Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Sutur|ar Libert|ar

Marcela Cantuária

Centro Municipal de Arte Hélio Oiticica Río de Janeiro, Brasil 06/01/2019 – 07/26/2019

Marcela Cantuária, Sutur|ar Libert|ar (2019). Vista de instalación. Foto por Helena Borges, cortesía de la artista

Marcela Cantuária, Sutur|ar Libert|ar (2019). Vista de instalación. Foto por Helena Borges, cortesía de la artista

Marcela Cantuária, Sutur|ar Libert|ar (2019). Vista de instalación. Foto por Helena Borges, cortesía de la artista

En Tudo que é sólido se desmancha no ar (Todo lo que es sólido, se funde en el aire), Marcela Cantuária aborda dos conceptos: ruina y transformación. Los tanques militares y el contexto de la posguerra retratan la destrucción inherente a las políticas imperialistas y al sistema capitalista, mientras que, a través de la pantalla, la construcción de una línea de tren habla sobre de la imaginación de un futuro; un futuro que es engendrado por la gente que, con sus manos, articula las piezas de lo nuevo y ve desde las zonas más grises el destino utópico.

En el curso de su investigación teórica y poética, basada en registros personales e históricos como fotografías, manifiestos y periódicos, Marcela recopila imágenes de guerras revolucionarias y situaciones de explotación estructural a través del trabajo productivo y reproductivo que desencadenan las tensiones dialécticas individuo/colectividad y capitalismo/socialismo. De este modo, la artista captura imágenes para articular otra narrativa del pasado, presente y futuro, tiempos que se barajan constantemente en sus lienzos.

A través de los trabajos presentados aquí, se entiende que el proceso revolucionario de transformación de lo instituido no supone una tabula rasa lineal de la historia. En su articulación de los tiempos, Marcela revela que es necesario, desde el presente, suturar el pasado sin cesar la memoria y liberar el tiempo presente para la construcción del futuro.

la sutura y la libertad

“Reúna las partes nudosas de los días: / La flauta suena, y el mundo es
liberado, / La flauta suena y la vida se recrea. “

Ossip Mandelstam

En su análisis de The Age de Ossip Mandelstam (1923), Giorgio Agamben habla de una bestia del tiempo, la época del poeta lo contemporáneo que tiene la espalda fracturada. El poeta (el artista) está ubicado en la fractura y mira desde dentro a la bestia débil y atrofiada o el tiempo que se interrumpió; su tarea es soldar las vértebras, suturar el tiempo histórico colectivo. Actuar en la fractura significa, por tanto, entenderla como lugar de compromiso y encuentro entre los tiempos, en una relación singular que aprehende la articulación de las temporalidades en una forma desplazada, inadecuada a las pretensiones regresivas. El artista puede entonces leer la historia de una manera sin precedentes.

Minha era, minha fera (Mi era, mi bestia) de Marcela Cantuaria, también se ocupa de este tiempo dividido. En lo contemporáneo, la artista identifica síntomas sobre las relaciones entre el país y la frontera: la ola migratoria en Europa, la cuestión de Palestina, la crisis en Venezuela y las políticas contra la inmigración de Trump. En la pantalla los refugiados buscan el cielo, se enfrentan al océano, se vuelven clandestinos, ocupan el extremo de una cuadrícula apoyada por personal militar. Es el poder militar-imperialista el que mantiene las barreras y marca la oposición a los cuerpos que se encuentran en la parte superior de la red: cuerpos que huyen de la violencia, la guerra y la crisis política de sus países de origen.

La acción de la artista de suturar las vértebras del tiempo también puede entenderse como parte de un proceso revolucionario. Suturar el pasado es corregir las desigualdades resultantes de las opresiones estructurales a las que están sometidos los grupos minoritarios; es curar las heridas de las dictaduras militares latinoamericanas; es condenar a los asesinos y líderes; es recordar a las víctimas. Marcela, consciente de su compromiso, pone en práctica estas acciones en O Sul nunca morre ou Onde se cai uma heroína, levanta-se um povo (El sur nunca muere o Cuando una heroína cae, un pueblo se levanta); Fantasmas da esperança (Fantasmas de la esperanza); y Futuro do pretérito (El futuro del pasado) por Marielle Franco, Matheusa, Mestre Moa do Katendê y muchas otras presencias de resistencia.

En Minha era, minha fera, se ve el escape que es el abandono y la evasión. Sin embargo, es posible pensar en una brecha de escape, una búsqueda de desmontes. En Gigantes pela própria natureza (Los gigantes por su propia naturaleza) y À revelia das grandes cidades (En ausencia de grandes ciudades), el bosque incluye el ejercicio de la libertad y la posibilidad de un camino hacia la reconstrucción. “La pelea es una grieta en la pared del sistema”, declara una frase zapatista; es necesario, por lo tanto, crear las brechas, cortar las grietas y liberarse, para descargar el tiempo presente y liberarlo para la invención de un futuro. La pared no es indestructible; después de todo, todo lo que es sólido colapsa en el aire.

—Texto y curaduría por Joyce Delfim

https://www.cmaho.com/

Marcela Cantuária, Sutur|ar Libert|ar (2019). Vista de instalación. Foto por Helena Borges, cortesía de la artista

Marcela Cantuária, Sutur|ar Libert|ar (2019). Vista de instalación. Foto por Helena Borges, cortesía de la artista

Marcela Cantuária, Sutur|ar Libert|ar (2019). Vista de instalación. Foto por Helena Borges, cortesía de la artista

En Tudo que é sólido se desmancha no ar (Todo lo que es sólido, se funde en el aire), Marcela Cantuária aborda dos conceptos: ruina y transformación. Los tanques militares y el contexto de la posguerra retratan la destrucción inherente a las políticas imperialistas y al sistema capitalista, mientras que, a través de la pantalla, la construcción de una línea de tren habla sobre de la imaginación de un futuro; un futuro que es engendrado por la gente que, con sus manos, articula las piezas de lo nuevo y ve desde las zonas más grises el destino utópico.

En el curso de su investigación teórica y poética, basada en registros personales e históricos como fotografías, manifiestos y periódicos, Marcela recopila imágenes de guerras revolucionarias y situaciones de explotación estructural a través del trabajo productivo y reproductivo que desencadenan las tensiones dialécticas individuo/colectividad y capitalismo/socialismo. De este modo, la artista captura imágenes para articular otra narrativa del pasado, presente y futuro, tiempos que se barajan constantemente en sus lienzos.

A través de los trabajos presentados aquí, se entiende que el proceso revolucionario de transformación de lo instituido no supone una tabula rasa lineal de la historia. En su articulación de los tiempos, Marcela revela que es necesario, desde el presente, suturar el pasado sin cesar la memoria y liberar el tiempo presente para la construcción del futuro.

la sutura y la libertad

“Reúna las partes nudosas de los días: / La flauta suena, y el mundo es
liberado, / La flauta suena y la vida se recrea. “

—Ossip Mandelstam

En su análisis de The Age de Ossip Mandelstam (1923), Giorgio Agamben habla de una bestia del tiempo, la época del poeta —lo contemporáneo— que tiene la espalda fracturada. El poeta (el artista) está ubicado en la fractura y mira desde dentro a la bestia débil y atrofiada o el tiempo que se interrumpió; su tarea es soldar las vértebras, suturar el tiempo histórico colectivo. Actuar en la fractura significa, por tanto, entenderla como lugar de compromiso y encuentro entre los tiempos, en una relación singular que aprehende la articulación de las temporalidades en una forma desplazada, inadecuada a las pretensiones regresivas. El artista puede entonces leer la historia de una manera sin precedentes.

Minha era, minha fera (Mi era, mi bestia) de Marcela Cantuaria, también se ocupa de este tiempo dividido. En lo contemporáneo, la artista identifica síntomas sobre las relaciones entre el país y la frontera: la ola migratoria en Europa, la cuestión de Palestina, la crisis en Venezuela y las políticas contra la inmigración de Trump. En la pantalla los refugiados buscan el cielo, se enfrentan al océano, se vuelven clandestinos, ocupan el extremo de una cuadrícula apoyada por personal militar. Es el poder militar-imperialista el que mantiene las barreras y marca la oposición a los cuerpos que se encuentran en la parte superior de la red: cuerpos que huyen de la violencia, la guerra y la crisis política de sus países de origen.

La acción de la artista de suturar las vértebras del tiempo también puede entenderse como parte de un proceso revolucionario. Suturar el pasado es corregir las desigualdades resultantes de las opresiones estructurales a las que están sometidos los grupos minoritarios; es curar las heridas de las dictaduras militares latinoamericanas; es condenar a los asesinos y líderes; es recordar a las víctimas. Marcela, consciente de su compromiso, pone en práctica estas acciones en O Sul nunca morre ou Onde se cai uma heroína, levanta-se um povo (El sur nunca muere o Cuando una heroína cae, un pueblo se levanta); Fantasmas da esperança (Fantasmas de la esperanza); y Futuro do pretérito (El futuro del pasado) por Marielle Franco, Matheusa, Mestre Moa do Katendê y muchas otras presencias de resistencia.

En Minha era, minha fera, se ve el escape que es el abandono y la evasión. Sin embargo, es posible pensar en una brecha de escape, una búsqueda de desmontes. En Gigantes pela própria natureza (Los gigantes por su propia naturaleza) y À revelia das grandes cidades (En ausencia de grandes ciudades), el bosque incluye el ejercicio de la libertad y la posibilidad de un camino hacia la reconstrucción. “La pelea es una grieta en la pared del sistema”, declara una frase zapatista; es necesario, por lo tanto, crear las brechas, cortar las grietas y liberarse, para descargar el tiempo presente y liberarlo para la invención de un futuro. La pared no es indestructible; después de todo, todo lo que es sólido colapsa en el aire.

—Texto y curaduría por Joyce Delfim

https://www.cmaho.com/

Tags: , , , , ,

Nada a la vista

Pseudo-Fourier

Everybody! Come stand on the altar!

MARGINALIA #26