Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Después de mucho tiempo, dijimos cosas inolvidables

Curaduría por Daril Fortis y Eduardo Lozano Murillo

Fortis | Lozano Tijuana, Baja California, México November 9, 2019 – December 7, 2019

Aldo Guerra, Cámara oscura (2019). Tinta serigráfica sobre vidrio en planos seriados y proyección monocanal. Foto por Andrea Vázquez

Marcos Ramírez ERRE, I am the other (2019), texto grabado sobre espejo; Burned bridges (2019), maqueta de madera flameada; Enrique Ciapara, Sin título (paisaje amarillo) (2017), acrílico sobre tela; Sin título (montaña blanca) (2018), acrílico sobre tela. Foto por Andrea Vázquez

Marisa Raygoza, Dry clean blues (2019), prenda de vestir intervenida; Si lugares (2019), concreto, vidrio, tierra, piedras y ramas secas. Foto por Andrea Vázquez

Anteriormente, en Tijuana era común que se organizaran exposiciones en casas de amigos, edificios semi-abandonados, salones de belleza. Lugares donde se propició la experimentación, el goce y el desarrollo de afectividades que poco a poco soportaron una escena artística. Esta muestra surge de la invitación a volver a estos sitios de exhibición alternos a los institucionalizados. Además, es el germen de una investigación sobre el quehacer artístico de una generación que tuvo fuerte visibilidad internacional durante la década de los 2000, a través de la institución, curadores y programas binacionales.

Revisamos algunas de estas trayectorias, ¿dónde están?, ¿qué están produciendo?, ¿cómo se ha transformado su creación artística?, ¿cuál es el vínculo entre ellas? La exposición es un ensayo que despliega estas preguntas a través de las imágenes originadas por la convivencia de las obras seleccionadas, generando un espacio para el pensamiento. Intentamos mostrar el fenómeno que hemos sido capaces de percibir por medio de la investigación y el testimonio de los artistas. Como todo ensayar, se trata de algo inacabado, una versión posible pero no definitiva.

La exhibición está integrada por obra reciente de ocho artistas: Mónica Arreola, Alida Cervantes, Enrique Ciapara, Aldo Guerra, Ingrid Hernández, Hugo Lugo, Marcos Ramírez ERRE y Marisa Raygoza. En muchos casos, lo que presentan son experimentaciones de su trabajo artístico, acudiendo a lenguajes y aproximaciones diversas. El cuerpo de obra de este grupo de creadores aborda temas como cuerpo, raza, género, paisaje, naturaleza e intimidad, que son vistos bajo el registro de las condiciones socio-económicas que las relaciones entre México y Estados Unidos determinan. Si algo une a estos artistas, es su contexto. La dinámica social de esta zona geográfica es detonante de sus procesos. 

Han pasado años desde que estos creadores emprendieron su carrera artística. Sus inicios nos llevan a reuniones en cafés, cursos, talleres y universidades. Aprendieron de personajes que llegaron a esta ciudad con ideas nuevas y formas de pensar el arte. Algunos comenzaron antes, otros se encontraron en el camino.

Aquí mucho tiempo son un par de décadas y las cosas inolvidables son obras de arte. Esta exposición, más que un espacio para exhibir, es un lugar (de memoria) que nos permite ensayar desde la producción artística de estos autores que, después de mucho tiempo, han dicho cosas que no podemos, ni debemos olvidar.

—Texto y curaduría por Daril Fortis y Eduardo Lozano Murillo

Daril Fortis

Eduardo Lozano Murillo

Aldo Guerra, Cámara oscura (2019). Tinta serigráfica sobre vidrio en planos seriados y proyección monocanal. Foto por Andrea Vázquez

Marcos Ramírez ERRE, I am the other (2019), texto grabado sobre espejo; Burned bridges (2019), maqueta de madera flameada; Enrique Ciapara, Sin título (paisaje amarillo) (2017), acrílico sobre tela; Sin título (montaña blanca) (2018), acrílico sobre tela. Foto por Andrea Vázquez

Marisa Raygoza, Dry clean blues (2019), prenda de vestir intervenida; Si lugares (2019), concreto, vidrio, tierra, piedras y ramas secas. Foto por Andrea Vázquez

Anteriormente, en Tijuana era común que se organizaran exposiciones en casas de amigos, edificios semi-abandonados, salones de belleza. Lugares donde se propició la experimentación, el goce y el desarrollo de afectividades que poco a poco soportaron una escena artística. Esta muestra surge de la invitación a volver a estos sitios de exhibición alternos a los institucionalizados. Además, es el germen de una investigación sobre el quehacer artístico de una generación que tuvo fuerte visibilidad internacional durante la década de los 2000, a través de la institución, curadores y programas binacionales.

Revisamos algunas de estas trayectorias, ¿dónde están?, ¿qué están produciendo?, ¿cómo se ha transformado su creación artística?, ¿cuál es el vínculo entre ellas? La exposición es un ensayo que despliega estas preguntas a través de las imágenes originadas por la convivencia de las obras seleccionadas, generando un espacio para el pensamiento. Intentamos mostrar el fenómeno que hemos sido capaces de percibir por medio de la investigación y el testimonio de los artistas. Como todo ensayar, se trata de algo inacabado, una versión posible pero no definitiva.

La exhibición está integrada por obra reciente de ocho artistas: Mónica Arreola, Alida Cervantes, Enrique Ciapara, Aldo Guerra, Ingrid Hernández, Hugo Lugo, Marcos Ramírez ERRE y Marisa Raygoza. En muchos casos, lo que presentan son experimentaciones de su trabajo artístico, acudiendo a lenguajes y aproximaciones diversas. El cuerpo de obra de este grupo de creadores aborda temas como cuerpo, raza, género, paisaje, naturaleza e intimidad, que son vistos bajo el registro de las condiciones socio-económicas que las relaciones entre México y Estados Unidos determinan. Si algo une a estos artistas, es su contexto. La dinámica social de esta zona geográfica es detonante de sus procesos.

Han pasado años desde que estos creadores emprendieron su carrera artística. Sus inicios nos llevan a reuniones en cafés, cursos, talleres y universidades. Aprendieron de personajes que llegaron a esta ciudad con ideas nuevas y formas de pensar el arte. Algunos comenzaron antes, otros se encontraron en el camino.

Aquí mucho tiempo son un par de décadas y las cosas inolvidables son obras de arte. Esta exposición, más que un espacio para exhibir, es un lugar (de memoria) que nos permite ensayar desde la producción artística de estos autores que, después de mucho tiempo, han dicho cosas que no podemos, ni debemos olvidar.

—Texto y curaduría por Daril Fortis y Eduardo Lozano Murillo

Daril Fortis

Eduardo Lozano Murillo

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Two Cities – Two Lives

Prussian Blue

Creación de archivos alternativos y provisionales para el diseño y la arquitectura en Chile

An act of construction