13.01.2020

Infinite Plenitude

A través de una selección de notas de diarios, poemas y fotografías del colectivo du monde noir, se genera un estudio poético y onírico, no sólo para recordar la historia afrosurrealista de la ciudad de Martinica, sino también para reafirmar la existencia Negra como su eje principal.

En 2012, lxs artistas de Chicago Devin Cain, Alexandria Eregbu y Krista Franklin respondieron a un llamado. Se reunieron para juntar materiales compuestos de experiencias personales y textos literarios que concernían al Afrosurrealismo —un movimiento y forma de expresión articulado inicialmente por Amiri Baraka en 1988. Sólo tres años antes, fue publicada la contribución significativa de Franklin D. Rosemont y Robin D.G. Kelley, Black, Brown & Beige: Surrealist Writings of the African Diaspora. En 2009, le siguió Afrosurreal Manifesto: Black is the New Black—a 21st Century Manifesto de D. Scot Miller. Pocos meses después, du monde noir (anteriormente conocido como Afrosurreal Chicago) se formuló en 2013 para producir Marvelous Freedom: Vigilance of Desire, Revisited, una exposición colectiva que buscaba apoyar las visiones contemporáneas de la estética afrosurrealista y sus preocupaciones culturales, así como honrar la tradicional historia surrealista de Chicago.
Al reunir artistas y estudiantes locales de Columbia College Chicago y la School of the Art Institute de Chicago, el colectivo trabajó en estrecha colaboración con luminarias como Penélope Rosemont, Paul Garon y Beth Garon, para aprender más sobre los inicios surrealistas de la ciudad y la exposición que precedió a la suya, Marvelous Freedom/ Vigilance of Desire. Ésta fue la exposición surrealista más grande del mundo, organizada originalmente por el Grupo Surrealista de Chicago en el centro de la ciudad en 1976, casi tres décadas antes.
Para 2015, el colectivo había comenzado a viajar, liderando conversaciones alrededor de la ciudad de Chicago y la región del Medio Oeste de EE.UU., involucrando a organizaciones como el Museo de Arte de Milwaukee y el Centro de Estudios Afrofuturistas en la ciudad de Iowa, donde cada uno hizo una residencia en 2016. En 2018, recibieron apoyo a través de Independent Curators International (ICI) y la Fundación Joyce para viajar por primera vez a Fort de France, Martinica, hogar de las potencias caribeñas: Frantz Fanon, Aimé y Suzanne Césaire, René Ménil y Édouard Glissant, entre muchos otros. Esta es una selección de notas de sus diarios, poemas y fotografías creadas durante ese viaje de investigación centrado en los orígenes afrosurrealistas a través de su proyecto editorial: Infinite Plentitude.
“No es casualidad que el Dictionaire du surrealisme et ses environs (1982) —el mejor trabajo de referencia sobre el tema con diferencia— afirma, en la anotación para «noir», que «el negro siempre ha sido el color del surrealismo».
—Black, Brown & Beige: Surrealist Writings of the African Diaspora (2009)
“Sí, el Afrosurrealismo es una estética literaria y cultural, pero debemos incluirlo como una tradición viva integral para el individuo, el ser interno y los misterios de la conciencia, los paisajes oníricos, los encuentros casuales y la espiritualidad. Acentuamos y excavamos la negritud de los mitos del viejo mundo con nuevas lenguas. Viajamos a las tierras de las ilusiones de cuerda floja y promovemos y alquimizamos los sueños y deberes de los antepasados hacia la existencia negra. Con la tarea de dar servicio a lo Maravilloso, es una negociación ritual. Es su propio ocultismo. ¡Es tan por encima de, muy por debajo, la activación del tarot Mambo y nuestro derecho a la Divinidad!”
—Devin Cain

 

El apocalipsis de los hijos de lo maravilloso
Devin Cain
Introducción
La creación de un diálogo metafórico es necesario para el éxito de la asociación simbólica, donde la mente inconsciente personifica aspectos de su cultura material circundante y su paisaje natural. Si nuestra comprensión prístina de la naturaleza se ha sublimado ante la mente inconsciente, entonces se puede argumentar que la mente inconsciente nos acerca al mundo natural y que, de hecho, es la única parte de la mente humana capaz de declarar trabajar dentro de los reinos de la naturaleza misma. Entonces, ¿puede ser posible afirmar que el inconsciente es una fuerza con comportamientos como cualquier otra fuerza natural, como un río, un desierto o un volcán?
Tu cuerpo físico no representa tus verdaderas dimensiones. Es la extensión de tu conciencia lo que determina tu posición relativa en el esquema del Universo.
Somos canales de información en un proceso que sin duda es invisible y negro.
Muchos han abordado este tema desde los albores de la civilización y ha persistido desde antes de la creación misma con muchos nombres. El elemento clásico Éter juega un rol a dos manos: lo espiritual y lo mundano. Un campo invisible, pero al mismo tiempo tranquilizador que conecta e impregna todas las cosas, es la chispa suprema que activa y mantiene el caos integral llamado creación. Usualmente se traduce como Espíritu. Lxs japoneses le consideraron El Vacío. Tesla lo consideró la clave para desbloquear los misterios del Universo. Lxs alquimistas se referían al Éter como la quintaesencia con el absoluto objetivo de aislar y aprovechar sus capacidades divinas. Fue reconocido por poseer gran valor en la transmutación y procesos alquímicos, entre otras propiedades curativas.

Notas de campo en la intersección (Carrefour)
Krista Franklin
9 de septiembre del 2018
[Abrir con el poema Birago Diop, pq 108, Muntu Jahn]
30 de mayo de 20–
¿Dónde existimos?
Los cielos azur son el éter de Aimé y Suzanne Césaire. Nubes con bordes color del humo. Frondosos brotes de esmeralda y fucsia llenas con aroma a perfume. Playas de arena negra, océano cerúleo. Casas rosadas y palmeras. Tejados de zinc y hombres árabes engalanados en camisetas de “Chicago Bully”. Hombres con piel ocre tostado y bocas inquebrantables. Labios empapados de francés con fluidez en la lengua de la identidad equivocada. Francia se derrama por la calle, y un ave negra llamada Herbert revolotea junto a puertas de metal y techos de cristal, los árboles florecen con fruta cerca de un enjambre de mosquitos que saborean la sangre estadounidense. Las olas del mar Caribe bautizan mi boca llena de un inglés entrecortado.
30 de mayo de 20–
¿Qué combinación de palabras, cantos, encantamientos eliminan el impulso colonial en nosotros?

¿Qué significaría desprenderse la sed que acunabas infamemente desde la infancia? ¿Qué significa escapar de tu antiguo ser, tropezarse desde la torre propia? ¿Liberar todo lo que sobrevive su utilidad? Aparece la carta de la Muerte; capa, calavera, hoz. Todo lo que crees que eres seis pies debajo de sus pies.

Cuando te escalas hacia la superficie, tus fosas nasales se llenan de tierra húmeda, tienes tierra debajo de tus uñas, pájaros nocturnos trinan tu regreso, ¿qué es esta piel ardua marcada con un diseño exuberante, arquitectura natural, crecimiento excesivo estallado por la descomposición?
29 de mayo de 20–
¿Tienes que retroceder, a veces, para avanzar?
Subimos el sinuoso camino hacia la selva tropical. Nuestro guía, Khalonji, habla de las casas en las colinas, puertas sin puertas y ventanas sin ventanas, donde la vida silvestre es libre de entrar. “Incluso las serpientes”, dice, creo que sólo para ver mis ojos asustarse. Se ríe. “La serpiente es tu amiga. Ella no quiere lastimarte. Vive cerca del suelo. Es sorda y escucha las vibraciones. Cuando camines por su casa, camina fuerte para que te escuche. No le gustan las sorpresas. La ponen a la defensiva”.
Reviso el trabajo de la Sra. Morrison, cuyos mundos son lo suficientemente grandes como para contener hombres negros que vuelan, plagas de mirlos, un Conejo Br’er [1] llamado Son y árboles que retroceden para darle la bienvenida. Mundos con ramas llenas de mujeres libres y mariposas llorando. No es casualidad que uno de nuestros primeros encuentros a la llegada sea una banca donada a Aimé Cesaire de la finca de la Sra. Morrison. Nos sentamos ahí para recoger nuestro ser estadounidense en el calor.
Geofagia: Infinita plenitud
Krista Franklin
(Con Suzanne Césaire, René Ménil, André Breton, Sera Young y André Masson)
[…]
A la hora del cuento, descubrimos una imagen simbólica:
reflejo, se convierte en árbol,
muerto, pero reviviendo.
Como las tradiciones mágicas implican, interpretamos la noche
pájaros trinando como arquitectura natural, y las formas
que la Libertad debe hacer para realizar estudios experimentales en los sueños.
Los cuentos son un compromiso contado heroicamente en tres líneas –
piel marcada, de piernas cruzadas y fluido en la lengua de identidad equivocada.
¿Dónde existimos?
Fragmentados y en el extranjero, aquellos que se eliminaron a sí mismos
por sangre americana. Sus exilios un bocado de «Le Tropiques»
ajustándose al clima con sabor a tragedia,
grandes cantidades de hielo y capa, calavera, hoz.

La muerte no significa un amargo final y desesperación.
Sólo imagina un cielo azul, desde el suelo bajo sus pies,
de semillas, nubes con bordes del color del cerúleo,
misteriosamente deliberado.

* * *
Entre el mundo interior y el alfanje,
tu comprensión es tan amplia como tu experiencia.
Lo que se está derramando en medio de lo incomunicable,
suspendido en vuelo; un colibrí, un hechizo perverso
con un diseño exuberante de la tierra, un torbellino de follaje
estallando hacia la superficie.
Para el adivino, la fuerza abrumadora del ritmo agitado
de planetas retrógrados, o patrones de conchas dispersas,
derriban la barrera infranqueable de la Vida y la Muerte
a través de una especie de ecolocación a corto plazo.
En el arte como en la vida, lo surreal transforma las artimañas de la inteligencia
en notas de campo del mundo prohibido.
Incluso nos impulsa, a través de la conciencia, a aceptar
el lugar de nacimiento del ser formativo, perdido en sí mismo;
para comenzar de nuevo hacia el mundo de las maravillas,
obtener acceso a regiones de nuestra libertad absoluta.
Lo maravilloso es crecimiento excesivo de los deseos mentales;
aquellos paisajes llenos de bosques de bambú, arena negra y diseño divino.
Maravillosa es la exaltación de este ciclo de muerte y renacimiento.
en el fresco aire danzante; los poderes de aquello lo vegetal.
Abandonarse al ritmo de casas rosadas y palmeras,
la realidad se derrumba para dar paso a un hechizo de símbolos en una mano sagrada.
En las páginas siguientes, las estrofas aparecen como romántica caligrafía
color del humo; una manera de arrastrarse hacia el camino de la alegría; los poemas
vivos transportan la Danza de la Muerte a una disonancia desconocida.
Cubre mi lengua con la intensidad violenta de un hechizo inmortal y tierno.

La revolución será maravillosa o no será (y otros signos de grandeza)
Alexandria Eregbu
Abro mis ojos y explosiones.
Balas de cañón de esmeralda, amarillo limón y copas de árbol de siena quemado
se estiran hacia el cielo
palmeras rey del deseo y pirámides verdes con picos escondidos envueltos por olas de alabastro puro, campos de cerúleo
gris y azul cenizo.
Hundo mis pies descalzos en el suelo y pacientemente me contento con sus vibraciones
Todo está maduro y en abundante movimiento en este lugar extraño y lleno de néctar.
Pequeños cuerpos alados se deslizan a través del horizonte.
Un colibrí de garganta púrpura reabastece su dosis de azúcar
Una mosca de fruta bautiza su cuerpo en un vaso de ron abandonado
Una mariposa morfo azul muestra su forma e iridiscencia en las hojas de un plátano
Un gallo de plumas rojas ladea la cabeza y corre extravagantemente a través de su propia parcela de abundancia.
Simultáneamente, colonias de rasguños y heridas abiertas se extienden a través de mis
extremidades
recordando la tendencia a la violencia e invasión que incluso las entidades más pequeñas
pueden ofrecer
Un enjambre de vampiros infinitesimales re-sacian su sed de carne y sangre contra mi piel.
Lagartos de color lima se escabullen debajo de mí, mientras pienso para mí misma que la
Naturaleza tiene una forma divertida de cultivar la justicia.
La revolución será maravillosa o no será.
* * * * * * *
Me obligo hacia la oscuridad y cierro los ojos
Débiles pulsaciones mutan en grandes explosiones
Caballeros en extrañas bestias y criaturas de cuatro patas
transformándose fuera del follaje prohibido galopan hacia la oscuridad
Fuegos artificiales y torrentes de escarlata, naranja y violeta
caen desde las cuatro esquinas de la esfera celestial
Los observo y corro con ellos,
pero no sé de dónde son o hacia dónde se dirigen

Dime, ¿qué le sucede al árbol cuyas raíces se alimentan de
optimismo en lugar de agua?
¿Qué les sucede a los pulmones cuando se llenan de gritos de
piedad y no se alegran?
¿Qué pasa con el colibrí cuando bebe demasiado néctar?
¿Qué pasa con la abeja obrera cuando el zumbido de sus
vibraciones es demasiado alto?

La fortaleza caída
La cabeza desaparecida de Josephine,
una tierra devorada y consumida por roca fundida caliente
un pueblo sin civilización
Signos de grandeza y signos de tremenda derrota.
Un ajuste de cuentas para ella que desea hierro, aluminio, cobre y oro
En el ojo de mi mente se ha levantado un velo
Una espiral se enrolla y se desenreda dentro y alrededor de mí como la cola de una pitón en su cabeza
Que abarca todo el éter y el firmamento superior
* * * * * * *
Todo está conectado.
Aunque es posible que no conozcas tus orígenes en su totalidad
Lo que sí sabes es que vinieron aquí en botes
a la isla de las flores, Madinina
Un pueblo canibalista y desafiante
con hijos de
Granate e índigo
Sabes que tus descendientes vinieron por el agua
Una planta de gente viva con rostro quemado y negro
Descendientes de tierras etíopes
Ahora en las Antillas
Meses después, tu padre hablaba de cómo este lugar le recordaba a su hogar,
Hablaría de días más simples, recitando emocionantemente historias de la vida frutal y vegetal con las que solía jugar cuando era niño.
Mientras caminabas con él, los ecos de las enseñanzas de Aimé y Baraka circularían por tus pensamientos.
«El río de serpientes de hierba que llamo mis venas
El río de almenas que llamo mi sangre
el río de lanzas bantú que llamo mi cara
el río que camina a pie alrededor del mundo
golpeará la roca artesiana con cien estrellas lunares
Libertad mi único pirata
Agua del año nuevo mi única sed
Amor mi única barcaza sampan
Deslizaremos nuestros dedos de risa y calabaza
entre los dientes helados de la Bella
Durmiente en el bosque[2]
En algún lugar un mago levanta su varita en alto, cortando líneas en el cielo.
En algún lugar, un ermitaño atraviesa el corazón de la oscuridad con una linterna alzada
En algún lugar, una hija revela su magnífico poder por primera vez.
* * * * * * *
Abro los ojos y la tensión se libera de mis puños cerrados
La ira retrocede cuando las brechas entre saber y no saber,
creación y destrucción se filtran por mis poros.
La esperanza de una paloma encaramada se transforma en una fibra plástica atrapada en las ramas de los árboles muertos
Sus plumas susurran y se evaporan dentro del viento contaminado,
Y sé que estoy en casa otra vez.
La revolución será Maravillosa o no será.
La revolución será Maravillosa o no será.
La revolución será Maravillosa o no será.

Notas

  1. De acuerdo a la Enciclopedia Británica: Brer, o Hermano, Rabbit se popularizó en los Estados Unidos en las historias de Joel Chandler Harris (1848–1908). Las aventuras del personaje encarnan una idea que se considera una creación universal entre los pueblos oprimidos: que una fuerza pequeña, débil pero ingeniosa, puede vencer a un poder más grande, más fuerte pero tonto. Brer Rabbit continuamente supera a sus asociados animales más grandes, Brer Fox, Brer Wolf y Brer Bear. The Walt Disney Company más tarde adaptó este personaje para su película animada Song of the South de 1946.

  2. Aimé Césaire, “Batouque” en The Collected Poetry, Los Ángeles, CA: University of California Press, 1983, p. 153.

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha