19.09.2016

Inside Out

Nabil Ahmed y Manuela Moscoso en conversación alegórica acerca de la obra de Saskia Calderón.

 

1

I
Chi sá ben respirare, sá ben cantare, decían en el pasado los maestros de canto italiano. Respirar: absorber aire, captar el oxígeno y expulsar dióxido de carbono. Durante este proceso el cuerpo aspira y el cerebro envía un mensaje al diafragma para que se contraiga y así conseguir un ensanchamiento de tórax y una dilatación de los pulmones para la entrada de aire. A continuación su contrario, la espiración, produce una inversión en la presión intra-pulmonar en donde la contracción del diafragma y los pulmones se relajan y la caja torácica a su vez se contrae para expulsar el aire. Esta maniobra vital producida por lo general de forma casi inconsciente es la base para el estudio del canto lírico, que se diferencia por un conjunto de técnicas vocales específicas para cantar música docta como la ópera, el lied o la cantata. En contraposición a la música popular, el canto lírico se genera de manera académica.

Además de estudiar bellas artes, Saskia Calderón se especializó en canto lírico, estudios que realizó durante cerca de veinte años en un conservatorio de música en Ecuador. Es decir que además de estudiar teoría de la música o solfeo, Saskia tiene la capacidad de controlar el flujo del aire para dominar aspectos del fraseo o intensidad de voz. Sabe emplear sus abdominales largos si quiere emitir sonidos largos y fuertes, o usar los músculos intercostales si quiere notas picadas cuyo flujo de aire no es constante. Es capaz de dirigir el conjunto de músculos ubicados en la cabeza llamados resonadores (nasal, oral, faringe) para recibir las vibraciones de sus cuerdas vocales y convertirlas en un sonido amplificado único e irrepetible, sin utilizar ningún sistema técnico de ampliación. Saskia aplica la inspiración por la nariz en los silencios para favorecer la segregación de saliva necesaria para humedecer la faringe y no dañar sus cuerdas vocales, como también conoce su sistema de resonancia corporal, su velo de paladar, laringe, su lengua, mandíbula y labios. Saskia percibe, siente y piensa con el cuerpo y a través de ejercicios vocales experimenta diferentes variaciones y el poder de transformación de su cuerpo.

4

I

Quiero tratar de trazar una genealogía. Es una edición corta, lo sé, sobre la duración promedio de una canción punk. La proclamación de la entrada en el mundo de la especie humana sucede a través de un fuerte grito, mucho antes de la desterritorialización de signos y símbolos, del lenguaje, de la gramática, su aparato administrativo y su significado. Los pulmones empujan el aire en su interior y a través de un delicado ejercicio entre la laringe y las articulaciones, los labios, la lengua, la nariz, la boca, transforman este aire en algo audible. “Llenarse la boca con palabras en lugar de alimentos y ruidos”. La retórica del hombre astral es el proceso de someterse a la desterritorialización de la cara. “¡No hable con la boca llena, es muy mala educación! Usted puede bien sea hablar o comer. No las dos. ” Guattari nos recuerda la comedia de las buenas maneras de mesa. Cuando trato de hablar y comer al mismo tiempo, dos procesos diferenciados tienen lugar simultáneamente. Por un lado, la comida se desintegra en un “caos aspirado por la carne” entre la masticación y la deglución. Por otra parte, una variedad de las articulaciones de la voz es el reconocimiento de un exterior diferenciado. La oralidad se encuentra en la intersección de la agregación y su opuesto. Más bien, hablar con la boca llena es “una danza del caos”. Revelando el alma, Saskia se vomita a sí misma en La técnica vocal (2014). Recuerdo mirar la documentación fotográfica en Cuenca y pensar en los góticos del trópico. Oh, el horror. Sangre-eco. Celine tenía razón, tal vez. “Sabe, en las Escrituras dice: “en el principio estaba la palabra. “¡No! En el principio estaba la emoción. La palabra vino después, sustituyendo la emoción como el trote sustituye al galope. Mientras que la ley natural del caballo es galopar, se ve obligado a trotar. El hombre fue separado de la poesía emocional y empujado a la dialéctica, es decir, el salpicar, ¿no es así? ” M. M. S. C. ¿Cuál es la materialidad del sonido y de la emoción?

5-butano-c4h10

II

La práctica artística de Saskia estudia, desde la plasticidad y porosidad de su propio cuerpo, la experiencia de ser parte de su entorno, que a diferencia de una concepción cartesiana de estar en el mundo, significa estar continuamente dentro de un proceso de “hacer-mundo”. Saskia se centra en la vitalidad de los cuerpos y establece vínculos entre elementos culturales y naturales para preguntarse, ¿qué nos hace personas? Se resiste a partir desde una percepción de nosotros mismos como una entidad dada y más bien se enfoca en cómo el devenir cuerpo depende de la convergencia entre substancias, propiedades y relaciones sociales. Engullir un bocado de aire insonoro, incoloro, inodoro, insípido y reactivo no es solo un proceso vital o un ejercicio vocal; es también una invitación a engullir propiedades que participan de fuerzas ecológicas, políticas, culturales y materiales. Es decir, Saskia elabora una experiencia consciente de obtener aire del exterior y ponerlo en contacto con el interior de su cuerpo para así evidenciar efectos sociales y procesos históricos que contribuyen a formaciones identitarias en el presente.

2

Opera Onowaka (2014), una pieza de performance y obra sonora, es una ópera producida en cooperación con espíritus de la selva, siguiendo una cosmología Huorani. Después de un viaje a la selva amazónica ecuatoriana en búsqueda de herramientas que le permitan dar voz a los espíritus, Saskia compone una partitura regida por fuerzas que no distinguen entre los mundos físicos y espirituales. Este ejercicio de traducción busca ritmos vitales que permitan la emergencia de una materia natural y cultural, una serie de ecos. En cada bocado de respiración necesaria para la activación sonora, Saskia engulle una vez más la visión Huorani, poniéndola en contacto con su cuerpo para transformarla y transformarse. Opera Onowaka es un experimento de co-autoría que no sólo revierte la relación entre individuo y colectivo (la base fundamental de la propiedad intelectual), sino que también, al igual que en otros trabajos, problematiza intersecciones entre conocimiento y experiencia, entre fuerzas locales y globales.

II

Querida Manuela, cuando leí tu texto se me ocurrió lo siguiente como respuesta, una imagen que me ha marcado desde la primera vez que vi la película, aunque no puedo recordar cuándo fue exactamente. De la antigua ciudad en las colinas llegan en oleadas las voces de unas mujeres que no se pueden ver. En La batalla de Argel (Gillo Pontecorvo, 1966), el ruido de las mujeres argelinas lamentándose acecha la pantalla. Sus aullidos son el duelo por los muertos. Cubiertas por velos ya que son como la Kasbah, su ulular es como un enjambre, un bosque de ruido. Su ruido delimita su territorio. Ulular es celebración y duelo. La voz de tono alto emana desde adentro y se extiende a medida que la lengua se mueve rápidamente como un oscilador. Se mueve por fuera de la ley del lenguaje. Como un bloque de afecto, es imposible de ignorar. El primer sonido que un feto oye es el de la madre. Sonoridad contra significado, lo que Michel Chion llama desde la ‘noche del útero’, a medida que el bebé oye el primer ruido en la oscuridad. Para Chion, la sonoridad de la voz de la madre viene antes que el significado de las palabras del padre. Pero lo sonoro no está totalmente imbricado en la falta de sentido. La sonoridad de la voz de las madres se mueve en oleadas durante la formación misma de la cóclea, el órgano del oído.

7

III

Movimiento a través de humanos y naturalezas no humanas. Nuestros cuerpos, sistemas abiertos interconectados con el mundo, fronteras fluidas donde nada es completamente autónomo. Las relaciones objeto-sujeto se aflojan para dar la posibilidad a ser poseídos de forma múltiple para ser múltiples realidades (y no desde múltiples perspectivas). ¿Qué tan definido tiene que ser el cuerpo humano para que sea exacto? ¿Para ser comprendido? La práctica de Saskia sugiere un enredo activo entre el yo y el entorno. En (2016), cuyo título es la fórmula del petróleo, Saskia se basa en la cosmovisión del pueblo indígena Secoya en el Ecuador, quienes en una de sus narrativas en torno al origen explican que son descendientes de los que moraban en Gimocopain y que es el dios Nañe quien los saca del interior de la tierra. Al igual que el petróleo, los Secoyas son seres del mundo subterráneo. Ambos cohabitan el mismo territorio. Sin embargo, el petróleo, al no ser una materia política ni económicamente neutral, participa de la micro-política de los Secoyas de una forma a veces amenazante. En este trabajo Saskia busca otorgar al petróleo conexiones que añadan realidades, formas de ser que no son reveladas por una fórmula química. Para ello realiza un ejercicio en donde el petróleo se resiste a ser categorizado únicamente como un producto a ser descubierto y extraído, sino que más bien busca ser entendido como una entidad que es materia no humana y humana, es decir, un poco Secoya, como los Secoyas son también un poco petróleo. Saskia crea un mestizaje entre los diferentes lenguajes y produce una partitura que se basa en los diez componentes químicos del petróleo, para convertirlos en el idioma de los pueblos que existieron antes de ser extraídos por Nañe. Este idioma nuevo, sin haber sido jamás escuchado antes, es la voz de una substancia material que no sabe hablar, que a su vez reclama la existencia de entidades humanas y no humanas abiertas unas a las otras, irreductibles a solo un discurso o a una sola explicación. Al igual que otros performances de Saskia, retumba con problemáticas ambientales, sociopolíticas e identitarias tales como los derechos de los pueblos indígenas y de la naturaleza. Los cuerpos se presentan como reversibles, siendo partes activas del mundo exterior, sin fronteras exactas, complicados, ontológicos; tan naturales como una montaña, un río, una flor; tan culturales como un espíritu o una formula química. Saskia explora el cuerpo permeable en relación a hacer-mundo en un mundo-materia, en donde todo potencialmente puede ser simultáneamente un infinito hacer/ser y una resistencia a hacer/ser.

3

III

El bosque es un complejo ensamblaje de suelos, geología, clima y vida. El bosque es material como el sonido, es escultural y denso. Históricamente, los bosques son espacios dinámicos de violencia, misterio y revuelta, pero cuando el estado y el capital explotan el bosque como un recurso, es para intentar concederle un orden. Los bosques son parte de los bienes comunes planetarios, los pulmones verdes de la tierra. Por fuera del círculo del conocimiento científico y el llamado progreso, para los pueblos indígenas los bosques son ecológica y espiritualmente un espacio de la memoria; para todos nosotros son espacios de esperanza. En la obra de Saskia el bosque es una banda sonora, una puntuación, una composición, un estribillo y contrapuntos melódicos fluyendo juntos, caóticos, un coro entero. El bosque ofrece espacio para los animales y los espíritus por igual. Extendiendo la atenuación más allá del mundo humano, Saskia escucha las voces sostenidas, las acciones, el rehacer de mundos antiguos. Entre sus labios y su lengua se reavivan las transcripciones de una práctica más que más que humana, es arcana. Reconozco el timbre, la recolección de colores de tonos similares a partir de múltiples fuentes más allá de la esfera de lo audible. Juntos conforman un efecto de coro brillante y rico que canta un lamento, una evidencia sónica poética. Resistencias de los pueblos indígenas en contra de todo futuro etnocidio petrolero y mineral. ¡No puede hablar, pero sabe! Piaguaje, Yumbo, Moshawri, Yiyoguaje, Aguinda, Keta, Quemana, Pargas, Mintua, Maro, Waijo, Ocobeto, Ocome, LLare, Payaguaje, Maniguaje, Grefa, Lucitande, Criollo, Yiyocuro, Tangoi. Cada nombre es instantáneamente subrayado en rojo a medida que los escribo en Microsoft Word versión 14.0.0. Al igual que Psyque, Saskia va en busca de los seres del inframundo. M. M., S. C. ¿Cuál es la materialidad de la selva? Contra todas las formas de abstracción capitalista y (con todo mi ser) por la narrativa y la maravilla, en los procesos profundos espirituales-materiales de llevar petróleo a los espíritus, separando el petróleo de los espíritus y mezclando de nuevo a los espíritus. ¿No es una extraña pero familiar alquimia?

 

filter by

Category

Geographic Zone

date