Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Luto Tropical

Curada por Paula Borghi

Pasto Galería Buenos Aires, Argentina 02/14/2019 – 03/30/2019

Zé Garcia, Luto Tropical (2018-2019). Instalación de 53 piezas. Madera de muebles antiguos, pelos y plumas de animales. Imagen cortesía de Pasto Galería

Mônica Ventura en Luto Tropical (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Pasto Galería

Luto Tropical (2019). Vista de sala. Imagen cortesía de Pasto Galería

Artistas: Ariel Cusnir, Estefanía Landesmann, Fernanda Grigolin, Loca, Mônica Ventura, Raquel Nava, Thelma Vilas Boas, Thiago Honório, Traplev, Verena Smit y Zé Garcia

Según las ideas expuestas por Sigmund Freud en su libro Duelo y Melancolía, el luto es —por regla general— la reacción frente a la pérdida de un ser querido o de una abstracción que haga sus veces, como la patria, la libertad, un ideal, etc. Si bien el luto puede involucrar una profunda tristeza, se estima que sea superado algún día. Esto es así porque el ego del sujeto en duelo nunca es abatido, aunque el mundo a su alrededor se desmorone. Es decir, el luto puede ser múltiple según la constancia de las pérdidas, pero aún así siempre puede ser superado.

Luto Tropical comenzó hace cinco siglos, específicamente el día 12 de octubre de 1492, cuando Colón “descubrió” América. Estudios plantean la teoría de que el primer siglo y medio de “conquistas” corresponden al exterminio del 95% de los pueblos originarios. Cierto o no, el porcentaje de esas muertes es resultado, sobre todo, de enfermedades oriundas del hombre blanco (como la viruela), de las guerras y de la esclavitud. Se trata de uno de los mayores genocidios de la historia mundial, de la construcción y desaparición de nuestra identidad, o en otras palabras, del principio del fin de lo que somos hoy día.

El principio del fin se dio innumerables veces a lo largo de la historia de la humanidad y aún así seguimos vivos. Sin embargo, ¿qué significa estar vivo cuando sabemos que no morimos sólo cuando nuestros corazones paran de latir? Como nos recuerda Laymert García de los Santos en su ensayo Viva la Muerte!, morimos de a poco y muchas veces sin darnos cuenta. Morimos cuando roban nuestra libertad, borran nuestra historia, quitan nuestros derechos y silencian nuestros pensamientos. Pero, sobre todo, morimos cuando la indiferencia al sufrimiento del otro nos toca y cuando somos incapaces de reconocer nuestros propios privilegios. Es por esta muerte que estamos en luto, pues no podemos aceptar ser muertos-vivos. Y tal vez sea el luto el sentimiento y la acción más pertinente para resistir a tantas muertes, pues es quien, una vez más, va a hacer del fin un nuevo comienzo.

Y si hoy nos encontramos en la inminencia de otro episodio de violencia generalizada contra los pueblos originarios, las minorías, la masa trabajadora, los recursos naturales y la cultura, el luto es la fuerza que se anuncia en respuesta a esas múltiples agresiones. En este sentido, Luto Tropical es la voluntad de hacer que esa fuerza reverbere y supere tales pérdidas, una exposición que presenta un recorte curatorial de artistas brasileños y argentinos contemporáneos cuyas producciones suceden a través de la poética como potencia transformadora. Luto aquí es verbo.

— Paula Borghi

www.pastogaleria.com.ar

Zé Garcia, Luto Tropical (2018-2019). Instalación de 53 piezas. Madera de muebles antiguos, pelos y plumas de animales. Imagen cortesía de Pasto Galería

Mônica Ventura en Luto Tropical (2019). Vista de instalación. Imagen cortesía de Pasto Galería

Luto Tropical (2019). Vista de sala. Imagen cortesía de Pasto Galería

Artistas: Ariel Cusnir, Estefanía Landesmann, Fernanda Grigolin, Loca, Mônica Ventura, Raquel Nava, Thelma Vilas Boas, Thiago Honório, Traplev, Verena Smit y Zé Garcia

Según las ideas expuestas por Sigmund Freud en su libro Duelo y Melancolía, el luto es —por regla general— la reacción frente a la pérdida de un ser querido o de una abstracción que haga sus veces, como la patria, la libertad, un ideal, etc. Si bien el luto puede involucrar una profunda tristeza, se estima que sea superado algún día. Esto es así porque el ego del sujeto en duelo nunca es abatido, aunque el mundo a su alrededor se desmorone. Es decir, el luto puede ser múltiple según la constancia de las pérdidas, pero aún así siempre puede ser superado.

Luto Tropical comenzó hace cinco siglos, específicamente el día 12 de octubre de 1492, cuando Colón “descubrió” América. Estudios plantean la teoría de que el primer siglo y medio de “conquistas” corresponden al exterminio del 95% de los pueblos originarios. Cierto o no, el porcentaje de esas muertes es resultado, sobre todo, de enfermedades oriundas del hombre blanco (como la viruela), de las guerras y de la esclavitud. Se trata de uno de los mayores genocidios de la historia mundial, de la construcción y desaparición de nuestra identidad, o en otras palabras, del principio del fin de lo que somos hoy día.

El principio del fin se dio innumerables veces a lo largo de la historia de la humanidad y aún así seguimos vivos. Sin embargo, ¿qué significa estar vivo cuando sabemos que no morimos sólo cuando nuestros corazones paran de latir? Como nos recuerda Laymert García de los Santos en su ensayo Viva la Muerte!, morimos de a poco y muchas veces sin darnos cuenta. Morimos cuando roban nuestra libertad, borran nuestra historia, quitan nuestros derechos y silencian nuestros pensamientos. Pero, sobre todo, morimos cuando la indiferencia al sufrimiento del otro nos toca y cuando somos incapaces de reconocer nuestros propios privilegios. Es por esta muerte que estamos en luto, pues no podemos aceptar ser muertos-vivos. Y tal vez sea el luto el sentimiento y la acción más pertinente para resistir a tantas muertes, pues es quien, una vez más, va a hacer del fin un nuevo comienzo.

Y si hoy nos encontramos en la inminencia de otro episodio de violencia generalizada contra los pueblos originarios, las minorías, la masa trabajadora, los recursos naturales y la cultura, el luto es la fuerza que se anuncia en respuesta a esas múltiples agresiones. En este sentido, Luto Tropical es la voluntad de hacer que esa fuerza reverbere y supere tales pérdidas, una exposición que presenta un recorte curatorial de artistas brasileños y argentinos contemporáneos cuyas producciones suceden a través de la poética como potencia transformadora. Luto aquí es verbo.

— Paula Borghi

www.pastogaleria.com.ar

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fernando Palma in conversation with Malachi Farrell

Construir una grieta

Radicalizing the archive: potential histories in Latin America

Entrevista a João Fernandes, director de la próxima edición del SITAC