Shout-Out - Perú

Tiempo de lectura: 2 minutos

A
A

13.04.2021

Warawar Wawa De River Claure en VIGIL GONZALEZ Valle Sagrado

13 de marzo – 14 de abril, 2021

Más información:
VIGIL GONZALES Valle Sagrado
Instagram / Facebook

La Historia moderna y las identidades las ha construido la fotografía. Lo que quemaba los negativos, estigmatizaba el mundo. Y estas imágenes, salvo extraordinarias excepciones —como es el caso de Juan Manuel Figueroa Aznar (Perú, 1878 – 1951)—, a menudo las producían desde Centroeuropa y Estados Unidos, que estereotipaban a los países del extrarradio bajo estéticas indígenas; o desde estados nacionales que europeizaban la identidad de un sector del país y profundizaban la composición exótico-comercial del otro. En este sentido, la intención de River Claure, en su serie Warawar Wawa (Son of the stars), de recomponer, precisamente desde la imagen fotográfica, la identidad boliviana, no es gratuita.

Bolivia, tal como lo denunció Eduardo Galeano hace medio siglo, ha sido, históricamente, una de las naciones más corrompidas por el colonialismo: “Esta ciudad [Potosí] condenada a la nostalgia, atormentada por la miseria y el frío, es todavía una herida abierta del sistema colonial en América: una acusación” . La exposición que presenta Claure en la galería Vigil Gonzales opera bajo esta afirmación, pero extrapolándola al valor simbólico (y no material) de todo el país. Las obras se inscriben, así, en una tendencia de la historia reciente de Bolivia —desde la década del 70 hasta la actualidad— que confirma, sobretodo desde el surgimiento del katarismo, la voluntad del pueblo boliviano de desprenderse de ciertas estructuras simbólicas impuestas por la colonización. Warawar Wawa (Son of the stars) añade a la identidad del pueblo boliviano un sistema de imágenes de pertenencia al margen de las perspectivas ajenas que han hecho de lo “boliviano” una puesta en escena con dos llamas y un indio mascando coca.

Lo novedoso de la exposición es el punto de partida. River Claure se apropia de uno de los textos fundamentales del canon Occidental —El principito, de Antoine de Saint-Exupery— y lo recodifica. Desde ese movimiento, el artista boliviano produce nuevos códigos e íconos que responden al concepto Chi’xi, acuñado por la socióloga Silvia Rivera Cusicanqui, y que en lengua aimara quiere decir “gris”. Claure nos ubica entremedio de la concepción hegemónica y la concepción indigenista: reivindica las raíces de la civilización Aimara pero también nos señala, a partir de gestos estéticos cuidadosamente colocados, la presencia de Bolivia dentro de una economía global. Es decir, no nos presenta una tierra aislada, una terra ignota, sino que nos devela el complejo y rico entramado cultural de la región. Tampoco pretende desplazar todo sistema de representación precedente, sino completarlo a través de códigos visuales que actualizan la identidad del país. Porque, tomando prestado un concepto que se aplica a la crítica literaria, todo texto, digamos todo símbolo, “es el testimonio de un fracaso: el de intentar fijar algo que no es más que pura circulación” . Lo que hace la obra de Claure, es poner de manifiesto ese tránsito.

filtrar por

Categoría

Zona geográfica

fecha