Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Abstracta|Monumenta

Edgar Solórzano

Estudio Marte 221° Ciudad de México 07/18/2019 – 08/10/2019

Edgar Solórzano, Abstracta|Monumenta (2019). Installation view. Image courtesy of Estudio Marte 221°

Edgar Solórzano, Abstracta|Monumenta (2019). Installation view. Image courtesy of Estudio Marte 221°

Edgar Solórzano, Abstracta|Monumenta (2019). Installation view. Image courtesy of Estudio Marte 221°

Edgar Solórzano makes a very interesting paradox visible in his most recent work, especially if we consider that the “true” image of time is itself a contradiction—since its function is to represent what we consider real. Abstracta|Monumenta represents the least feverish side of all this, because at no time within the artist’s graphic work there is a story to be recreated. On the contrary, it shows the materialization of one’s reality in narratives and scenes that are condensed as fetish objects, which opens another way to give step to a new dialogue between the image and the real, to finally have the opportunity to see other possibilities arise in the reading of his pieces, and in addition, to be about to emerge from another world molded by the artist, in the range that extends from ocular reception to plastic interpretation.

These possibilities given by an image that makes up any of the recent pieces of Edgar Solorzano becomes a double negation, because they only show an illusion of something that was, and becomes a representation on the plane of the real, turning the images into fetish objects, which originates a problematization that invites to deciphering of signs in the production of meaning through the interpretation of such attributes. This acts as codes that move in the symbolic, the imaginary and the real.

Abstracta|Monumenta is not reduced to the object as a product, it goes further when it works with resources—not tangible material objects—of the world and problematizes the sectors of daily life. Metaphorically, Edgar Solorzano extracts the essence of life to place it on a map that participates in the construction of space, of characters and dynamics that decipher the becomings of the world in the immanence of the matter that captures those codes. This manages to record how is that more concrete aspects of daily life—work, hobbies, spirituality, personal and intimate life—remain anchored in the everyday where the image transcends the immediate.

—Text and curatorship by Félix Feria

Estudio Marte 221°

Edgar Solórzano, Abstracta|Monumenta (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Estudio Marte 221°

Edgar Solórzano, Abstracta|Monumenta (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Estudio Marte 221°

Edgar Solórzano, Abstracta|Monumenta (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Estudio Marte 221°

La soledad y el anonimato generan frustraciones y miedos, pero también pérdida de intimidad y la multiplicación de los controles sociales. Las grandes concentraciones humanas pueden llegar a dar miedo, pero también lo dan las ciudades vacías durante los fines de semana o en vacaciones. La excesiva homogeneidad es insípida, pero la diferencia inquieta. La ciudad y su magia, según André Breton: “donde siento que en cualquier momento puede suceder algo interesante… donde el espíritu de aventura habita aún en muchas de sus gentes”. En la ciudad no se teme a la naturaleza, sino a los otros. La posibilidad de vivir o el temor a la llegada súbita de la muerte, el sentimiento de seguridad o la angustia engendrada por la precariedad que nos rodea son hechos sociales, colectivos, urbanos. Se teme a la agresión personal o el robo, los accidentes o las catástrofes (incluso las de origen natural, que son excepcionales, se agravan considerablemente por razones sociales, por ejemplo, el gran terremoto reciente en la Ciudad de México). Mezcla de conocimiento cotidiano y de sorpresa inesperada, de seguidores y de incertidumbres, de soledades y de encuentros, de libertades probables y de rupturas posibles, de privacidad y de inmersión colectiva. Es la búsqueda o la reinvención del erotismo de la ciudad, lugar de transparencia y de sentido, pero también de misterio y transgresión. (Bataille, L’Érotisme).

Nuestro andar cotidiano es un período de construcción de nuevas estructuras y por lo tanto, un momento histórico caracterizado por la debilidad de las certezas. La ciudad, a pesar de todo, permanece y renace. Donde que la monumentalidad se convierte en elemento de integración para la cohesión del pasado y el presente.

Edgar Solórzano hace visible una paradoja muy interesante en su trabajo más reciente, pues si consideramos que la “verdadera” imagen del tiempo es en sí una contradicción —ya que su función es representar aquello que consideramos real—, Solórzano representa el lado menos febril de todo ello. En ningún momento dentro de su trabajo gráfico muestra narrativamente una historia por ficticia, al contrario, su obra muestra la cosificación de la propia realidad en narrativas y escenas que se condensan como objetos fetiches, lo cual abre otro camino para dar paso a un nuevo diálogo entre la imagen y lo real, para tener al fin la oportunidad de ver nacer otras facultades, otras posibilidades y, por añadidura, estar a punto de ver surgir otro mundo moldeado por el artista, en el intervalo que se extiende de la recepción ocular a la interpretación plástica.

Estas posibilidades que otorga una imagen que compone cualquiera de las piezas recientes de Edgar Solórzano, se vuelve una negación doble, pues en ellas sólo se muestra una ilusión de algo que fue y se convierte en una representación en el plano de lo real, convirtiendo las imágenes en un objeto de fetiche. Ésta origina una problematización que invita a un desciframiento de signos en la producción de sentido a través de la interpretación de tales atributos, las cuales actúan como códigos que se trasladan en lo simbólico, lo imaginario y lo real. Por supuesto, Abstracta|Monumenta no se reduce al objeto como un producto, pues va más allá cuando trabaja con recursos (no objetos materiales tangibles) del mundo y problematiza los sectores de la vida cotidiana. Metafóricamente, Edgar Solórzano extrae la esencia de la vida para colocarla en un mapa que participa en la construcción del espacio, de personajes y dinámicas que descifran los devenires del mundo en la propia inmanencia de la materia que capta dichos códigos, los cuales logra documentar como aspectos más concretos de la vida diaria —trabajo, pasatiempos, consumo, espiritualidad, vida personal e íntima, etc.— quedando anclada en lo cotidiano donde la imagen trasciende lo inmediato.

—Texto y curaduría por Félix Feria

Estudio Marte 221°

Tags: , , , , ,

Future Form

Prepared Screen

Tejido y piedra

Rancho Infierno