Blog - Ciudad de México - Mexico

Reading time: 4 minutes

A
A

11.05.2021

"Evolutionen": happening organized by Gustavo García Murrieta at Amsterdam Street, Mexico

Mexico City
April 4, 2021 – May 10, 2021

Crónica de una noche en la era de acuario

Las 02:00 de la mañana del 4 de abril de 2021 fue una hora de momentánea incertidumbre debido al cambio de horario. Sucedió algo muy curioso: en el preciso momento que dieron las 02:00 de la mañana, los relojes en automático mostraron las 03:00, como si ese lapso de 60 minutos entre las 02:00 y las 03:00 jamás hubiera existido y sólo fuera un vacío de nuestras convenciones sociales. 

A nadie parece molestarle, hasta que organizas algo exactamente a esa hora ese día. Las confusiones se manifiestan y nos vemos con la imperiosa necesidad de repasar las reglas de la temporalidad humana para que nadie llegue tarde, o de plano se pierda el evento. 

En fin, a nosotros nos pasó exactamente eso, pero era por un motivo especial. Nos encontraríamos para celebrar un ritual artístico: Evolutionen, concebido por nuestro amigo Gus Murrieta. ¿La intención? Reflexionar sobre la diversidad espiritual mexicana en la era de acuario; una especie de exploración vivencial sobre las prácticas que buscan ponernos en relación con nosotros mismos y que hoy en día son muy cotidianas en nuestra sociedad, a pesar de que vienen de los lugares más disímiles.

Nuestra primera parada fue directamente artística—porque el arte también es una forma de observar nuestro interior. A través de una instalación visual de nombre Útero, vimos una sucesión de imágenes icónicas y simbólicas representando al seno materno; el espacio de seguridad y certidumbre al que alguna vez pertenecimos, antes de ser lanzados a la libertad caótica de este mundo. Tal vez de eso se traten todas nuestras prácticas religiosas y espirituales: de intentar retornar a la certeza, a los límites de la matriz femenina.

Pasamos a un segundo momento con el Tarot o la labor de adivinar e interpretar los hechos de nuestra vida. La lectura de cartas como un medio de trazar la ruta de nuestro futuro, de marcar los confines de nuestra acción, para reducir la ansiedad acerca del porvenir. En nuestro caso, la baraja nos concedió el camino de “La Emperatriz”, otro símbolo de la mujer, la fertilidad, la sexualidad y el contacto con nuestras sensaciones y emociones. “La Emperatriz” auguraba la seguridad que nos concedía la casa donde estábamos una vez que saliéramos.

En la tercera parada volvimos al arte, pero en la forma de intervención. Salimos a las calles a apoderarnos expresivamente de paredes que hoy en día se han rebajado a ser meros accesorios publicitarios, aunque en los días posteriores al terremoto del 2017 eran recuerdos vivos de la tragedia que había ocurrido. Transitamos un circuito de 5 sitios de la calle de Ámsterdam, en la Condesa, donde antes se hubieran alzado edificios que se desplomaron con el temblor. En las paredes y vallas de esos lugares, hoy en día ocupadas en su mayoría por ornamentos propagandísticos, colocamos 5 piezas diseñadas por Gus. 5 huevos para la pascua mexicana. Una vez más, para indicar con un símbolo lo que alguna vez fueron y lo que podrían volver a ser: el huevo es potencia del ser que crece en su interior.   

Finalmente, nuestra última parada fue la meditación, esa manera de contemplarse a uno mismo desde dentro; esa reunión voluntaria y reflexiva con nuestro inconsciente. Cercano al amanecer, en un Parque México casi desolado, buscamos el trance, o por lo menos la inspiración, en flor de loto. Especialmente en estos tiempos, en los que la pandemia nos ha obligado al aislamiento y a una saturación de la convivencia con nosotros mismos, la meditación nos posiciona en un lugar diferente. En una convivencia intencional con nuestro yo, dentro de los límites de nuestra respiración y pensamientos, como una especie de cascarón frente al mundo.

Pero nuestro ritual no terminaría ahí. Nos llevaría de regreso al arte como una práctica espiritual. Todos tendríamos que generar alguna obra de nuestra propia autoría, sirviéndonos de lo que acabábamos de vivir. Tal vez todo este contacto con las diferentes manifestaciones del alma no sería meramente anecdótico, sino que se materializaría en una expresión propia. O tal vez nos servimos del arte para darle sentido al mundo y a nuestro ser, de la misma forma terapéutica que, por milenios, lo han querido hacer las prácticas que acabábamos de experimentar.

Artistas

Abril Martínez Uribe, Andrés Gutiérrez, Daniela Chiñas, Fer Piña, Gus Murrieta, Joaquin Patiño, Letona, Órbita, The Girl With An F, Uthopia Arte Contemporáneo.

https://www.instagram.com/gus.murrieta/

filter by

Category

Geographic Zone

date