30.03.2020

Atrapadas en un ciclo, viviendo en una espiral

Las artistas Naomi Fisher y A.L. Steiner hablan sobre sus compromisos respecto a los derechos de lxs trabajadorxs del arte en relación al papel del feminismo y el activismo al interior de sus prácticas artísticas.

Naomi Fisher: Al preparar esta entrevista, pensé en las similitudes de nuestra trayectoria y las maneras en que una es vista como “mujer” artista. A las dos nos identifican como mujeres artistas, las dos crecimos en Miami y gran parte de nuestro trabajo inicial trata sobre el cuerpo de la mujer. Conocí tu trabajo en una exposición que tuviste en Miami a principios de los 2000,[1] la cual consistía en retratos íntimos de tu entonces pareja, Laya [Childs]. En ese momento, decir «esta es mi vida, somos lesbianas» era radical —la situación en ese entonces no era tan abierta respecto a lo queer como lo es hoy. La radicalidad del trabajo se escondía detrás del tema cuerpo.
Siempre he pensado que mi trabajo está orientado a lo activista y sé que, a lo largo de tu carrera, tu trabajo se ha vuelto explícitamente activista. Esto me hizo pensar en una historia que contaste en el más reciente panel de discusión de Culture Declares Emergency [Cultura Declara Emergencia], sobre una exposición en la que participaste: lxs directorxs y curadorxs que te invitaron buscaban en tu trabajo una “utopía lésbica desnuda» y no estaban tan satisfechxs cuando les diste un “al carajo la industria petrolera”. Esta actitud destaca la dicotomía donde sólo se lucha por la liberación si ésta es “sexy”, pero no viceversa.
A.L. Steiner: Gracias por comenzar desde nuestra génesis, explicando quiénes somos y quiénes éramos: artistas identificadas como cuerpos femeninos que definían lo queer dentro del ambiente que nos rodeaba. Veinte años después, todavía me enfrento a “esto está bien pero aquello no”, preguntas esenciales sobre lo que el capitalcentrismo está dispuesto a permitir y mantener valioso dentro del arte.
NF: Dentro del tiempo que te conozco, otra situación importante fue cuando te invité a conversar en el Bas Fisher Invitational (BFI) y trajiste a K8 Hardy. Esto fue antes de que Working Artists and the Greater Economy (W.A.G.E) [Artistas Trabajadores y la Gran Economía][2] existiera. Me interesó que tú y K8 estaban investigando a cuántxs artistas no les estaban pagando por trabajar en instituciones, así como abogando por la normalización de honorarios para lxs artistas. Había que encontrar una manera de crear conciencia sobre la discrepancia entre el arte que circula dentro del mercado del arte y el que no. Tomó años para que W.A.G.E surgiera e ideara una estructura que certifique instituciones. Quisiera saber más sobre cómo esta idea naciente fue realmente pionera y revolucionaria. Estamos en un momento en el cual ya no es raro si lxs artistas preguntan por su paga. Las instituciones ya no te ven como méndigx, sino como unx trabajadorx activx del arte. 
ALS: Las conversaciones que llevaron a la creación de W.A.G.E en 2008 generaron algo concreto: dudas y compromiso en torno al trabajo, la economía de las artes y el entorno que se genera dentro del sector cultural. ¿En qué medida se trata del cuidado? ¿O se trata de competencia, inequidad, explotación y destrucción? Esas preguntas son parte integral de todos los sectores de producción. Sabemos que el sistema está configurado para financiar y capitalizar en su totalidad, relegando el cuidado a un estado invisible e inexistente al fondo del esquema piramidal: la parte no remunerada y no monetizada del pastel. Trabajé en el mundo sin fines de lucro, luego en el mundo editorial, y luego estaba produciendo obras de arte para exposiciones y enseñando arte. Formaba parte y observaba esos sistemas de participación de manera detallada, no hay nada más que eso.
Quisiera escuchar lo que piensas acerca de crecer y vivir en Miami y lo que estamos haciendo ahora con nuestra vidas y trabajo, cosas que no están separadas para mí. Tu entusiasmo por W.A.G.E no era sólo porque era nuevo, obviamente habías pensado también en estos sistemas. 

NF: Creo que todxs estamos conscientes de que existen discrepancias pero nos paralizamos respecto a la manera en que podemos actuar. El increíble legado de W.A.G.E es que ha permitido a las personas idear una manera de actuar e innovar para llevarlo más lejos, por ejemplo, WAGENCY. Uno de mis mayores logros como artista es que dirijo un espacio de arte —el cual es una organización de dos personas y cuyo presupuesto está debajo de $100,000 USD al año— con la certificación de W.A.G.E. El presupuesto que tenemos para pagarle a las personas que trabajan con nosotrxs es poco, lo cual es triste pero todavía existen muchas personas que no dan ni siquiera el pago mínimo propuesto por W.A.G.E. Lograr que una organización pequeña esté certificada por W.A.G.E ha demostrado a otras organizaciones que es posible. Fuimos la primer organización en Florida que lo hizo[3] y efectivamente avergonzamos a las grandes instituciones porque tienen presupuesto para pagar y aun así no lo hacen, lo cual es un gran problema. BFI tiene muy poco dinero pero damos prioridad a los honorarios de lxs artistas. Nos funcionó obtener la certificación y estar fiscalizados. 
ALS: La clave de este análisis está en la palabra actuar. La idea de ser activx contra ser pasivx es realmente difícil porque genera una falsa dicotomía —en donde una persona es activista profesional o, por el contrario, es inactiva. Creo que lo que estás describiendo no sólo es, por ejemplo, una manera de certificar BFI, sino también de tener conversaciones. Permitir que el lenguaje y la posibilidad de tener una conversación con alguien que está en el mismo sector, en el mismo campo laboral, se logre. Ser activista, hablar por las mujeres o, especialmente, en su representación a menudo te cataloga como agresivx, o demasiado lo que sea. Me han llamado “demasiado feminista”. Hay algunos lugares y momentos en los que está bien, como una conferencia, por ejemplo. Pero no está bien cuando es en la vida diaria, excepto en los espacios virtuales donde las personas constantemente “comparten sus pensamientos” en el ciberespacio mercantilizado. El activismo para mí siempre tendrá lugar IRL [en la vida real, por sus siglas en inglés]. Me he apartado de las redes sociales porque dependen de otros tipos de interacción. Es por esto que creo que las exposiciones ya no son mi prioridad. Para mí, es más sobre lo que está sucediendo en los espacios. La mayoría del tiempo es lo cotidiano. No soy una persona tan diferente cuando interactúo con alguien que recién conocí o con alguien que ya conozco. No sé si eso sea algo bueno. 

NF: Creo que lo es…
ALS: Pero es ser asertiva. Claro, definitivamente hay una desventaja en eso porque existe un activismo de extrema derecha realmente efectivo. También tenemos que entender las intenciones destructivas y opresivas de los humanos como activistas. Entonces, para mí, el activismo en sí mismo no es algo intrínsecamente bueno. Supongo que es sólo un modo de ser.
NF: El tiempo que transcurrió para que W.A.G.E se convirtiera de una idea a una organización real, capaz de certificar organizaciones, llevó años, ¿cierto?
ALS: Tomó entre cinco y seis años de trabajo que nadie realmente estaba interesadx en hacer porque era tedioso y parecía aburrido para la mayoría de lxs artistas.
NF: ¿Leíste el encabezado de que la Fundación Marciano cerró completamente después de que su personal intentará sindicalizarse?[4] La organización laboral no siempre es efectiva de una manera que beneficia explícitamente a las personas que intentan hacer cambios. En este caso, todo el personal perdió su trabajo.

Es absolutamente necesario observar de cerca los sistemas obligatorios, pero no tenemos esa posibilidad porque los sistemas patriarcales exigen que no miremos de cerca, que obedezcamos y nos separemos de esto.

ALS: Las formas de solidaridad y equidad son la completa antítesis del capitalismo tardío, éstas son inaceptables dentro de un sistema que apunta a eliminar toda la vida planetaria. Es más que monstruoso.
Sabemos que los movimientos de solidaridad son severamente castigados, borrados y detenidos. Hay una desconexión empática en el paradigma del humano contra la naturaleza. Cuando hablamos del clima y el medio ambiente en términos de destrucción corporativa, mis preguntas se centran en qué herramientas no retóricas podemos desarrollar. Creo que sobre ello tratan tus preguntas en torno a W.A.G.E.: cómo desarrollar retórica, luego una plataforma, y posteriormente vías para la interacción y mecanismos que proporcionen resistencia y cambio.
NF: W.A.G.E. es un esfuerzo que sabías que llevaría tiempo y está bien que tome tiempo. Ahora estamos en crisis con el medio ambiente, y no parece que tengamos tiempo. Me siento impotente cuando trato de actuar y veo un trabajo de vida y activismo que resulta en un status quo político. Me pregunto qué es y qué no es efectivo en este momento. Quizá no tengamos respuestas, pero sí tratamos de encontrarlas haciendo preguntas. Con BFI estamos trabajando en proyectos que pueden salir del mundo del arte, hacer que las personas se enamoren de la naturaleza en el momento indicado, justo antes de las elecciones —pues Florida es un estado cambiante. Es así como estoy enfocando mi activismo. Es sútil. Quiero ser más radical, pero estoy tratando de pensar qué va a hacer realmente un cambio. ¿Estoy en lo cierto, estoy equivocada? No lo sé.

ALS: Esta es la pregunta que gira en torno a la acción individual o grupal. ¿Cuánto podemos depender del pensamiento y la acción individual? Y, ¿cuánto podemos hacer en colaboración con otrxs? ¿En dónde debemos usar nuestra energía? Como dijo Audre Lorde, y estoy parafraseando, en el sistema actual trabajamos para ganar dinero y poder comer, esto no permite mucho más que la supervivencia. La supervivencia humana es parte de algún tipo de cuestionamiento cotidiano. Es una época violenta, extraña y confusa. Por supuesto, es tiempo de grandes pérdidas. 
NF: Es interesante que esta conversación sea para Terremoto, dentro del contexto en que se encuentra México y América Latina, mismos que, desde hace tiempo, se encuentran en un estado de emergencia. Las personas miran a EE.UU. y se preguntan: ¿Realmente tuvo que estar Trump en la presidencia para que se dieran cuenta que EE.UU. es un problema?

ALS: Resumiría que la mayoría de las personas que se identifican como ciudadanxs estadounidenses no piensan que EE.UU. sea un problema. Es absolutamente necesario observar de cerca los sistemas obligatorios, pero no tenemos esa posibilidad porque los sistemas patriarcales exigen que no miremos de cerca, que obedezcamos y nos separemos de esto. El entendimiento ocurre por medio del cuerpo, lo cual nos remite a tu pregunta original: usar el cuerpo para comprender lo que se encuentra fuera de él. Oh, estas mujeres muestran cuerpos, pero en realidad no, estamos intentando tener una discusión mucho más amplia.
NF: Mi papá era botanista y, cuando era niña, vivimos un año en Singapur. Iba con él a expediciones, por lo que tuve experiencias de primera mano sobre lo que implica la destrucción de la selva y que las plantas se extingan. Para ciertos jardines botánicos existe la urgencia de acumular especies antes de su deforestación. Esto es un acto colonial en sí mismo —la preservación de la tierra que va a ser destruida por las mismas personas. Yo era la adolescente nerd de 13 años que hacía todos sus reportes de investigación sobre la destrucción de la selva. Ésa es la base de mi práctica artística, pero dejé de enunciarlo. Creo que es interesante que mi trabajo no haya sido considerado dentro de temas de ciencia y naturaleza, casi siempre es visto sólo desde el cuerpo femenino. Al ser mujer, se asume que no tengo conocimientos científicos. En mi trabajo, una planta sólo es vista como bonita y no como parte de una discusión más amplia de lo que es o no la naturaleza. 
ALS: Eso es parte de la historia que te conté cuando el museo estaba de acuerdo con la obra relacionada al cuerpo pero no con la obra relacionada a la extracción de petróleo. Pasé dos horas hablando de porqué la industria petrolera formaba parte de mi pieza. Me pareció importante insistir pero era sólo una pequeña parte de la discusión. Le dije: «Te preocupa que a la industria no le guste esto, pero ¿sabes lo que están haciendo en Los Ángeles?»[5] La respuesta fue: «Oh, sí, tenemos paneles sobre fracking todo el tiempo». Me quedé como: «No, yo me refiero sobre los detalles de este proyecto que está a punto de suceder y de afectar gravemente a la Tierra» —esto fue antes de que los incendios forestales fueran tan severos como lo son ahora, esto fue en 2014. «Las 200 pozas que la compañía quiere perforar en La Habra resultarán en un desastre ecológico y sucederá muy pronto, sin mencionar lo que pasó en Baldwin Hills…» Y respondieron: «Oh sí, sí, sí, ok, ok, ok, sí, estos problemas son importantes pero no queremos que se molesten y realmente, ¿crees que tu pieza de videoarte puede hacer un cambio?» Al final, la perforación de las 200 pozas fue cancelada gracias al activismo y falta de incentivos financieros en ese momento. La mayoría de las personas en Los Ángeles saben poco acerca del tema, a excepción de lxs que fueron o iban a ser afectadxs.
No tengo mucha esperanza o respeto por los humanos, ni tampoco por nuestra declaración autorreferente como seres inteligentes y conscientes. Como dijiste, intentamos desesperadamente salvar los bosques al mismo tiempo que talamos más árboles. Si permitimos que las discusiones en torno a esta problemática continúen, ¿éstas nos mantendrán vivxs? No se puede vivir en un mundo de sueños donde esto no vaya a suceder. Todxs vivimos en la espiral colonialista de la muerte, nos guste o no.

NF: Una de las cosas que desprecio del Cristianismo es la idea: Dios me juzgará y me perdonará. Esta idea le quita a las personas la responsabilidad de sus actos y sus consecuencias negativas.  
ALS: Serás absueltx de tus pecados… 
NF: Me pregunto si culpar es algo bueno, malo, o si realmente importa, si es efectivo.
ALS: Ahora vemos versiones grotescas de caricaturas patriarcales. Como dijiste, la gente estaba impactada por toda la mierda del presidente de EE.UU.—aunque sólo vemos una versión de lo que siempre ha estado ahí.
¿La culpa ayuda a las personas a hacerse responsables? Creo que desear responsabilidad o transparencia puede ser útil, pero no siempre es necesaria. En EE.UU. vivimos en una cultura que ha utilizado la culpabilidad para crear la nación carcelaria más grande que el planeta haya visto. Últimamente, la culpa depende de aquellxs que tienen el poder de castigar.
Pienso en la estupidez de vivir en un país que fue fundado en la revolución en contra de la monarquía. En la cual la solución fue colonizar, cometer genocidio, traficar con humanos, esclavismo y ecocidio. Todo esto se formula como una experimentación de la Ilustración, la libertad, igualitarismo y agencia. Nos han dicho que somos excepcionales. 
NF: No fue «me voy para crear un mejor sistema», sino «me voy porque no soy el rey y quiero ser rey». «Quiero ser el explotador.« Y no «nadie debe ser explotadx.» 
ALS: Vivimos en un estado no liberal y queremos encontrar la libertad dentro de este mismo modelo. Estos son los conceptos centrales: culpa y transparencia, responsabilidad e importancia. Todos giran en torno a los impulsos que crearon el proselitismo a nivel global. Y aquí estamos, haciendo proselitismo global a través de nuestros megáfonos.

10 de noviembre de 2019

 

Notas

  1. “Stephanie Diamond, Francine Bishop- Good & A.L. Steiner”, Kevin Bruk Gallery, Miami, FL, 2003.

  2. Para más información: www.wageforwork.com

  3. BFI obtuvo —y ha mantenido— su certificación W.A.G.E. en julio de 2015. Para saber cómo obtener la certificación para tu institución visita: wageforwork.com/certification

  4. Carolina A. Miranda, “Marciano Art Foundation announces it won’t reopen in wake of layoffs following union drive,” en Los Angeles Times, 6 de noviembre de 2019: <https://www.latimes.com/entertainment-arts/story/2019-11-06/marciano-art-foundation-announces-that-it-will-not-reopen-in-the-wake-of-layoffs>. [Accessed on December 20, 2019].

  5. Más información en: http://www.shakyground.org/

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha