Blog

Tiempo de lectura: 3 minutos

A
A

19.12.2015

Bad Faith

Yautepec, Ciudad de México, México
22 de octubre de 2015 – 19 de diciembre de 2015

RP_BF_IV_01

RP_BF_IV_02

RP_BF_IV_06

El actor Paul Walker, mejor conocido por su papel como Brian O’Conner en las películas de Rápido y Furioso, nació en Glendale, California. La ascendencia de Walker es principalmente inglesa mezclada con un poco de sangre alemana, suiza e irlandesa. Sin embargo, su amigo cercano y co-estrella, Vin Diesel, le llamaba de cariño “Pablo”.

Ryan Perez, como un adolescente creciendo en el Inland Empire (un lugar a 80 kilómetros de distancia del Este de Los Ángeles) era un participante ávido de la cultura de carreras callejeras. Cuando Perez tenía 18 años, Rápido y Furioso se estrenó en cines incorporando casi de la noche a la mañana la cultura de las carreras callejeras a la cultura popular y lanzando una de las franquicias cinematográficas más exitosas de todos los tiempos. De repente las carreras callejeras tenían una nueva imagen, pero ninguno de los amigos corredores callejeros de Perez lucía como Paul Walker. Perez, desilusionado, dejo atrás las carreras callejeras.

Paul Walker murió trágicamente el 30 de noviembre del 2013 en Santa Clarita, California, en una calle tranquila llamada Hércules, un lugar popular para derrapar en el automóvil. Él y su amigo Roger Rodas iban dentro de un Porsche Carrera GT del 2005 color rojo. Se calcula que viajaban a una velocidad entre los 130 y 150 kilómetros por hora en una zona cuyo límite de velocidad es de 72 kilómetros por hora. Paul Walker, el humano, tuvo un final fiel a su imagen ficticia; demasiado rápido, demasiado furioso.

Bad Faith (del francés, mauvaise foi) es un concepto filosófico utilizado por los filósofos existencialistas Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir para describir el fenómeno donde un ser humano sucumbe ante la presión de las fuerzas sociales y adopta valores falsos, rechazando su libertad innata actuando por consiguiente, de manera inauténtica.

Optional, Keyless Entry (2015) es una serie de esculturas montadas en la pared que hacen referencia a las modificaciones de vehículos personalizadas y de fábrica. Sus paneles sobrepuestos — láminas de fibra de carbono, imágenes de la manija de un Prius C, modificaciones con calcomanías — funcionan como un diagrama de Venn de ideologías culturales opuestas: el automóvil como un símbolo de rebelión, conformidad, emoción, responsabilidad, ostentación y practicidad. En el centro opaco de cada diagrama existe el potencial de sentirse identificado y de desear todas las cosas al mismo tiempo.

I.E. Barbarians (2015) es una serie de fotografías a blanco y negro que muestran marcas de neumáticos y donas  — artefactos anónimos y extáticos — abandonados en una serie de callejones sin salida cuyo propósito racional es ambiguo dado que no sirven desarrollos residenciales. En el horizonte de cada imagen se encuentra una autopista que presuntamente conecta a los suburbanos con sus destinos, familias, lugares de trabajo y obligaciones.

Dos monitores, posicionados de manera vertical y a espaldas uno del otro, colocados sobre un soporte móvil componen la obra Moving Blanket (2015). En cada pantalla, la cámara se desplaza lentamente haciendo un acercamiento al patrón geométrico de las suturas de la superficie de una manta en movimiento.  La manta se encuentra en medio. Es la manifestación de la mala fe. Asegura el traslado oportuno de la historia de uno mismo hacia el futuro, la decisión libre que uno toma consigo mismo de no ser libre.

Paul Walker se convirtió en Brian O’ Conner, una imagen inseparable de la potencia automotriz.  Paul Walker no pudo haber muerto en un Prius, pero Paul Walker era en efecto, un mortal. Para Perez, la muerte de Paul Walker hizo de quien una vez fue un usurpador de su cultura,  alguien a quien se podía relacionar de nuevo. Because, Paul Walker (2015) es un gesto de reconciliación. La obra es un parasol con una impresión personalizada que muestra la frente y cabello de Paul Walker de un lado y del otro, la parte posterior de su cabeza. Dado que todos los automóviles tienen rostros — los faros son los ojos, la parrilla es la boca — esta obra completa su transformación.

http://yau.com.mx/

Cortesía de Yautepec, Ciudad de México

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha