Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Perros de por mi casa

Betzamee

Galería A4 Tlahuelilpan, Hidalgo, México September 14, 2019 – October 5, 2019

Betzamee, Perros de por mi casa (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Galería A4

Betzamee, Perros de por mi casa (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Galería A4

Betzamee, Perros de por mi casa (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Galería A4

Perros de por mi casa comprende de una serie de pinturas que son notas personales, statements (enunciados de vida) en los que dibujar y escribir se tornan similares. Asimismo cumplen una función catártica y de introspección, tanto para la artista, como para quien mira.

Las pinturas son evidencias performáticas sobre la discusión de la artista entre la negación y declaración de vida, que terminan por conjugarse en el montaje de la exposición,  realizado a partir de una narrativa circular de las ideas.

Las imágenes provienen de las hojas de su diario, textos, dibujos, pertenecientes a distintas temporalidades, que decide trasladar a un formato pictórico. Al hacer esto, permite que algo pequeño, personal y privado, se transforme en algo grande, público y visible; enuncia su experiencia como válida, ya que lo personal se hace político hasta que se socializa. Es contundente su decisión de no producir para la academia, además, hacer explícita la violencia simbólica que ejercen las instituciones dentro y fuera del arte.

Nunca tengo la razón ni la tendré, hace referencia a la condición intrínseca de ser mujer en la que tus argumentos, pensamientos y sentimientos, son inválidos automáticamente en relación a los de un hombre. La pieza en principio es una paradoja, declarar que no tiene la razón, para que por fin se la den. Expresa una postura política frente al principal objetivo en la lógica patriarcal, occidental y colonial: imponer una visión del mundo. Aceptar que no se tendrá la razón no es resignarse, es resistir y renunciar a tratar de entrar en el selecto club que tiene la verdad universal. Rechaza la mirada masculina, científica, en la que solo hay una forma de pensar y todo lo que se sale de ahí, está equivocado.  En sus propias palabras, es “una artista feminista interesada en descubrir nuevas formas de subsistir”.

Con Agradecimientos, plantea resignificar y modificar la perspectiva de los acontecimientos de su pasado a través de agradecer. Agradecimientos 1 (2015), escribe sobre el año en el que se graduó de la escuela de arte, menciona en varios puntos el acompañamiento de su familia, enfatizando las figuras de mujeres y las actividades creativas que la estimularon a realizar desde que era pequeña. Agradecimientos 2 (2016), la produce un año después de haberse graduado de la escuela de arte y de haberse involucrado activamente en el feminismo, habla de sus experiencias escolares y laborales en el mundo del arte.

Preferiría no hacerlo viene de su influencia literaria, Bartleby el escribiente de Melville, de donde retoma el lema principal como postura ante lo que se espera de ella, actitudes como prudencia, complacencia, obediencia y pasividad. Se enuncia para no llevar a cabo ninguna y se permite a sí misma solo hacer lo que realmente le significa.

Los Laberintos remiten a un lenguaje condescendiente de libro escolar, mediante metáforas trata situaciones que implican una decisión ética complicada, haciéndote partícipe al pedirte ayuda como espectador. Son propuestas hipotéticas, que aceptes o rechaces te vuelve cómplice y provoca cuestionar las consecuencias que tendrían.

Las pinturas de los perros funcionan como punto de descanso de la exposición, son personajes que muestran una actitud despreocupada y distante ante la marea de emociones y problemáticas que contienen las otras piezas. Representan la propuesta que hace Betzamee, de ser como perro. Los perros, imagen de los cínicos, no son glamorosos, son solitarios, chorreantes, sucios, vagabundos y sobre todo libres.

—Texto y curaduría por nohacernada.org

Betzabeth Estefania Torres Condez, aka BETZAMEE

(Cuautitlan Izcalli, Estado de México, 1991)

Estudió en escuelas de gobierno, asistió a talleres de artes plásticas. En 2015 egresó de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”. Se considera una artista feminista interesada en descubrir nuevas formas de subsistir.

Actualmente trabaja en el proyecto preferiría no hacerlo, el cual explora una estética desenfadada ¡pank! El contenido está elaborado con pintura negra y fondo blanco, hace uso de letras amontonadas, laberintos que llevan a ningún lado y perros callejeros chorreantes. Este proyecto es una forma de expresar su padecimiento dentro del asqueroso mundo de mierda.

https://www.nohacernada.org

A4 Galería

Betzamee, Perros de por mi casa (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Galería A4

Betzamee, Perros de por mi casa (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Galería A4

Betzamee, Perros de por mi casa (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Galería A4

Perros de por mi casa comprende de una serie de pinturas que son notas personales, statements (enunciados de vida) en los que dibujar y escribir se tornan similares. Asimismo cumplen una función catártica y de introspección, tanto para la artista, como para quien mira.

Las pinturas son evidencias performáticas sobre la discusión de la artista entre la negación y declaración de vida, que terminan por conjugarse en el montaje de la exposición,  realizado a partir de una narrativa circular de las ideas.

Las imágenes provienen de las hojas de su diario, textos, dibujos, pertenecientes a distintas temporalidades, que decide trasladar a un formato pictórico. Al hacer esto, permite que algo pequeño, personal y privado, se transforme en algo grande, público y visible; enuncia su experiencia como válida, ya que lo personal se hace político hasta que se socializa. Es contundente su decisión de no producir para la academia, además, hacer explícita la violencia simbólica que ejercen las instituciones dentro y fuera del arte.

Nunca tengo la razón ni la tendré, hace referencia a la condición intrínseca de ser mujer en la que tus argumentos, pensamientos y sentimientos, son inválidos automáticamente en relación a los de un hombre. La pieza en principio es una paradoja, declarar que no tiene la razón, para que por fin se la den. Expresa una postura política frente al principal objetivo en la lógica patriarcal, occidental y colonial: imponer una visión del mundo. Aceptar que no se tendrá la razón no es resignarse, es resistir y renunciar a tratar de entrar en el selecto club que tiene la verdad universal. Rechaza la mirada masculina, científica, en la que solo hay una forma de pensar y todo lo que se sale de ahí, está equivocado.  En sus propias palabras, es “una artista feminista interesada en descubrir nuevas formas de subsistir”.

Con Agradecimientos, plantea resignificar y modificar la perspectiva de los acontecimientos de su pasado a través de agradecer. Agradecimientos 1 (2015), escribe sobre el año en el que se graduó de la escuela de arte, menciona en varios puntos el acompañamiento de su familia, enfatizando las figuras de mujeres y las actividades creativas que la estimularon a realizar desde que era pequeña. Agradecimientos 2 (2016), la produce un año después de haberse graduado de la escuela de arte y de haberse involucrado activamente en el feminismo, habla de sus experiencias escolares y laborales en el mundo del arte.

Preferiría no hacerlo viene de su influencia literaria, Bartleby el escribiente de Melville, de donde retoma el lema principal como postura ante lo que se espera de ella, actitudes como prudencia, complacencia, obediencia y pasividad. Se enuncia para no llevar a cabo ninguna y se permite a sí misma solo hacer lo que realmente le significa.

Los Laberintos remiten a un lenguaje condescendiente de libro escolar, mediante metáforas trata situaciones que implican una decisión ética complicada, haciéndote partícipe al pedirte ayuda como espectador. Son propuestas hipotéticas, que aceptes o rechaces te vuelve cómplice y provoca cuestionar las consecuencias que tendrían.

Las pinturas de los perros funcionan como punto de descanso de la exposición, son personajes que muestran una actitud despreocupada y distante ante la marea de emociones y problemáticas que contienen las otras piezas. Representan la propuesta que hace Betzamee, de ser como perro. Los perros, imagen de los cínicos, no son glamorosos, son solitarios, chorreantes, sucios, vagabundos y sobre todo libres.

—Texto y curaduría por nohacernada.org

Betzabeth Estefania Torres Condez, aka BETZAMEE (Cuautitlan Izcalli, Estado de México, 1991)

Estudió en escuelas de gobierno, asistió a talleres de artes plásticas. En 2015 egresó de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”. Se considera una artista feminista interesada en descubrir nuevas formas de subsistir.

Actualmente trabaja en el proyecto preferiría no hacerlo, el cual explora una estética desenfadada ¡pank! El contenido está elaborado con pintura negra y fondo blanco, hace uso de letras amontonadas, laberintos que llevan a ningún lado y perros callejeros chorreantes. Este proyecto es una forma de expresar su padecimiento dentro del asqueroso mundo de mierda.

https://www.nohacernada.org

A4 Galería

Tags: , , , , , ,

Casa Tomada

Quién necesita la piel

Picture Puzzle Pattern Control

Murmullos de la Tierra