Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Marginalia #46

Por María Sosa 03/01/2019 – 03/31/2019

Every month Marginalia invites an artist, curator or project to provide a series of images that will serve as the background of Terremoto, in relation to their practice and current interests. At the end of each month, the whole series of images is unveiled.

 

My search for the past does not belong to that beautiful and immediate nostalgia that idealizes the times and their societies, nor does it belong to the project of creating a glorious identity that’s always competing with other identities.

My search for the past comes from enclorsing; a result of the embodied violence in this Western ethos that devours more than it builds. This ethos comes from the drought produced by the repetition of thoughts and words from other people’s contexts, it comes from the boredom of those others who seek to dictate and determine the value of things in order to extend their domain.

My search for the past is a search for freedom, in the sense of tracking down the thoughts imposed and deciding whether or not I want to perpetuate them.

My search for the pre-Hispanic past is a search to find alternative perspectives that can respond to our modern problems.

Great and historical have been the campaigns of invisibilization and extermination of the diversities of being and staying in the world. The war for the supremacy of thought is carried out daily, in a silent and seductive way, in the form of privileges, comforts and benefits; in a spectacular and indoctrinating way, in the form of physical, sexual and psychological violence; in multiply ways as a result of the mating of the above.

Due to these campaigns history became boring and knowledge exclusive. To these campaigns we owe racism, sexism and speciesism. To it we also owe despair. It is because of this campaigns that decolonial thinking results in a “trend”, discredited without much effort.

That is why we must talk about colonization, we must face this monster of the past directly, confront it and, terrifyingly, see our reflection in its eyes, our own eyes. If we analyze this monster, if we corner it with the greatest possible knowledge, we can probably build a new present that emanates from an informed freedom, and no longer from denial or oblivion. If we battle it from our terrain, from our flesh, maybe then an alternate future is possible.

Marginalia consiste en la invitación mensual a unx artista, curadorx o proyecto a escoger una serie de imágenes para el fondo de la página de Terremoto en relación con su práctica e intereses del momento. A final de cada mes se revela el conjunto de las imágenes publicadas y un texto que las contextualiza.

 

Mi búsqueda por el pasado no pertenece a aquella hermosa e inmediata nostalgia que idealiza los tiempos y sus sociedades, tampoco pertenece al proyecto de creación de una identidad gloriosa siempre en competencia con otras identidades.

Mi búsqueda por el pasado proviene del acorralamiento, resultado de la violencia encarnada de este ethos occidental que devora más de lo que construye. Este ethos proviene de la sequía producida por la repetición de pensamientos y palabras de contextos ajenos, proviene del hartazgo de esos otros que buscan dictar y determinar el valor de las cosas con fines de extender su dominio.

Mi búsqueda por el pasado es una búsqueda por la libertad, en el sentido de rastrear los pensamientos impuestos y decidir si los quiero o no seguir perpetuando.

Mi búsqueda por el pasado prehispánico es una búsqueda por encontrar alternativas de perspectivas que puedan dar respuesta a nuestros problemas modernos.

Grandes e históricas han sido las campañas de invisibilización y exterminio de las diversidades de ser y estar en el mundo. La guerra por la supremacía del pensamiento se lleva a cabo diariamente, de manera silenciosa y seductora, en forma de privilegios, comodidades y beneficios; de manera espectacular y adoctrinante, en forma de violencia física, sexual y psicológica; de manera múltiple como resultado de los apareamientos de lo anterior.

A estas campañas debemos que la historia sea aburrida, y que el conocimiento sea exclusivo. A estas campañas debemos el racismo, el sexismo y el especismo. Debemos también la desesperanza. A estas campañas debemos que lo decolonial sea tomado como una “moda”, desacreditado sin mayor esfuerzo.

Hablar de la “conquista” de “América” no es una cuestión de blanco y negro. Por el contrario, un acontecimiento que cambió el curso de la historia del mundo tiene que ser investigado, trabajado y abordado desde la complejidad que éste demanda. Remanentes de este hecho, subsisten hasta nuestros días los colonizadores. Se fueron y la plaza cambió de mando, pero no dejó de existir. Las prácticas de dominación, basadas en la subordinación, la violencia, la imposición y la inferiorización, son aún comunes, sociales e íntimas, y se reproducen a gran y pequeña escala en nuestro día a día.

Es por ello que hay que hablar de la colonización, hay que ver el monstruo del pasado a la cara, confrontarlo y terroríficamente mirar en sus ojos nuestro reflejo, nuestros propios ojos. Si analizamos este monstruo, si lo acorralamos con el mayor conocimiento posible, probablemente podamos construirnos un nuevo presente desde la libertad informada, y ya no desde la negación y el olvido. Si lo combatimos desde nuestro terreno, desde nuestra carne, tal vez podremos tener un futuro alternativo.

Tags: , , ,

Sangre de yegua preñada

Tierra. Sangre. Oro.

Two Cities – Two Lives

Every forest madly in love with the moon has a highway that crosses it from one side to the other