Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Marginalia #49

Por Valentina Díaz 06/01/2019 – 06/30/2019

Every month Marginalia invites an artist, curator or project to provide a series of images that will serve as the background of Terremoto, in relation to their practice and current interests. At the end of each month, the whole series of images is unveiled.

 

1- I placed 119 needles in a working position.

Thread the string rolling it around each needle, passing counter-clockwise through the hook on the plates. Start with the hook in the leftmost plate. Form there, pass through the first needle. From there, pass through the hook on the second plate. From there, through the second needle, and so on.

2- Seven woven pillowcases are supported by seven wooden structures, composing an organism.

The body is the structure. The pillow cases are units. Together, they make up a black hole.

They combine with each other, till infinity, like the letters of a cosmic alphabet. The very faces of the fabric allow the construction of a coded language: back – profile – profile – profile – profile – profile – back – profile – profile – profile – profile – front – profile – profile – profile – profile – back – profile – profile – profile – back – profile – profile – profile – profile – front – profile – profile – profile – back.

3- Six eggs move around on a table to the rhythm of the metronome.

The choreography was written for six people. Only one character is on the scene and must represent the movements of all of them: 36 changes in 6 laps. The character is shaped by the woven suit he is wearing. On the back the genetic code of the movements that it must represent is inserted: turn around the oval table in a counter-clockwise direction, carrying the eggs with the mouth to move them from one place to another, trying to maintain the rhythm that the metronome indicates.

4- Two people are four triangles.

Each triangle is composed of three different elements: color, size and sound. Its three characteristics guide the movement, generating a constant and unrepeatable trajectory. When they collide, they shout and change their direction.

The choreography is a dialogue between a pair, different each time, in a squash court.

They are not in a space, for they are the space themselves.

– – –

The activations of the pieces are governed by a score and a metronome.
                           the piece is a dance governed by a score and a metronome.

– – –

436: closes the curve and exits on the right.

454: / follows O exiting the plane on the same side.

Valentina Díaz (Tucumán, Argentina / Mexico City, México)

Her work centers on the production of textiles and characters which give rise to performances where the relationship between the human and the machine, the emotional time and the time of a metronome, frequently appear in friction. The constructive pattern of the textile configures a score that guides the movements of each of the characters, while serving to explore diagrams associated with processes of varying complexity. Continuous translation operations, fictitious scenes and elements that reinforce the control mechanisms of the body, are part of the constructive system of understanding and passing through specific emotional states.

She studied Visual Arts in the Universidad Nacional de Tucumán, Argentina (2011) and participated in the Programa Educativo SOMA, Mexico City (2016-2017). She received a grant from Talleres de Producción y Seguimiento de Obra del Fondo Nacional de las Artes (2012-2014). She was awarded the Travel Grant of the Oxenford Collection (2015), the Prince Claus Fund Movility Prize (2017), the Beca Creación Fondo Nacional de las Artes (2017), and the Beca Roberts Escuela Flora (2019).

Among her major exhibtions are: /A Å Æ ) A( (Squash editions, Mexico City, Mexico, 2019), La habitación de la lengua o la lengua de la habitación (Museo Experimental el Eco, Mexico City, Mexico, 2018), El movimiento no está en la pantalla (SOMA Mexico, Mexico City, Mexico, 2018), ¿Dónde estoy cuando no estoy en la realidad o en mi imaginación? (Proyecto Satélite, Museo Tamayo, Mexico City, Mexico, 2017), Efecto Marea. La Urgencia del Vínculo (Salón Nacional de Arte contemporáneo, Museo de la Universidad Nacional de Tucumán, Tucumán, Argentina, 2017), ¿Cómo hacer cosas con palabras? (Domicilio Conocido, Centro Cultural Tlatelolco, Mexico City, Mexico, 2016), Cráter (Subsuelo Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, Argentina, 2015).

Marginalia consiste en la invitación mensual a unx artista, curadorx o proyecto a escoger una serie de imágenes para el fondo de la página de Terremoto en relación con su práctica e intereses del momento. A final de cada mes se revela el conjunto de las imágenes publicadas y un texto que las contextualiza.

 

1- Coloque 119 agujas en posición de trabajo.

Ensarte el hilo enrollándolo alrededor de cada aguja, pasando por el gancho de las platinas en sentido inverso a la rotación de las manecillas del reloj. Empiece por el gancho de la platina del extremo izquierdo. De allí, pase alrededor de la primera aguja. De ésta, al gancho de la segunda platina. De ésta, a la segunda aguja, y así sucesivamente.

2- Siete fundas tejidas son sostenidas por siete estructuras de madera, componiendo un organismo.

El cuerpo es la estructura. Las fundas son unidades. Juntas componen un agujero negro.

Se combinan entre sí, hasta el infinito, como las letras de un alfabeto cósmico. Las propias caras del tejido permiten la construcción de un lenguaje codificado: espalda – perfil – perfil – perfil – perfil – perfil – espalda – perfil – perfil – perfil – perfil – frente – perfil – perfil – perfil – perfil – espalda – perfil – perfil – perfil– espalda – perfil – perfil – perfil – perfil – frente – perfil – perfil – perfil– espalda.

3- Seis huevos se desplazan sobre una mesa redonda al ritmo del metrónomo.

La coreografía fue escrita para seis personas. Sólo un personaje está en la escena y debe representar los movimientos de todos: 36 cambios en 6 vueltas. El personaje está configurado por el traje tejido que lleva puesto. En la espalda está inserto el código genético de los movimientos que debe representar: girar alrededor de la mesa oval en sentido contrario a las agujas del reloj, portar los huevos con la boca para trasladarlos de un sitio a otro, intentar sostener el ritmo que indica el metrónomo.

4- Dos personas son cuatro triángulos.

Cada triángulo está compuesto por tres elementos diferentes: color, tamaño y sonido. Sus tres características pautan el movimiento, generando una trayectoria constante e irrepetible. Cuando chocan, gritan y cambian su dirección.

La coreografía es un diálogo entre dos, diferentes cada vez, en una cancha de squash.

No están en un espacio porque el espacio son ellos mismos.

– – –

Las activaciones de las piezas están regidas por una partitura y un metrónomo.
                             la pieza es una danza regida por una partitura y un metrónomo.

– – –

436: va cerrando la curva y sale por la derecha.

454: / sigue a O saliendo del plano por el mismo lado.

Valentina Díaz (Tucumán, Argentina / Ciudad de México, México)

Su trabajo se centra en la producción de tejidos y personajes que dan lugar a performances, donde la relación entre lo humano y la máquina, el tiempo emocional y el tiempo de un metrónomo aparecen frecuentemente en fricción. El patrón constructivo del tejido configura una partitura que guía los movimientos de cada uno de los personajes, al tiempo que sirve para explorar diagramas asociados a procesos de diversa complejidad. Continuas operaciones de traducción, escenas ficticias y elementos que refuerzan los mecanismos de control del cuerpo, forman parte del sistema constructivo para entender y atravesar estados emocionales específicos.

Estudió Artes Plásticas en la Universidad Nacional de Tucumán, Argentina (2011) y formó parte del Programa Educativo SOMA, Ciudad de México (2016-2017). Fue becaria de los Talleres de Producción y Seguimiento de Obra del Fondo Nacional de las Artes (2012-2014). Obtuvo la Beca de Viaje de la Colección Oxenford (2015), el Premio de Movilidad de Prince Claus Fund (2017), la Beca de Creación Fondo Nacional de las Artes (2017), la Beca Roberts Escuela Flora (2019).

Entre sus principales exposiciones se encuentran: /A Å Æ ) A( (Squash editions, Ciudad de México, México, 2019), La habitación de la lengua o la lengua de la habitación (Museo Experimental el Eco, Ciudad de México, México, 2018), El movimiento no está en la pantalla (SOMA México, Ciudad de México, México, 2018), ¿Dónde estoy cuando no estoy en la realidad o en mi imaginación? (Proyecto Satélite, Museo Tamayo, Ciudad de México, México, 2017), Efecto Marea. La Urgencia del Vínculo (Salón Nacional de Arte contemporáneo, Museo de la Universidad Nacional de Tucumán, Tucumán, Argentina, 2017), ¿Cómo hacer cosas con palabras? (Domicilio Conocido, Centro Cultural Tlatelolco, Ciudad de México, México, 2016), Cráter (Subsuelo Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, Argentina, 2015).

Tags: , , , , ,

El caballo, la mujer, el muchacho y las piedras: materialismo equino, antiespecismo feminista y posthumanismo mineral en una obra de Claudia Fontes

Ursula Böckler: photographs from the “Magical Misery Tour” with Martin Kippenberger, at SOLO SHOWS, São Paulo

Por la gracia de Dios

CIRCA MMXIV: Imagination is an Act of Freedom