Reseñas - Estados Unidos

Melinda Kozel

Tiempo de lectura: 8 minutos

A
A

22.02.2018

Monarchs: Brown and Native Contemporary Artists in the Path of the Butterfly, en Bemis Center, Omaha, Nebraska, EE.UU.

By Melinda Kozel, Omaha, Nebraska, EE.UU.
7 de diciembre de 2017 – 24 de febrero de 2018

El Centro de Arte Contemporáneo Bemis inauguró el invierno pasado en Omaha, Nebraska, Monarchs: Brown and Native Contemporary Artists in the Path of the Butterfly. La exhibición, curada por Risa Puleo —la primera en ostentar el título de Curadora en Residencia en el Centro Bemis— busca abordar el resultado contemporáneo de una larga y entramada historia de movimiento contada a través de temas de migraciones, herencia y transformación.

Monarchs celebra la amplitud total de aquello que las poblaciones indígenas y migrantes trajeron al mundo y cómo sus descendientes contemporáneos crean arte que honra una tradición de artesanía y ceremonia mientras esperan y sientan las bases para un nuevo sentido de tradición.

En la primera sala encontramos a aquellos artistas que enfocados en la migración amplificaron más que sólo el viaje literal en cuestión. Mientras Wendy Red Star y Francisco Souto referencian los hitos topográficos, turísticos y aquellos relacionados con el orgullo de la comunidad que relatan la experiencia de las poblaciones indígenas, otros como Cannupa Hanska Lugar, Marty Two Bulls, Jr y William Cordova vieron que este camino llevaba a la inmovilización. Ya sea desplazados por el colonialismo o la deportación o atrapados por el aumento del alcoholismo y la pobreza, esta experiencia queda ilustrada por una colección de restos del entorno consumista embellecidos con plumas y esmaltes cerámicos: los tenues rastros de una cultura enterrada bajo el peso del vicio y la explotación mientras aún se intenta mantener la distinción.

Además, esta idea de desplazamiento reitera la inspiración de la mariposa. El viaje que se ha realizado no tiene en cuenta los límites literales. Cuando la tierra te pertenece —como se refuerza en la filosofía cultural de estos artistas— tú eres monarca de esa tierra y tienes el derecho de reclamarla. Entonces, cuando estos artistas hablan de migración, a veces refleja una migración forzada por el neocolonialismo para imponer intereses capitalistas. Mientras observamos a personas que forman parte de nuestro país ser deportadas, en todo el sentido de la palabra, o que han tenido sus tierras confiscadas por oleoductos, nos damos cuenta de que los sistemas que decidieron que la existencia de personas de color y/o nativas fueran un inconveniente aún asignan valor en función de lo que el sistema tiene que ganar.

La mariposa monarca, de hecho, como especie intenta un viaje de 3,000 millas desde México a Canadá dos veces al año, pero siempre es una generación diferente de mariposas de aquellas que comenzaron este viaje que deben completarlo. De la misma manera, la experiencia de las poblaciones de personas que hacen estas travesías no termina donde se asientan. Los viajes de las comunidades nativas y las personas inmigrantes evolucionan con el tiempo a medida que sus historias personales, su historia común, sus identidades y su cultura se transmiten y enriquecen gracias a la experiencia de los que vienen después. Por ejemplo, no podemos simplemente describir a las personas de México a partir de un único conjunto de intereses o estéticas, ya que continuamente se representan y reinventan a sí mismos de maneras nuevas y profundas de acuerdo a sus circunstancias. Miramos el pasado, presente y futuro de México y su gente para entender quiénes son.

Siguiendo el enjambre de mariposas de cobre de Margarita Cabrera que literalmente vuelan de una habitación a otra, la segunda galería acoge a artistas que representan ideas de herencia mismas que amplifican la idea de construir sobre su pasado en el presente. Su trabajo utiliza el simbolismo, el estilo y el material que destaca una memoria cultural en lo que se refiere a la experiencia contemporánea. La artesanía y el comercio, un baluarte de la historia económica de estas poblaciones, refuerzan la conciencia de lo que se pierde con el tiempo. Artistas como Nancy Friedemann-Sánchez y Harold Méndez honran el trabajo y la técnica que construyeron su historia utilizando el ritual, la tecnología y la abstracción y presentan una nueva idea de lo que es y significa la historia nativa en el contexto sociopolítico actual de los EE.UU. Un claro ejemplo de esto son los sarapes de Iván Lozano compuestos de imágenes digitales y ensamblajes de suciedad geográficamente específica que nos muestran que la historia está en constante desarrollo.

Finalmente, los artistas que examinaron la transformación fueron inspirados por el ritual y la ceremonia como un impulso a la idea del viaje que hacemos como personas (como cultura) por la forma en que nuestro pasado y nuestro presente afectan nuestra capacidad de crecer y participar.

Muchos de estos artistas también utilizaron artesanía tradicional y textil en su trabajo ya que el rendimiento y la experiencia divergen de las ideas compartidas de miedo, dolor y control. La obra Soil de la artista de Omaha Sarah Rowe, muestra una serie de pañuelos manchados con un anillo de aceite de una manera tan uniforme que da la impresión de que el aceite estaba en el aro de bordado para comenzar. Esta pieza me ayudó a entender que una historia mezclada con la opresión o el desplazamiento siempre deja una marca indeleble que te impactará profundamente sin importar lo que trates de hacer. Esta impronta se hereda o incluso es instintiva.

Curiosamente, la idea del registro de archivos era prominente; no solo como documentos literales y como una manera de medir el tiempo y la experiencia —como en el caso del archivo arcoíris Map Pointz de Guadalupe Rosales sobre las cuadrillas de fiestas y la escena rave Latino en la década de 1990 en LA—, sino también como el recordatorio viviente de lo que esta historia significa para el futuro, como sucede en Is Our Future a Thing of the Past? de Josh Rios y Anthony Romero alrededor del futurismo Chicanx.

A medida que el legado de nuestra interacción con grupos de migrantes o indígenas acumula tratados, proclamas, leyes y prohibiciones, la historia de la división y la organización se convierte en un telón de fondo para la forma en que estas poblaciones han experimentado la historia en el país que compartimos. Las palabras de los diversos tratados expuestos en la instalación Broken Treaty Quilts de Gina Adams ilustran la marca indeleble de opresión y marginación que estas acciones dejan en el legado de estas comunidades y la forma en que sus vidas se ven afectadas a partir de ese momento. Si una colcha es, literalmente, el conjunto de múltiples piezas y puntadas, las colchas históricas de las experiencias de las comunidades de color se construyen por la multitud de sus componentes, una gran parte de los cuales no son su decisión.

En contraste con este medio tradicional, el video desempeñó un papel destacado en el trabajo de muchos artistas. Los videos colocan al artista o su tema en el centro de la obra y te obligan a verlxs a ellxs y a su humanidad como lo que es, y no como una representación empaquetada de una vasta cultura construida para los medios hegemónicos. La pieza de Donna Huanca, Dressing the Queen sigue el revestimiento en capas con muchas piezas de ropa y telas sobre una mujer hasta el punto en que apenas se ve su cara para después, subsecuentemente, ser “desvestida”. Imagino que la responsabilidad de tener que representar una cultura, una raza, una religión, un género o una filosofía es tan pesada que se siente que no importas como persona; solo importa cómo otros pueden recopilar una narración a partir de ti. Poco después, la audiencia que quedó cautivada por tu exotismo y lucha ha avanzado y tú quedas, una vez más, contigo mismx.

Monarcas: Brown y Native Contemporary Artists en el Path of the Butterfly ofrece algo que la gente en Nebraska puede ser que no reconozca enteramente: la idea de que las personas de las Primeras Naciones y los ciudadanos e inmigrantes latinos existen más allá de un libro de texto de historia, un punto de discusión o un objetivo político. Al mismo tiempo, evidencía como nobilizamos una cultura rica y su contribución histórica, como la de los nativos americanos, para condensarla en una identidad empaquetada que homogenice y devalúe la pluralidad y diversidad que caracteriza a estas culturas.

Al igual que la mariposa monarca, el viaje que define la existencia de las comunidades que esta exposición acoge es complicado, persistente, transformador, fragmentado y un poco de un milagro. No pueden hacerlo solo, no se detiene en ellxs y siempre llegaran del otro lado cambiadxs, una transformación que nunca se detiene. Lo que obtengo de este viaje representado, como alguien que nunca ha experimentado esta realidad, es la capacidad de comprender la dicotomía del valor y la lucha que este complicado legado representa para los inmigrantes y las comunidades de las Primeras Naciones.

La mariposa monarca sirve como una encarnación viva de la conectividad que tenemos como personas. Las culturas indígenas en nuestro país cruzaron fronteras para cumplir un propósito intrínseco y han dependido unas de otras para realizar plenamente ese propósito. La interrupción de su entorno natural y la amenaza a su identidad cultural aún persisten ya que los derechos ambientales, civiles y humanos siguen siendo un blanco vívido. Cómo honramos sus caminos se conecta en gran medida con la forma en que entendemos nuestra responsabilidad de preservar su tradición, levantar sus voces y ser administradores de la tierra.

 

 

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha