Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Vaivém

Curaduría por Raphael Fonseca

Centro Cultural Banco do Brasil São Paulo, Brasil 05/21/2019 – 07/29/2019

Vaivém (2019). Vista de instalación. © Edson Kumasaka. Imagen cortesía de Raphael Fonseca

Carmézia Emiliano, Haciendo hamacas (2013). © Edson Kumasaka. Imagen cortesía de Raphael Fonseca

Vaivém (2019). Vista de instalación. © Edson Kumasaka. Imagen cortesía de Raphael Fonseca

El Centro Cultural Banco do Brasil en São Paulo presenta la exposición Vaivém, presentando las hamacas de las artes y la cultura visual en Brasil. Con más de 300 obras de los siglos XVI al XXI y la participación de 141 artistas, entre ellos 32 artistas indígenas, el proyecto es comisariado por Raphael Fonseca —crítico, historiador del arte y uno de los curadores en MAC Niterói.

“Lejos de reforzar los estereotipos de la tropicalidad, esta exposición investiga los orígenes de las hamacas y sus representaciones iconográficas: al revisar el pasado, podemos comprender cómo los europeos se apropiaron de un objecto ancestral creado por los pueblos amerindios y más de cinco siglos después de la invasión de América, ocupa un lugar destacado en el panteón que constituye la noción de una identidad brasileña”, dice el curador, quien investigó el tema durante más de cuatro años para su tesis doctoral en una universidad pública.

Con pinturas, esculturas, instalaciones, fotografías, videos, documentos, intervenciones y representaciones, así como objetos de cultura visual, como cómics y sellos, Vaivém ocupa todos los espacios de exposición del CCBB São Paulo, desde el sótano hasta el cuarto piso, y está estructurado en seis núcleos temáticos y transhistóricos.

Recorriendo la exposición

Vaivém comienza con Resistencias y Permanencias en el sótano del edificio y muestra las hamacas como un símbolo y objeto omnipresente de la cultura de los pueblos originarios de Brasil. “Incluso con siglos de colonización e incluso con crisis políticas recientes sobre los derechos indígenas, se han perpetuado como una de las muchas tecnologías amerindias”, dice Fonseca.

En este núcleo, la mayoría de las obras son producidas por artistas contemporáneos indígenas, como Arissana Pataxó. En el video inédito Hamaca de tucum, ella documenta a Takwara Pataxó, Dona Nega, la única mujer en Reserva da Jaqueira, Porto Seguro (Bahia), que aún tiene conocimiento sobre la producción de las viejas hamacas de los Pataxós, hechas con fibras extraídas de hojas de palma de tucum.

Carmézia Emiliano comenzó a pintar de forma autodidacta en el estado de Roraima. Se hizo conocida por los lienzos que registran la vida cotidiana de los indios Macuxi, muchos protagonizadas por mujeres. Se presentan pinturas hechas especialmente para el proyecto, así como obras más antiguas. También de la etnia Macuxi, Jaider Esbell creó una instalación llamada La capitiana cuenta nuestra historia. Se adjunta una hamaca de cuero de buey con un texto escrito por el artista y una publicación con documentos sobre las discusiones sobre las áreas indígenas de su estado.

Otro punto destacado es Yermollay Caripoune, quien vive en la región de Oiapoque, entre el pueblo y la ciudad, participa de su primera exposicion fuera del estado de Amapá. En la serie de seis dibujos que desarrolló para Vaivém, el artista presenta la narrativa de Karipuna sobre el origen de las hamacas.

El núcleo también reúne obras de otros importantes nombres del arte brasileño, como fotografías de artistas y activistas de las causas indígenas: Bené Fonteles y Cláudia Andujar, así como un objeto del Bispo do Rosario —una pequeña hamaca donde se le el título de la obra: hamaca socorro.

El segundo núcleo de la exposición, La hamaca como escultura, la escultura como hamaca, cuenta con obras que muestran hamacas basadas en el lenguaje escultórico y se distribuyen en diferentes espacios del CCBB São Paulo, comenzando por el lobby. Red social consta de una instalación interactiva del colectivo OPAVIARÁ!, con una hamaca gigante que invita a la audiencia a tumbarse y oscilar al sonido de los sonajeros.

Este núcleo incluye obras del joven artista Gustavo Caboco, de Curitiba, hijo de una madre indígena, y Sallissa Rosa, nacida en Goiânia e hija de un padre indígena. Caboco presenta una serie de grabados donde habla sobre su pertenencia y no pertenencia a las culturas amerindias en Brasil. Por otro lado, Rosa crea un video creado a partir de selfies enviadas por mujeres indígenas en hamacas. El trabajo revela una visión compleja del lugar que ocupan las mujeres indígenas en la sociedad brasileña contemporánea.

De Hélio Oiticica se seleccionaron fotografías de la serie poco conocida Neyrótika y de Ernesto Neto un conjunto de obras desde el comienzo de su carrera, en la década de 1980, donde las hamacas no aparecen literalmente, sino que se sugieren en una dinámica de tensión y equilibrio. Se muestra también una obra de Paulo Nazareth titulada Trabajo. Con una vacante de empleo anunciada en un periódico, el artista contrató a un empleado que debería permanecer en una hamaca instalada en el CCBB Sao Paulo durante ocho horas al día, hasta el final de la exposición. El segmento también incluye redes de asociaciones de mujeres artesanas de varias regiones de Brasil.

En el segundo piso del edificio hay dos núcleos. Mirándose el uno al otro, mirarse a sí mismo contiene documentos y obras de artistas y viajeros históricos, como Hans Staden, Jean-Baptiste Debret y Johann Moritz Rugendas, quienes registraron aspectos de la vida en Brasil durante la colonización. Junto a ellos, artistas indígenas contemporáneos fueron invitados a deconstruir el aspecto eurocéntrico de estas imágenes sobre sus antepasados ​​y proponer nuevas narrativas.

Entre ellos, dos de Amazonas: la pintora Duhigó presenta la obra inedita Nepũ Arquepũ (Hamaca de monos), sobre el ritual del nacimiento de un bebé Tukano, y Dhiani Pa’saro, todavía poco conocido fuera de su estado natal, exhibe la marquetería Wũnũ Phunô (Hamaca de la pereza), compuesta por 33 tipos de madera e inspirada en dos variaciones de gráficos indígenas: el “pezuña de escarabajo” (Wanano) y el “ala de mariposa” (Ticuna).

El MAHKU (Movimiento de Artistas Huni Kuin) de Acre creó para el CCBB São Paulo un mural que hace referencia a la canción Yube Nawa Aibu, cantada para traer fuerza y ​​abrir el camino en las ceremonias tradicionales. Ya Denilson Baniwá, nacido en el Amazonas y residente en Río de Janeiro, realizó intervenciones digitales y físicas en obras de artistas blancos que retrataron a los pueblos indígenas.

En Difusión: entre lo público y lo privado las hamacas surgen de actividades cotidianas en el Brasil colonial, como muebles, medios de transporte y prácticas funerarias. Destaca Dalton Paula, artista afro-brasileño del estado de Goiás, quien echa un vistazo a las narrativas sobre la negritud en Brasil desde la colonización.

Los lugares que ocupan las redes en la vida contemporánea en Brasil, especialmente en la región norte, también están marcados en este núcleo. Las fotografías de Luiz Braga, por ejemplo, muestran hamacas en escenas cotidianas en Pará.

En el tercer piso del CCBB São Paulo, el núcleo Modernidades: espacios para la pereza, la hamaca se asocia con la pereza, la fatiga y el descanso que resultan del encuentro entre el trabajo manual y el calor tropical. El punto central está ocupado por Macunaíma (1929), libro de Mário de Andrade. El personaje que pasa gran parte de la historia en una hamaca está en obras de diferentes lenguajes.

Carybé fue el primer artista en hacer ilustraciones de Macunaíma. Un pequeño dibujo exhibido por Tarsila do Amaral muestra el Bautismo de Macunaíma. Joaquim Pedro de Andrade dirigió la película que, protagonizada por Grande Otelo, cumple 50 años en 2019, y los caricaturistas Angelo Abu y Dan X la adaptaron para el cómic.

En el espacio también se encuentran Djanira, con el raro autorretrato Descanso na rede (Descanso en la hamaca), donde aparece junto a su perro y muebles diseñados por Paulo Mendes da Rocha y Sergio Rodrigues.

En el cuarto piso está el núcleo de Invenciones del Nordeste. En él se reunieron obras que transforman en imágenes los mitos sobre la relación entre las hamacas y esta región del país, así como obras donde ellas emergen como un símbolo del orgullo local y su potente industria textil. Los puntos destacados incluyen una serie de fotografías de Maurren Bisilliat hechas en el estado de Ceará y la cerámica de Mestre Vitalino quien representa grupos de personas que entierran a sus familiares dentro de las hamacas.

También en la planta superior del edificio hay un pequeño homenaje a Tunga. El artista que abrió el CCBB São Paulo en mayo de 2001 regresa a la institución 18 años después. Se presentan registros fotográficos de la acción pública 100 Rede, realizada en 1997 en la Avenida Paulista. Además, tres trabajos recientes del artista hechos con cráneos y pequeñas hamacas también son mostradas en la exposición.

www.bb.com.br/cultura

Vaivém (2019). Vista de instalación. © Edson Kumasaka. Imagen cortesía de Raphael Fonseca

Carmézia Emiliano, Haciendo hamacas (2013). © Edson Kumasaka. Imagen cortesía de Raphael Fonseca

Vaivém (2019). Vista de instalación. © Edson Kumasaka. Imagen cortesía de Raphael FonsecaEl Centro Cultural Banco do Brasil en São Paulo presenta la exposición Vaivém, presentando las hamacas de las artes y la cultura visual en Brasil. Con más de 300 obras de los siglos XVI al XXI y la participación de 141 artistas, entre ellos 32 artistas indígenas, el proyecto es comisariado por Raphael Fonseca —crítico, historiador del arte y uno de los curadores en MAC Niterói.

“Lejos de reforzar los estereotipos de la tropicalidad, esta exposición investiga los orígenes de las hamacas y sus representaciones iconográficas: al revisar el pasado, podemos comprender cómo los europeos se apropiaron de un objecto ancestral creado por los pueblos amerindios y más de cinco siglos después de la invasión de América, ocupa un lugar destacado en el panteón que constituye la noción de una identidad brasileña”, dice el curador, quien investigó el tema durante más de cuatro años para su tesis doctoral en una universidad pública.

Con pinturas, esculturas, instalaciones, fotografías, videos, documentos, intervenciones y representaciones, así como objetos de cultura visual, como cómics y sellos, Vaivém ocupa todos los espacios de exposición del CCBB São Paulo, desde el sótano hasta el cuarto piso, y está estructurado en seis núcleos temáticos y transhistóricos.

Recorriendo la exposición

Vaivém comienza con Resistencias y Permanencias en el sótano del edificio y muestra las hamacas como un símbolo y objeto omnipresente de la cultura de los pueblos originarios de Brasil. “Incluso con siglos de colonización e incluso con crisis políticas recientes sobre los derechos indígenas, se han perpetuado como una de las muchas tecnologías amerindias”, dice Fonseca.

En este núcleo, la mayoría de las obras son producidas por artistas contemporáneos indígenas, como Arissana Pataxó. En el video inédito Hamaca de tucum, ella documenta a Takwara Pataxó, Dona Nega, la única mujer en Reserva da Jaqueira, Porto Seguro (Bahia), que aún tiene conocimiento sobre la producción de las viejas hamacas de los Pataxós, hechas con fibras extraídas de hojas de palma de tucum.

Carmézia Emiliano comenzó a pintar de forma autodidacta en el estado de Roraima. Se hizo conocida por los lienzos que registran la vida cotidiana de los indios Macuxi, muchos protagonizadas por mujeres. Se presentan pinturas hechas especialmente para el proyecto, así como obras más antiguas. También de la etnia Macuxi, Jaider Esbell creó una instalación llamada La capitiana cuenta nuestra historia. Se adjunta una hamaca de cuero de buey con un texto escrito por el artista y una publicación con documentos sobre las discusiones sobre las áreas indígenas de su estado.

Otro punto destacado es Yermollay Caripoune, quien vive en la región de Oiapoque, entre el pueblo y la ciudad, participa de su primera exposicion fuera del estado de Amapá. En la serie de seis dibujos que desarrolló para Vaivém, el artista presenta la narrativa de Karipuna sobre el origen de las hamacas.

El núcleo también reúne obras de otros importantes nombres del arte brasileño, como fotografías de artistas y activistas de las causas indígenas: Bené Fonteles y Cláudia Andujar, así como un objeto del Bispo do Rosario —una pequeña hamaca donde se le el título de la obra: hamaca socorro.

El segundo núcleo de la exposición, La hamaca como escultura, la escultura como hamaca, cuenta con obras que muestran hamacas basadas en el lenguaje escultórico y se distribuyen en diferentes espacios del CCBB São Paulo, comenzando por el lobby. Red social consta de una instalación interactiva del colectivo OPAVIARÁ!, con una hamaca gigante que invita a la audiencia a tumbarse y oscilar al sonido de los sonajeros.

Este núcleo incluye obras del joven artista Gustavo Caboco, de Curitiba, hijo de una madre indígena, y Sallissa Rosa, nacida en Goiânia e hija de un padre indígena. Caboco presenta una serie de grabados donde habla sobre su pertenencia y no pertenencia a las culturas amerindias en Brasil. Por otro lado, Rosa crea un video creado a partir de selfies enviadas por mujeres indígenas en hamacas. El trabajo revela una visión compleja del lugar que ocupan las mujeres indígenas en la sociedad brasileña contemporánea.

De Hélio Oiticica se seleccionaron fotografías de la serie poco conocida Neyrótika y de Ernesto Neto un conjunto de obras desde el comienzo de su carrera, en la década de 1980, donde las hamacas no aparecen literalmente, sino que se sugieren en una dinámica de tensión y equilibrio. Se muestra también una obra de Paulo Nazareth titulada Trabajo. Con una vacante de empleo anunciada en un periódico, el artista contrató a un empleado que debería permanecer en una hamaca instalada en el CCBB Sao Paulo durante ocho horas al día, hasta el final de la exposición. El segmento también incluye redes de asociaciones de mujeres artesanas de varias regiones de Brasil.

En el segundo piso del edificio hay dos núcleos. Mirándose el uno al otro, mirarse a sí mismo contiene documentos y obras de artistas y viajeros históricos, como Hans Staden, Jean-Baptiste Debret y Johann Moritz Rugendas, quienes registraron aspectos de la vida en Brasil durante la colonización. Junto a ellos, artistas indígenas contemporáneos fueron invitados a deconstruir el aspecto eurocéntrico de estas imágenes sobre sus antepasados ​​y proponer nuevas narrativas.

Entre ellos, dos de Amazonas: la pintora Duhigó presenta la obra inedita Nepũ Arquepũ (Hamaca de monos), sobre el ritual del nacimiento de un bebé Tukano, y Dhiani Pa’saro, todavía poco conocido fuera de su estado natal, exhibe la marquetería Wũnũ Phunô (Hamaca de la pereza), compuesta por 33 tipos de madera e inspirada en dos variaciones de gráficos indígenas: el “pezuña de escarabajo” (Wanano) y el “ala de mariposa” (Ticuna).

El MAHKU (Movimiento de Artistas Huni Kuin) de Acre creó para el CCBB São Paulo un mural que hace referencia a la canción Yube Nawa Aibu, cantada para traer fuerza y ​​abrir el camino en las ceremonias tradicionales. Ya Denilson Baniwá, nacido en el Amazonas y residente en Río de Janeiro, realizó intervenciones digitales y físicas en obras de artistas blancos que retrataron a los pueblos indígenas.

En Difusión: entre lo público y lo privado las hamacas surgen de actividades cotidianas en el Brasil colonial, como muebles, medios de transporte y prácticas funerarias. Destaca Dalton Paula, artista afro-brasileño del estado de Goiás, quien echa un vistazo a las narrativas sobre la negritud en Brasil desde la colonización.

Los lugares que ocupan las redes en la vida contemporánea en Brasil, especialmente en la región norte, también están marcados en este núcleo. Las fotografías de Luiz Braga, por ejemplo, muestran hamacas en escenas cotidianas en Pará.

En el tercer piso del CCBB São Paulo, el núcleo Modernidades: espacios para la pereza, la hamaca se asocia con la pereza, la fatiga y el descanso que resultan del encuentro entre el trabajo manual y el calor tropical. El punto central está ocupado por Macunaíma (1929), libro de Mário de Andrade. El personaje que pasa gran parte de la historia en una hamaca está en obras de diferentes lenguajes.

Carybé fue el primer artista en hacer ilustraciones de Macunaíma. Un pequeño dibujo exhibido por Tarsila do Amaral muestra el Bautismo de Macunaíma. Joaquim Pedro de Andrade dirigió la película que, protagonizada por Grande Otelo, cumple 50 años en 2019, y los caricaturistas Angelo Abu y Dan X la adaptaron para el cómic.

En el espacio también se encuentran Djanira, con el raro autorretrato Descanso na rede (Descanso en la hamaca), donde aparece junto a su perro y muebles diseñados por Paulo Mendes da Rocha y Sergio Rodrigues.

En el cuarto piso está el núcleo de Invenciones del Nordeste. En él se reunieron obras que transforman en imágenes los mitos sobre la relación entre las hamacas y esta región del país, así como obras donde ellas emergen como un símbolo del orgullo local y su potente industria textil. Los puntos destacados incluyen una serie de fotografías de Maurren Bisilliat hechas en el estado de Ceará y la cerámica de Mestre Vitalino quien representa grupos de personas que entierran a sus familiares dentro de las hamacas.

También en la planta superior del edificio hay un pequeño homenaje a Tunga. El artista que abrió el CCBB São Paulo en mayo de 2001 regresa a la institución 18 años después. Se presentan registros fotográficos de la acción pública 100 Rede, realizada en 1997 en la Avenida Paulista. Además, tres trabajos recientes del artista hechos con cráneos y pequeñas hamacas también son mostradas en la exposición.

www.bb.com.br/cultura

Tags: , , , ,

Fernando Palma in conversation with Malachi Farrell

No Time to Explain

3 solo shows at MACZUL

Margen-Borde-Orilla