fbpx

Blog - San José - Costa Rica

Tiempo de lectura: 4 minutos

A
A

10.12.2020

Federico Herrero presenta "Barreras Blandas" en el Museo Nacional de Costa Rica

Curaduría por Paz Monge
San José, Costa Rica
4 agosto, 2020 – 30 diciembre, 2020

En la exposición Barreras Blandas, Herrero presenta una instalación que incorpora pintura, escultura y monotipia en papel. Se refiere a la posible transición de la pintura como un medio «plano» hacia la escultura. Mediante una serie de elementos instalativos, se pretende ofrecer una experiencia inmersiva en la se invita a navegar las piezas para activar una conciencia sensorial en la audiencia. En suma, la muestra expone la noción de la pintura como un sistema independiente y abierto, en relación con el paisaje natural y las estructuras urbanas.

Las formas parecen saltar de superficie en superficie y, en algunos casos, toman volumen, tornándose sólidos. Existen piezas hechas en cemento que tienen relación con estructuras arquitectónicas y en algunas ocasiones también se convierten en elementos cotidianos, como muebles que recalibran nuestra percepción de los objetos.  La exposición crea un mundo en constante movimiento, donde el entendimiento de nuestra perspectiva está en continua negociación.

La esencia de la forma y sus traducciones a pintura y volumen, se conceptualiza en este conjunto de obras de la Sala 1. Creando un amplio horizonte, El Mar impone un marco figurativo para los múltiples volúmenes en la sala. Entre ellos, El mejor verano de mi vida —diseñado a escala y en referencia al trampolín de Ojo de Agua— se activa por medio de su intervención artística y las diferentes sensaciones aportadas por las pinturas que lo rodean. Los volúmenes de triángulos, posiblemente interpretados como aletas de tiburones, emergen de la superficie y se integran con sus alrededores, traduciéndose al plano bidimensional de la pintura. Obras en papel como Bandera, corresponden a la fuerte vibración transmitida por el color y el carácter interdisciplinario de la sala.

El lenguaje visual detrás de la obra de Herrero reconcilia una abstracción formal con elementos ligeramente figurativos. Los diferentes vocabularios formales de Herrero, en la Sala 2, buscan puntos de encuentro, donde estén conectados por la percepción del espacio y tiempo de las obras. Los Muertos, no solo dividen la sala con un gesto de barreras, también guían la mirada entre la representación central en canvas de una aleta de tiburón, dentro de una tormenta tropical, y líneas curvilíneas de una monotipia en papel. Los demás volúmenes toman nuevos significados al estar disfrazados de su representación original (el Trampolín), buscando diferentes interpretaciones como piezas de mobiliario con matices modernistas y neoconcretos. Los volúmenes están levemente intervenidos por Herrero, recalcando que estas modificaciones quizás no son evidentes para el ojo del espectador, pero sí son esenciales para la obra y se estimula con el vocabulario visual del entorno.

Barreras Blandas logra instituir una relación entre la pintura y el espacio. Para Herrero la pintura no es un espacio plano, ella coexiste con una estructura de vibraciones y sonidos, siendo activada por medio de los sentidos. Se puede ver como hay volúmenes saliendo de la superficie de las salas y formas, traduciéndose a la superficie, aludiendo a “muertos” o reductores de velocidad, pero también creando un eco figurativo a aletas de tiburón navegando por el mar. De igual manera, la idea de iconos locales y monumentos, como lo es el trampolín del balneario Ojo de Agua, crea una estructura estética que siempre está informando la muestra: explorando la transformación de la pintura en volúmenes y creando una musicalidad espacial.

Federico Herrero (n.1978, San José, Costa Rica) 

El trabajo de Federico Herrero está influenciado por la relación siempre cambiante entre el paisaje natural y las estructuras urbanas. En especial, la manera en que la pintura existe como una entidad independiente la cual es difícil definir dónde comienza y dónde termina.

Herrero ha exhibido internacionalmente con muestras individuales e instalaciones públicas que incluyen Museu de Arte Contemporânea de Niterói, Rio de Janeiro (2019); Witte de With, Rotterdam (2018); Museum of Contemporary Art Chicago (2018); Casa Encendida, Madrid (2013); Kanazawa Museum, Japón (2012); Teorética, San José (2009); Kunstverein Freiburg, Breisgau (2008); Wattis Institute, San Francisco (2008); Fondazione Bevilacqua La Masa, Venecia (2006); Watari Museum, Tokio (2005).

Exposiciones grupales en las que ha participado incluyen Paisajes del sur, Mendes Wood MD, Nueva York (2020); Geometries, Onassis Cultural Center, Atenas (2018); X Bienal de Centroamérica (2018); Under the Same Sun, Guggenheim Museum, Nueva York (2015); United States of Latin America, MCA Detroit (2015); Panorama de las Artes Brasileñas, MAM, São Paulo (2013); Bienal de Venecia – Pabellón Latinoamericano (2009); Segunda Bienal Poligráfica del Caribe (2009); Bienal de Moscú (2007); Bienal de Praga (2005); Bienal de Sevilla (2004); Bienal de San Juan Puerto Rico PR04 (2004); Bienal de la Habana (2003); Urgent Painting, Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris (2002); Bienal de Venecia (2001).

Herrero fue el ganador del León de Oro como mejor artista joven en la 49 Bienal de Venecia (2001).

Herrero también es el fundador del Despacio, un centro de arte contemporáneo en San José, vigente del 2008 al 2019. Despacio fue una fuerza significativa para el desarrollo continuo de la voz artística Centroamericana.

Vive y trabaja en San José, Costa Rica.

https://www.museocostarica.go.cr/

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha