Marginalia - México

María Sosa

Tiempo de lectura: 2 minutos

A
A

02.04.2019

#46: Ver el monstruo del pasado a la cara

Marginalia consiste en la invitación mensual a unx artista, curadorx o proyecto a escoger una serie de imágenes para el fondo de la página de Terremoto en relación con su práctica e intereses del momento. A final de cada mes se revela el conjunto de las imágenes publicadas y un texto que las contextualiza. Aquí la selección de marzo de 2019.

Mi búsqueda por el pasado no pertenece a aquella hermosa e inmediata nostalgia que idealiza los tiempos y sus sociedades, tampoco pertenece al proyecto de creación de una identidad gloriosa siempre en competencia con otras identidades.

Mi búsqueda por el pasado proviene del acorralamiento, resultado de la violencia encarnada de este ethos occidental que devora más de lo que construye. Este ethos proviene de la sequía producida por la repetición de pensamientos y palabras de contextos ajenos, proviene del hartazgo de esos otros que buscan dictar y determinar el valor de las cosas con fines de extender su dominio.

Mi búsqueda por el pasado es una búsqueda por la libertad, en el sentido de rastrear los pensamientos impuestos y decidir si los quiero o no seguir perpetuando.

Mi búsqueda por el pasado prehispánico es una búsqueda por encontrar alternativas de perspectivas que puedan dar respuesta a nuestros problemas modernos.

Grandes e históricas han sido las campañas de invisibilización y exterminio de las diversidades de ser y estar en el mundo. La guerra por la supremacía del pensamiento se lleva a cabo diariamente, de manera silenciosa y seductora, en forma de privilegios, comodidades y beneficios; de manera espectacular y adoctrinante, en forma de violencia física, sexual y psicológica; de manera múltiple como resultado de los apareamientos de lo anterior.

A estas campañas debemos que la historia sea aburrida, y que el conocimiento sea exclusivo. A estas campañas debemos el racismo, el sexismo y el especismo. Debemos también la desesperanza. A estas campañas debemos que lo decolonial sea tomado como una “moda”, desacreditado sin mayor esfuerzo.

Hablar de la “conquista” de “América” no es una cuestión de blanco y negro. Por el contrario, un acontecimiento que cambió el curso de la historia del mundo tiene que ser investigado, trabajado y abordado desde la complejidad que éste demanda. Remanentes de este hecho, subsisten hasta nuestros días los colonizadores. Se fueron y la plaza cambió de mando, pero no dejó de existir. Las prácticas de dominación, basadas en la subordinación, la violencia, la imposición y la inferiorización, son aún comunes, sociales e íntimas, y se reproducen a gran y pequeña escala en nuestro día a día.

Es por ello que hay que hablar de la colonización, hay que ver el monstruo del pasado a la cara, confrontarlo y terroríficamente mirar en sus ojos nuestro reflejo, nuestros propios ojos. Si analizamos este monstruo, si lo acorralamos con el mayor conocimiento posible, probablemente podamos construirnos un nuevo presente desde la libertad informada, y ya no desde la negación y el olvido. Si lo combatimos desde nuestro terreno, desde nuestra carne, tal vez podremos tener un futuro alternativo.

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha