fbpx

Reportes - Brasil

Dorothée Dupuis

Tiempo de lectura: 13 minutos

A
A

11.04.2018

Dorothée Dupuis y Fernanda Feitosa, directora y fundadora de SP-Arte, conversan sobre Brasil, su mercado del arte y desafíos relacionados

São Paulo, Brasil

Dorothée Dupuis y Fernanda Feitosa, directora y fundadora de SP-Arte – Festival Internacional de Arte de São Paulo, conversan sobre Brasil, su mercado artístico y los retos que éste enfrenta. 

Dorothée Dupuis: Como todos sabemos en América Latina, Brasil es un continente dentro del continente. Es un país muy grande que responde a su propia problemática, aunque comparte muchas con el resto de la región debido a las similitudes históricas poscoloniales, y esto a pesar de hablar también su propio idioma, el portugués, que de alguna manera lo aísla aún más de sus otros compañeros y vecinos americanos. La escena artística brasileña está moldeada por este contexto específico. Tiene una historia del arte muy fuerte a lo largo del siglo XX, con un vínculo particular al Modernismo del cual inventó exitosamente su propia versión, mirando hacia Europa y las vanguardias estadounidenses, elaborando formas y parámetros conceptuales muy específicos. Esta fuerza histórica también se debe a una diáspora artística dinámica que siguió yendo y viniendo entre otras capitales artísticas occidentales como Nueva York o París. Por otro lado, debido a la dictadura que existió de los años 60 a 80, el país se mantuvo relativamente cerrado al resto de América Latina y su mercado artístico, en auge después del final de la dictadura a mediados de los años ochenta, y sostenido por el espectacular crecimiento del “Milagro brasileño», se articula principalmente a través de un coleccionismo local que comienza a mirar al exterior en uno de los peores momentos de la historia brasileña, con una terrible recesión, inestabilidad política y una intensa pobreza y violencia. ¡Qué contexto! A pesar de eso, Brasil es Brasil y es un país fascinante. Lo que lo distingue del resto de América Latina es también lo que lo hace destacar y lo hace tan atractivo para los latinos. De acuerdo contigo, ¿qué hace que sea tan peculiar ser brasileño en el contexto americano actual? Además, para ubicar un poco más a nuestrxs lectores y nuestra conversación, para ti ¿cuáles son las fortalezas, debilidades y desafíos para el futuro de Brasil, desde un punto de vista general? Supongo que profundizaremos más tarde en el arte (risas).

Fernanda Feitosa: (Risas) Bueno, ya has tocado algunos puntos en lo que nos puede diferenciar de nuestros vecinos, y el tamaño del país hace que sea más fácil ser introspectivos. Entre nuestras fortalezas, enumeraría nuestras sólidas instituciones. La Bienal de São Paulo es la segunda Bienal más antigua después de la Bienal de Venecia y es un evento muy importante en el calendario internacional del arte, además de la Bienal, también tenemos grandes museos con programas y colecciones fuertemente curados. También tenemos una buena base de coleccionistas que ha estado creciendo en los últimos 50 a 60 años. Todos los hechos que mencionaste anteriormente han ayudado a formar un fuerte mercado artístico en el que los coleccionistas e instituciones apoyan la escena local. Un aspecto interesante del mercado del arte brasileño es que muchxs artistas, especialmente lxs artistas modernistas, solo han sido reconocidxs en Brasil, y ahora solo están siendo descubiertxs por instituciones extranjeras y coleccionistas extranjeros. Las debilidades de Brasil también se pueden ver en el hecho de que el país es tan vasto que nos ha desconectado del resto del mundo y especialmente del resto de nuestra región. Por supuesto, también tengo que admitir que la burocracia y la infraestructura del país no se han mantenido al día con el mercado del arte moderno. Las políticas que se implementaron a mediados del siglo XX no se han actualizado para reflejar el clima artístico actual, incluidas las reglamentaciones impositivas y aduaneras que no respaldan las idiosincrasias del mercado del arte, lo cual es un desafío al que nos enfrentamos. Para el futuro, necesitaríamos reducir los impuestos a la importación y la burocracia para facilitar nuestra inserción en el mercado mundial del arte.

DD: Venir a la feria ahora y al examinar sus secciones, primero tengo que decir que SP-Arte es una feria bastante grande, con casi 140 galerías en sus 3 secciones (107 en el sector principal, 16 en la sección Solos y 13 en la sección Repertorio). Tienen nombres extranjeros bastante importantes como Continua (San Gemignano), David Zwirner (NY), Filomena Soares (Lisboa), Franco Noero (Torino), kurimanzutto (Ciudad de México), El Museo (Bogotá), Neugerriemschneider (Berlín), Marian Goodman (NYC). Participar en la sección principal de una feria tan magnífica, ubicada en uno de los mejores lugares posibles en São Paulo (el Pabellón Bienal diseñado por Niemeyer en Parque Ibirapuera) implica una inversión: el envío a Brasil con regulaciones aduaneras de casi 70% de impuestos sobre las importaciones de arte, los costos que implican enviar y mantener un staff por más de 10 días en São Paulo, una ciudad cara, mientras que la reputación de los coleccionistas brasileños de coleccionar localmente sigue pendiente como una amenaza sobre los comerciantes extranjeros. Sin embargo, ¿cómo se explica que estas grandes galerías ​​lleguen a Brasil y no se concentren en mercados más estables o prometedores como Nueva York o incluso Asia? También parece que estas galerías regresan para participar en la feria. ¿Qué estrategias para el público coleccionista e institucional de Brasil crees que estas galerías ponen en marcha que hacen que valga la pena venir año tras año, además de la calidez de su amistad y hospitalidad? (Risas). Tu comprensión de estas estrategias es crucial para ayudar a proyectos más jóvenes, como Licenciado y Parque Galería, por ejemplo, con sede en México, que hacen un esfuerzo para unirse a la feria por primera vez este año y, por lo tanto, hacer que su participación sea sostenible y regresar con suerte en el futuro.

FF: Me gustaría comenzar diciendo que los coleccionistas brasileños, como mencionas, coleccionan principalmente arte brasileño, así como los coleccionistas mexicanos coleccionan arte mexicano, los coleccionistas estadounidenses coleccionan arte estadounidense, y así sucesivamente. Este es un comportamiento natural ya que lxs coleccionistas generalmente compran aquello con lo que están familiarizadxs y es cercano a ellxs —esto no es diferente de cualquier otro país en el mundo. En cuanto a nuestras galerías, nos complace decir que tenemos una alta tasa de retención de las mismas, y esto se debe principalmente a que estas galerías han logrado construir una sólida base de clientes y una relación estable con Brasil, en muchos casos visitan Brasil varias veces para mantener cercanas estas amistades. Estamos muy contentos de ser anfitriones, no solo de Kurimanzutto que ha participado en SP-Arte durante los últimos cinco años, sino también de Parque Galería y Licenciado, quienes participan por primera vez. México tiene una escena artística próspera y nuestra esperanza es fortalecer nuestros lazos con galerías, curadores y artistas de allí. Lxs curadoras Julieta González y Pablo León de la Barra han trabajado estrechamente con artistas e instituciones brasileñas y han contribuido a estas relaciones sólidas entre las dos escenas artísticas. Creo que una buena estrategia para las galerías participantes es tratar de entender a sus clientes visitando Brasil a menudo, conociendo coleccionistas y buscando colaboraciones con galerías locales para crear una red de coleccionistas, curadores y críticos. Las galerías, además de venir por los típicos centros artísticos, vienen porque hay un gran potencial; muchas de las razones que mencionamos anteriormente son las que hacen que Brasil siga siendo atractivo para las galerías del extranjero.

DD: Hablando ahora sobre el mercado interno brasileño. En México, estamos a punto de tener elecciones presidenciales y el resultado (como en Colombia el próximo mes, y pronto aquí en Brasil) es bastante incierto. Sin embargo, y aquí voy a hacer de marxista, hay una discusión en curso en México que dice que los ricos se vuelven más ricos sin importar nada y que, por lo tanto, no cambia nada en algunos ámbitos de la vida de los ricos, como el coleccionismo de arte, por ejemplo. Para corroborar esta teoría, observé que últimamente comenzaron unos cuantos nuevos proyectos interesantes en Brasil como Cavalo en Río de Janeiro, Galería Sé y Auroras en São Paulo y la reapertura de Emma Thomas en esa misma ciudad, así como estructuras híbridas orientadas a la consultoría de mercado. como ACT – Art Consulting Tool creada por Joao Siquieira Lopes y Fernando Ticoulat, o Viva Projects, creada por Camilla Barella y Cecilia Tanure, que tienen como objetivo asesorar y crear una base de coleccionistas más joven. ¿Cómo está el mercado ahora mismo en Brasil? ¿Es verdad lo que decimos en México, y que finalmente, por mal que sea, el mercado del arte siempre estará sostenido por una cierta parte de la población que no se verá afectada por ciclos interminables de crisis?

FF: La escena artística en São Paulo está muy viva. Como mencionas, hay muchas nuevas galerías abriendo lo que pone en marcha muchas actividades que las promocionan. Hay 11 nuevas galerías de São Paulo que participan en SP-Arte por primera vez. ¡Esto es un crecimiento enorme! Una de las funciones de SP-Arte es promover iniciativas que involucren a la audiencia local, con la esperanza de crear un público más amplio, con visitas guiadas gratuitas, programas de charlas y noches de galería para alentar a las personas a visitar las galerías y romper con la selectividad del mundo del arte. Existe una cierta gama de artistas que, en última instancia, serán comprados por personas y empresas adineradas, pero el hecho es que el arte contemporáneo se sustenta en una gama mucho más amplia de personas.

DD: En la página de inicio de su sitio web mencionan dos exposiciones, especialmente la muestra individual de Paulo Pasta en el Instituto Tomie Ohtake, una maravillosa institución —¡qué arquitectura tan asombrosa! Lo que me lleva a una particularidad brasileña envidiable: su escena artística relacionada con sus instituciones, como lo mencionaste anteriormente. ¿Cómo es que Brasil tiene una gran escena institucional, cuando, por otro lado, el gobierno es conocido por su inversión mínima en apoyo a las artes? ¿Puedes hablar también de los museos y fundaciones privadas en relación a esa última pregunta?

FF: A pesar de la falta de suficiente inversión del gobierno, las instituciones culturales han logrado mantener sus programas de exhibición, incluida la Pinacoteca del Estado de São Paulo, que ha mostrado grandes exposiciones de arte moderno y contemporáneo brasileño. Pero como mencionas, algunas de las instituciones más activas cuentan con financiación privada: el Museo de Arte Moderno de São Paulo, Río de Janeiro y Bahía son museos privados, así como Instituto Moreira Salles (IMS) y Tomie Ohtake. Estos museos privados recaudan fondos de la comunidad. Aunque hay muy poco presupuesto para la inversión cultural por parte del gobierno, Lei Rouanet (Ley 8313) que se implementó en 1991, creó un incentivo fiscal para promover proyectos culturales. Esto ha creado una alternativa para financiar museos, en la que las empresas y personas adineradas pueden apoyar proyectos culturales mientras se benefician del incentivo fiscal. El papel del gobierno en Lei Rouanet es asegurarse de que el proyecto cumpla con ciertos criterios: estos programas deben ser inclusivos para un público amplio y ofrecer accesibilidad. Esta ley ha mitigado la falta de fondos oficiales: desde 2010 a través de este incentivo fiscal se han recaudado aproximadamente $1 billón de reales anualmente (aproximadamente 300 millones de dólares estadounidenses).

DD: Amablemente invitaste por primera vez a Terremoto a visitar la feria este año con un stand y un incentivo para participar y conocer, lo mejor posible, lo que va a pasar durante esta semana, con el fin de difundir la palabra al resto de América Latina para fomentar el conocimiento mutuo y el intercambio entre Brasil y México, pero también con el resto de América Latina. Nos conocimos en junio pasado cuando Terremoto hizo un número especial sobre Brasil con la ayuda de Fernanda Brenner, directora de Pivô, como editora invitada (¡desde entonces São Paulo es la quinta ciudad que nos lee internacionalmente! ¡Saludos a nuestra increíble audiencia brasileña!) Desde entonces, regularmente presentamos temas sobre artistas brasileños y su actualidad. Por mi parte, como persona europea y regionalista siempre pensé que Brasil naturalmente desarrolló una gran relación con sus vecinos del Cono Sur. Para mi sorpresa noté cuan pocas galerías argentinas y chilenas hay (solo para citarlas y subrayar su presencia y honrar su interés en el diálogo, bravo a: Isabel Aninat (Santiago), Barro (Argentina) y las dos galerías uruguayas, Piero Atchugarry y Galeria Sur). ¿Por qué pasa esto? Cómo una profesional ilustrada del arte y una convencida panamericanista, ¿qué propondrías como posibles soluciones para que esta situación cambie en el futuro? ¿Qué fomentaría la cooperación con Argentina, por ejemplo, que tiene grandes artistas, galerías consolidadas, grandes coleccionistas y, una gran feria, arteBA?

FF: ¡Sí! Esto es muy cierto, pero ojalá sea algo que cambie. Como mencionas, tenemos algunas galerías de América Latina como Isabel Aninat, que ha participado en el pasado, así como Galería Sur, Piero Atchugarry y Misiones (todas de Uruguay) ¡Que además están regresando a la feria! Siempre hemos intentado tener una relación sólida con nuestros vecinos, en el caso de Argentina, hemos estado en contacto con el consulado y con la Fundación Exportar durante varios años para ayudar a promover el intercambio entre los dos países. Es algo que todavía tenemos que lograr, pero esperamos que esto sea algo que podamos lograr en el futuro cercano.

También está el hecho de que, a veces, las galerías tienen diferentes estrategias y prefieren participar en ferias fuera de América Latina. En el caso de São Paulo, muchos de los mejores artistas de Argentina ya están representados localmente, por lo que puede parecer innecesario para sus galerías argentinas participar en SP-Arte. São Paulo, como mencionaste antes, también tiene un costo de vida diferente, lo que afecta la participación de las galerías más jóvenes, especialmente cuando están preocupados por no poder cubrir sus gastos. Siempre estamos tratando de encontrar formas de colaborar en la región y seguiremos trabajando para expandir este intercambio entre nuestros hermanos, a quienes admiramos y nos gustaría incluir en futuras ediciones.

DD: Una pregunta inquietante cuando hablamos de desequilibrio: en la sección Solo bajo la curaduría de Luiza Teixeira de Freitas (una mujer) nuevamente hay un desequilibrio de género con solo 5 proyecto de mujeres de los 16 que conforman la sección. También mirando el programa de exhibiciones en las galerías de la ciudad, el desequilibrio en favor de los hombres sigue siendo sorprendente. Como la feminista que ciertamente eres, como emprendedora, y a la luz del reciente movimiento internacional #metoo, ¿crees que a pesar de los signos preocupantes antes mencionados, el techo de cristal podría romperse pronto en Brasil y en todos los demás lugares del mundo del arte? Como mujer, ¿crees que será más fácil para las practicantes más jóvenes dentro del arte, desde artistas hasta curadoras y directoras de museos e instituciones?

FF: Esta es una pregunta importante, y creo que es muy relevante para nuestros tiempos. Equilibrar la brecha de género es muy importante. En Brasil, tenemos una situación única, muchxs de nuestrxs artistas más importantes (Mira Schendel, Lygia Clark, Lygia Pape, Tarsila do Amaral, etc.) y las principales galerías fueron fundadas principalmente por mujeres: Luciana Brito, Nara Roesler, Luisa Strina y Fortes D’Aloia y Gabriel, por nombrar algunxs.

El año pasado, en los dos sectores curados, Solo (curado por Luiza Teixeira de Freitas) y Repertorio (curado por Jacopo Crivelli Visconti), hubo una fuerte presencia de artistas femeninas. Este año, SP-Arte mostrará artistas, como Lotty Rosenfeld, Anna Maria Maiolino, Ana Bela Geiger y Regina Slveira, que formaron parte de la exhibición de Radical Women, la cual formó parte del programa de Pacific Standard Time. La exhibición se mostrará en la Pinacoteca de São Paulo a finales de este año. Incluso tenemos una visita guiada disponible para el público para que conozcan a estas artistas femeninas.

 

Dorothée Dupuis es curadora, escritora y editora francesa con sede en al Ciudad de México desde 2012. Es fundadora y directora de la revista Terremoto.

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha