerpo, pues es a su vez palabra y danza sagrada.”(4) En este sentido la investigación, edición y creación fue un proceso generoso de condensación de Keti Oka, no sólo por los textos que narra sino por la superposición de distintas temporalidades, matrices y dimensiones utilizadas para la traducción, la representación en imágenes, cómics, fotografías y cartografías, de lugares y elementos sagrados.

 

El Genocidio

Según los datos de la ONIC(5), en Colombia, en el 2015 fueron asesinados 35 indígenas y 3.481 se vieron obligados al desplazamiento forzado; entre 1998 y el 2008, existe registro de 1.980 homicidios de indígenas; no se conocen datos confiables de la acción misionera, que torturó cientos de culturas amazónicas entre los años 20’s y 60’, así como tampoco se ha reconocido el genocidio cauchero de más de 70.000 indígenas por la Casa Arana, a comienzos del siglo XX, sin ir más lejos.

Para quienes hemos sido educados en Colombia, lejos del amazonas, lo profundo de los llanos y los altos de las sierras, hasta comienzos de los 90’s (año en que se proclamó la Constitución del 91), la población indígena estaba aparentemente extinta, pero hemos visto como en los últimos años resurge una escasa población indígena que conforma el 3.43%(6) de los Colombianos. De esta manera, si bien hoy tienen algo de reconocimiento, al mismo tiempo se ha incrementado su vulnerabilidad. La inminente amenaza minera, legal e ilegal, y las ominosas visiones apocalípticas que traen los sueños de los ~kubua han hecho que este conocimiento resguardado por la Gente Anaconda con recelo y entereza desde las entrañas de su vida cotidiana, sean traducidas y escritas por ellos mismos en este libro “El Territorio de los Jaguares de Yurupari”.

Pero a la vez, este resurgir evidencia nuestra ignorancia y desconocimiento de un saber que habita los bosques enfriando, calmando, nuestra relación con el entorno natural. Este libro(interfaz) nos exige amplificar la mirada, reconocer nuestras pérdidas, y asumir la intrínseca interrelación entre la palabra-danza, la tecnología y la naturaleza.

ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7660

La Sombra

Transcribo fragmentos de una conversación que tuvimos hace pocos días en Bogotá, a propósito de este escrito, con Yeba-Boso(7) Roberto Marín, gente Yeba – barasano, integrante del comité editorial del libro y uno de los líderes más importantes de la región. Su trabajo, como él lo nombra, es comunicar y sostener con el “mundo de afuera” las necesidades e instrucciones del “sistema” tradicional Hee Yaia Keti Oka para la protección del territorio y el medioambiente, para las futuras generaciones.

Bárbara Santos: ¿Qué significa Yɨsɨrihaɨ ?

Yeba-BosoCómo le diría, es como la sombra de un árbol. Así como los árboles tienen las ramas y por debajo tienen sombra que ya no es caliente, distinto a la chagra (huerta) dónde cae el sol directo y no hay árboles. Para nosotros esa sombra es Yɨsɨrihaɨ, es decir que las curaciones sirven de sombra contra las enfermedades para la protección de la gente y el territorio.

BS: Si Yɨsɨrihaɨ es sombra, ¿esa sombra sería una forma de curación?

Yeba-BosoSí.

BS: Si es una forma de curación, una curación del territorio de los Hee Yaia. ¿Esa misma curación te protege cuando sales del territorio?

Yeba-BosoNo, cada vez que salgo del territorio debo pedir una curación especial. Para que me hagan prevención como una sombra que me va a proteger. El sabedor ~kubua estudia la salida a las calles de Bogotá, como cuando hacen un diagnóstico para que puedan recomendarlo a uno.

Si queremos llamar a las curaciones sombra protectora, eso es. Esa sombra no es más que curaciones, y solo dan efecto si uno cumple lo que le recomiendan a uno los tradicionales ~kubua, porque el sistema no lo va amarrar a usted sino que, lo que cada uno haga, es su propia decisión.

ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7666

BS: Es decir, ¿Esta sombra los hace invisibles? ¿Cómo moverse a escondidas por la sombra? ¿Eso explica por qué quienes habitan el río Pirá Paraná se han protegido del genocidio indígena en el amazonas?

Yeba-BosoSí, porque el “sistema” disfraza la luz del sol. Lo disfrazan a uno como la luz de millones de estrellas, que no sabemos cuántas son pero que existen. El “sistema” lo disfraza con el color azul del firmamento, algo que usted no puede palpar, lo puede ver pero no lo toca.

Lo disfraza a usted del color blanco del firmamento y del oxígeno del color blanco que es impalpable. Lo disfraza a usted del color oscuro de la noche, lo disfraza a usted del colorido de las distintas clases de color negro de la noche. Lo disfraza a usted de viento de la noche, que existe ahí pero nadie se da cuenta, y así nada lo puede tocar.

Lo disfraza a usted de la sombra del tiempo, de la sombra del cosmos. Cuando hay buena luz en el firmamento uno tiene sombra, como en el mar si hay buen clima es medio verdoso sino es azul, pero la verdad eso no existe.

Así como usted lo puede ver, pero no lo puede sentir. ¿Mire, es como esta sombra, si ve? (señala su propia sombra) ¿usted ve la sombra, cierto?, pero el sistema la disfraza, usted la puede ver pero nunca la puede tocar.

Le esconden a usted la sombra del tiempo. A las mujeres usualmente las disfraza con la sombra del poste de la maloca donde ellas están rayando la yuca.

BS: Tan bonito todo esto. Y esa forma de curación para mí es una forma de resistencia.

Yeba-Boso(Risas) ~Kudi Saare, disfrazarlo, esconderlo. Como el uniforme del cuerpo, como Hoa tuti~bidire dicen la Gente de Agua (macuna), como colocar otra capa del uniforme de los pelos, algo así.
Es darle a usted el poder de protección.
Mi suegro decía inclusive que, para proteger a los muchachos que eran reclutados por el ejército o la guerrilla, las curaciones tenían que esconder al reclutado. ¿Las pistolas tienen unas balas, no? Pero entre esas balas hay unos vacíos, entre una bala y otra bala. Entonces los ~kubua, al reclutado lo esconden ahí en esos vacíos, entre las balas está protegido él, y ninguna bala le va a pegar. La vida de él está protegida en esos vacíos.

BS: ¡Qué ejemplo!

Yeba-BosoYo nunca había pensado en esto. (Risas)

ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7683

La curación

Si bien este libro fue configurado desde generaciones atrás y requirió años para su elaboración, de alguna manera recién comienza. Está hecho para ser leído, pero en sus palabras tan solo está un hálito del conocimiento Hee Yaia Keti Oka, conocimiento que no es posible asir y se aleja de la manera como los del “mundo de afuera”, hemos configurado el mundo y nuestra relación con la naturaleza.

La contundencia de este saber Keti Oka ya ha atajado empresas mineras como la Cosigo Resources, que pretendía extraer oro dentro del Parque Nacional Yaigojé Apaporis. Luego de seis años de litigio, la Corte Constitucional, en septiembre del 2015, ordenó investigar y suspender la actividad minera de esta empresa en la región, sentando así un precedente único. (7)

Keti Oka se levanta como una forma de resistencia que nos invita a repensarnos como colectividad, ya que requiere nuestro esfuerzo aunado y conjunto, para su protección. Colombia está en medio de un proceso de Paz pronto a finalizar. Ojalá este esfuerzo de la Gente Anaconda por traducir este conocimiento no caiga en saco roto y nuestra ceguera puedan nutrirse del ánimo resiliente en las palabras del abogado Álvaro Velasco (8): “Este libro muestra cómo el proceso de diálogo e intercambio durante estos últimos años nos ha conmovido, nos ha conectado de alguna manera con el origen de la vida, del que nosotros hace ya un tiempo estamos desconectados. Los nacidos en este país, necesitamos poder conversar y dialogar entre culturas tan distintas, tan enraizadas, tan integradas las unas a las otras. Éste sigue siendo un país por descifrar, una Colombia profunda, eso es lo que somos.”

ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7652

El Territorio de los Jaguares de Yurupari – Hee Yaia Godo ~Bakari -, como una interfaz, pues sin duda es una tecnología que requiere necesariamente la acción. Un medio que habla de respeto y permite encontrar salud a través de la preservación y el cuidado de la selva. Salud procurada por un saber oratorio milenario vivo, palabra y danza sagrada, Yɨsɨrihaɨ la curación Hoa tuti~bidire, en los rituales que hoy practican las comunidades para atajar el exterminio sistemático de personas y seres del bosque.

El Territorio de los Jaguares de Yurupari – Hee Yaia Godo ~Bakari, implica sin duda detener el galopante desarrollo extractivista en el amazonas, para repensar nuestra contemporaneidad socioambiental erguida por diversas culturas y saberes. La curación es la salud de la selva que no es otra cosa que el mismo aire que respiramos.

ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7691ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7657ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7659ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7670ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7677ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7680ACAIPI-Libro-Hee-Yaia---IMG_7693

Notas:

(1) “Hee Yaia Godo ~Bakari – El Territorio de los Jaguares de Yurupari»
Autores: ACAIPI (Autoridades y Capitanes Tradicionales del río Pirá Paraná) ©ACAIPI & Fundación GAIA AMAZONAS ISBN: 978-958-59231-0-2. http://www.heeyaiagodobakari.info/
(2) Son algunas de estas 90 personas, el sabedor Ignacio Macuna (Gente Anaconda de Agua), el sabedor Isaac Macuna (Gente Anaconda Agua), Uriel Betancourt (Gente Anaconda Yeba), Ricardo y Roberto Marín (Gente Anaconda Yeba), Reynel Ortega (Gente Anaconda Yeba), Tarcicio Vanegas (Gente Anaconda Yeba), Juana Marin (Gente Anaconda Yeba), Gonzalo Valencia (Gente Anaconda Agua), Antonio León (Gente Estrella); y “del mundo de afuera” el fundador de la Fundación Gaia Amazonas Martín von Hildebrand, el equipo de la FGA, el co-editor y coordinador de la investigación Nelson Ortiz, Silvia Gómez, Stephen Hugh-jones, Andrés Platarrueda, Sergio Bartelsman, Wade Davis, La Silueta. Financiado por la Fundación Gaia Amazonas, Ministerio de Cultura y el Ministerio del Interior.
(3) Lista representativa de la UNESCO 2011 -HEE YAIA KETI OKA- Traditional knowledge of the jaguar shamans of Yuruparí (Colombia)
(4) Hugh-jones, Stephen. Introducción del libro “El territorio de los Jaguares de Yuruparí ” pp. 37. Texto citado es de un fragmento de entrevista.
(5) Organización Nacional Indígena de Colombia. http://cms.onic.org.co
(6) Censo DANE 2005
(7) http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/minera-cosigo-no-pudo-tumbar-el-parque-apaporis-articulo-583189
(8) Álvaro Velasco, abogado asesor de ACAIPI y la Fundación Gaia Amazonas

 

Todas las fotos son el registro fotográfico del libro:
Hee Yaia Godo ~Bakari  – El Territorio de los Jaguares de Yurupari»
Autores: ACAIPI (Autoridades y Capitanes Tradicionales del río Pirá Paraná)
©ACAIPI & Fundación GAIA AMAZONAS
ISBN: 978-958-59231-0-2

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha