fbpx

Blog

Tiempo de lectura: 3 minutos

A
A

12.11.2015

Cada vez que me encuentro con la muerte pienso en ti

IFAL Casa de Francia, Ciudad de México, México
17 de octubre de 2015 – 21 de noviembre de 2015

0Z2A7495

0Z2A7534

0Z2A7556

Curada por Dorothée Dupuis

Emmanuelle Lainé desarrolla, desde hace algunos años, instalaciones que mezclan acciones in situ, gestos premeditados e imágenes trompe-l’oeil que presentan al taller como una matriz conceptual de producción, emancipado de su dimensión física, casera. Los lugares de exhibición que acogen sus obras son estudiados con antelación, con el objetivo de maximizar la alteración de sus características espaciales a través de técnicas simples pero que den resultados a menudo espectaculares. Las instalaciones mezclan fotos de espacios y elementos físicos, que no sabemos bien si forman parte de la obra o sólo participan en el caos general, materializando indirectamente la presencia indicativa e omnipresente de la artista. Las obras de Emmanuelle Lainé se enfrentan de manera voluntaria al espacio, considerando el taller y el lugar de exposición como medios en sí mismos. El quehacer se asimila aquí a un modo de producción de pensamiento específico, inscribiendo su trabajo en los debates actuales sobre las prácticas artísticas llamadas “pos-taller”. Para Lainé, la fotografía es una herramienta como cualquier otra, que le permite actualizar géneros como la naturaleza muerta, las representaciones barrocas de colecciones de objetos fuera de escala y sus perspectivas complicadas.

Para la exposición en la Casa de Francia, la artista decidió jugar con la confusión posible entre el espacio de la galería y otro lugar de exposición, en el que realizó –y documentó– una instalación tres años atrás, en les Ateliers des Arques, un programa de residencia artística en un pueblito del sureste de Francia. No es posible imaginar, por mucho tiempo, que la galería del IFAL esté realmente llena de objetos, a pesar de la extrema precisión de la fotografía monumental, realizada por André Morin, un fotógrafo de exposición muy conocido en Francia, con quien Lainé trabaja a menudo. Muy pronto, la hipótesis del trampantojo desaparece para dar lugar a una tentativa de interacción más ambigua con el espectador. Aunque muy legible, tanto por su definición como por su realismo, la imagen permanece compleja. Está contaminada por varios elementos espaciales que la diferencian de una sencilla representación, para jalarla al lado de la escultura: los reflejos de los espectadores, las variaciones de luz en el curso del día, el tornasol del agua ante las vitrinas. Lainé propone al espectador girar literalmente “alrededor” de la galería, proponiendo el espacio de exposición como objeto en sí mismo.

La versatilidad del lugar de producción/exposición se afirma como una de las dinámicas estéticas esenciales de la práctica de Lainé, quien busca también poner a prueba a la institución y cuestionar la galería o el centro de arte como lugar público, generador de interacciones, ya sean incandescentes o anecdóticas, entre los varios protagonistas que las practican. Interacciones públicas afirmadas por Lainé como definitivamente políticas, acercándose a debates filosóficos actuales sobre nociones como transparencia, acceso o intimidad. Revelando una relación antropomórfica, casi amorosa con el taller, los paisajes destrozados de Lainé pueden entonces ser considerados como reliquias de un crimen pasional, originado en el encuentro del artista, el espectador y el arte mismo.

http://ifal.mx/

Texto de Dorothée Dupuis
Fotografía: Ramiro Chávez
Cortesía de IFAL, Ciudad de México

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha