fbpx

Blog - Valle Sagrado - Perú

Tiempo de lectura: 3 minutos

A
A

09.11.2021

«MICAELA: La sangre de todas», de Cecilia Jurado Chueca en las salas de Vigil González, Valle Sagrado

«Estas luchas, como las de otras mujeres, han buscado un cambio. Por un lado, la derrota colonial, pero por otro, cambiar una historia escrita por hombres.»
Del 23 de octubre al 4 de diciembre de 2021, en Vigil Gonzales galería

VIGIL GONZALES se complace en presentar MICAELA, exhibición individual de la artista C.J. Chueca (Lima, 1977), en nuestras salas del Valle Sagrado de los Incas. MICAELA: La sangre de todas, es una exposición concebida en el marco del interés de la artista sobre el personaje de Micaela Bastidas (Tamburco, 1744 – Cuzco,1781) en la historia pre-republicana, la construcción de su rol como líder en la gesta de la independencia, particularmente en la rebelión de Tinta, y sobre todo la significación de su participación como sinónimo de leyenda en la lucha americana contra la opresión y explotación colonial. Cabe mencionar que Bastidas fue torturada y brutalmente asesinada en la Plaza de Armas de Cusco.

Este proyecto de exhibición busca conectar con la figura de Micaela Bastidas, de raíces amerindias, ofreciendo una experiencia reflexiva desde una teoría del feminismo apoyados en hechos históricos. La artista, a través de lo que encarna Micaela, desea plasmar luchas femeninas tanto de emancipación como de la transformación de heridas. Estas luchas, como las de otras mujeres, han buscado un cambio. Por un lado, la derrota colonial, pero por otro, cambiar una historia escrita por hombres.

Para la artista, la figura de Micaela Bastidas puede llegar a encarnar nuevas viejas problemáticas que atañen a las mujeres de distintos tiempos históricos. Entre ellos podemos encontrar la opresión, el acoso, las violaciones y violencias sistémicas, la discriminación, entre otras. Desde una perspectiva interseccional, estos problemas no yacen aislados entre sí, sino que también se entrecruzan conformando un complejo enmarañado social en el cual son víctimas las mujeres (De la Cadena 1992). Ante una falta de un modo verbal para poder comunicar esta encarnación de nuevas problemáticas, Chueca propone comunicarlo a través de la exposición y una cuidadosa elaboración y selección de obras.

La exposición consta de tres salas. La primera está rodeada por un rojo masivo teñido a través de las obras y de la coloración de la luz natural. Al entrar se ve a Micaela lavando en un río de sangre, viendo al espectador con una mirada de intruso. Al lado, se muestra una pared rota de color rojo intenso y cerca de Micaela, en el suelo, una serpiente mestiza. Se hace referencia a lo mestizo, por el carácter también mestizo de Micaela. La figura de la serpiente también hace un guiño a una posible movilidad dentro de distintos grupos sociales al no solamente pertenecer a uno, sino que sea una mezcla de varios. Sin embargo, ¿hasta qué punto esta movilidad es posible?. 

En la segunda sala, se presenta como un espacio de transición, pálido y desnudo. Se muestran 3 pieles estiradas en marcos de aluminio. Estas están dispuestas de tal manera que hacen alusión a las montañas, o apus. En el suelo se pueden encontrar otras mudas de piel de serpiente, las cuales hacen referencia al dejar atrás algo, entrar en un nuevo periodo de vida, a una renovación. Parece que el espíritu de Micaela ha habitado todo lo que nos rodea, el suelo, el aire, la tierra, pero su posesión es como un murmullo esta vez, no podemos verla pero sabemos que está aquí. En la tercera sala, el agua sube. La vemos de nuevo, entrando en un remolino de agua. ¿Pero está entrando o está saliendo? ¿Se va para siempre o vuelve? Se ha convertido en agua y el agua es imparable.

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha