fbpx

Blog

Tiempo de lectura: 4 minutos

A
A

31.10.2019

(A+D)*25=Ag / Historiografía MADC

Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, San José, Costa Rica
13 de junio de 2019 – 2 de noviembre de 2019

Las artes visuales y el diseño se han convivido en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) por 25 años, y hoy se presenta una historiografía en celebración de su aniversario de plata.

Es precisamente de este aniversario y de una revisión estadística (de las métrica que el museo ha compilado por décadas), que surge una fórmula matemática y el nombre de la nueva exposición de la Colección permanente del Museo: (A+D)*25=Ag / Historiografía MADC.

Esta exposición cuenta con más de 62 piezas de, al menos, 52 artistas; costarricenses, centroamericanos y otros de contextos más alejados al nuestro.

A más D por 25 igual Ag

En el ya lejano 1995, el Museo inició su Colección permanente con un lote de 196 obras; cercanas a lo moderno, a lo pictórico y a lo no-figurativo. Conforme el tiempo se han integrado otros lenguajes más contemporáneos.

Es por esto que, desde el año pasado, el Departamento de Curaduría ha trabajado en una investigación sobre las visiones curatoriales anteriores, y a la vez descubrir que Adiós Lela de Priscilla Monge (Costa Rica) y El Testigo de Emilia Villegas (Costa Rica), con 8 exhibiciones cada una, son las obras más vistas. “La idea nació porque una de mis tareas en la institución es estudiar y analizar la Colección permanente, cómo se ha conformado y cómo se construye. Así, me parecía importante revisar cuáles han sido las obras que han construido el discurso oficial institucional durante 25 años”, comentó Daniel Soto Morúa, curador jefe del MADC. “Es relevante darse cuenta que las dos obras más vistas pertenecen a artistas costarricenses mujeres, lo que refleja la ardua labor que se ha hecho desde las artes visuales por romper brechas”, continúa.

Simplificando la ecuación

La exposición se diseñó con una selección de las obras que más veces han sido expuestas dentro de revisiones de la Colección permanente, las cuales dialogan con otras adquiridas en los últimos 10 años, bajo la dirección de Fiorella Resenterra. Esto permitió mostrar obras adquiridas a lo largo de la existencia del Museo: los primeros años, centradas en lo pictórico y lo moderno, hasta las más recientes que incluyen formatos audiovisuales e instalativos.

“El hecho que el Museo  haga un alto y se dedique fría y objetivamente a auto examinarse después de 25 años de gestión, me parece un ejercicio no solo pertinente, sino sano y valiente. Llegar a conclusiones desde datos crudos que se han almacenado durante todos estos años, permite tener una perspectiva distanciada, que a su vez detona la serie de cuestionamientos y diálogos transformadores que se ven reflejados en el guion curatorial anclado en el dispositivo museográfico. Es una puesta en escena que reta a los visitantes a cuestionarse el entramado de relaciones a lo largo de la muestra; es un espacio vibrante, activo e inquietante, nunca indiferente. A sus dos décadas y media el Museo no deja de sorprender, sus posibilidades son infinitas; esperamos que esta muestra sea la evidencia del potencial incalculable de su acervo y sus propuestas” comentó Fiorella Resenterra, directora del MADC.

Es así como esta exposición plantea diálogos entre pares de obras del pasado y del presente que destacan las relaciones por la temática, lenguajes o visiones y que permite que el MADC cree un discurso en relación al arte y diseño contemporáneo desde un punto de vista nacional y regional. Argumento que queda evidenciado al enfrentar obras nacionales con obras de Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, países del Caribe y algunos más lejanos.

Con D de diseño

Aunque el diseño forma parte del Museo, esta disciplina no ha tenido la misma presencia dentro de la Colección con respecto a las artes visuales. Son pocas las piezas de esta naturaleza que se adquirieron durante los primeros años y menos las ocasiones en que se han expuesto. Posteriormente, aunque existía un interés en coleccionar, las exposiciones de diseño eran pocas o externas.

Ante esto, se muestra la primera pieza de diseño que ingresó a la colección Geme (geMac) del costarricense Franklin Hernández. Esta pieza es una silla, que se exhibirá junto a una selección de objetos más recientes y algunas obras de arte, práctica curatorial que ha sido común en el Museo con la intención de tejer lazos entre ambas disciplinas.

Actualmente, debido al surgimiento e importancia de las industrias creativas, el diseño nacional se ha visto renovado y reformulado gracias al MADC, que ha repensado la forma en que se trabaja con él, cómo se colecciona, se exhibe y se posiciona nacional e internacionalmente.

Artistas

Adrián Arguedas, Ágatha Ruiz de la Prada, Amelia Tierney, Andrés Cañas, Andy Retana, Ángel Lara, Ángel Poyón, Benvenuto Chavajay, Brooke Alfaro, Chan Jae Lee, Chemi Rosado-Seijo, Darío Escobar, Darwin Andino, Ed Pien, Eduardo del Fraile, Elliot Tupac, Emilia Villegas, Fabio Herrera, Franklin Hernández, Giorgio Timms, Guillermo Conte, Gustavo Araujo, José Alberto Hernández, José Díaz y María Montero, Karla Solano, Kurt Mair, Léster Rodríguez, Luis Caballero, Luis González Palma, Manuel Zumbado, Mario Maffioli, Materia Primera (Adrian Flores y José Pablo Ureña), Mauricio Esquivel, Medardo Cardona, Moisés Barrios, Niklaus Güdel, Otto Apuy, Patricia Belli, Pável Aguilar, Pedro Arrieta, Priscilla Monge, Raúl Quintanilla, Roberto Guerrero, Roberto Lizano, Roxana Salazar, Sara Mata, Sila Chanto, Stephanie Williams, Victoria Cabezas, Walterio Iraheta, Wim Delvoye.

https://www.madc.cr

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha