Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Voy i vuelvo

Emmanuel del Real

Machete Mexico City, México 11/10/2016 – 01/15/2017
_mg_0521

Vista de exposición, 2016. Inyección de tinta sobre papel fotográfico. 45 x 40. Cortesía: Galería Machete y Emmanuel del Real. Crédito de la foto: Ariette Armella.

_mg_0560

Sayulita, México. 2016. 2016. Inyección de tinta sobre papel fotográfico. 45 x 40. Cortesía: Galería Machete y Emmanuel del Real. Crédito de la foto: Ariette Armella.

img_1781

San Agustinillo, México. 2008, 2016. Inyección de tinta sobre papel fotográfico. 45 x 40. Cortesía: Galería Machete y Emmanuel del Real. Crédito de la foto: Emmanuel del Real.

I will sit right down,
waiting for the gift of sound and vision.
And I will sing, waiting for the gift of sound and vision.
Drifting into my solitude,
over my head

David Bowie

Si tuviera que trazar un mapa de cómo llegamos primero a una exposición y después a este libro, empezaría tal vez por una foto de Tlatelolco tomada por Meme que cuelga en la sala de su casa y que me atrapó desde la primera vez que la vi. Por un lado por la fuerza y belleza de la foto, pero por otro lado por el gesto que representa imprimir en formato grande y mostrarlo. Inclusive en el seno mas íntimo de su vida ese gesto era ya un indicio: la cabeza de una tortuga que quería salir de su caparazón.

Luego fue su cuenta de Instagram, donde Meme empezó a subir fotos de forma cotidiana y donde fue erigiendo un comportamiento. Una forma de mirar y apropiarse de la realidad que tenía una voz diferente a lo que suele verse en ese formato de producción masiva de imágenes.

En ese desenfrenado scroll down, sus fotos resistían a lo improvisado, a lo efímero e instantáneo que suele tener una red social. Resistían sin la soberbia que puede tener la resistencia en sí misma. Se integraban con las fotos de los otros usuarios sin la vulgaridad de querer decir algo más fuerte o mejor que nadie, sino diciendo algo tan honesto que podría pertenecerle a todo el mundo, pero con la sutileza de que nadie podría decirlo igual.

Cuando comenzamos a trabajar con las piezas que conforman un archivo de más de diez años y buscábamos un punto en común para unificarlo, Meme lo describió de la siguiente manera en uno de nuestros primeros encuentros: “Creo que es el poder de la estática: como encontrar movimiento donde no lo hay, hallar emociones en lugares inanimados o suspendidos donde uno no lo imagina. Me di cuenta que esa ha sido mi búsqueda sin yo pensarlo”.

Luego de revisar más de trescientas fotografías con esto en mente, obtuvimos como resultado una saga casi cinematográfica. A través de la lente del artista se percibe su propio devenir en este lapso de tiempo. Su punto de vista tiene ese distanciamiento que lo coloca un poco fuera de la escena como si mirase tratando de encontrar eso que está pero no está. Como si pudiese, en ese instante decidido en el que oprime el botón, detener la velocidad con la que pasa todo y guardar esas imágenes como apuntes de memoria para el futuro… pero también como apuntes para comprender el presente.

En este punto ya estaba claro: había que mostrar este material pero no bastaba ya con una expo. Todo el tiempo el formato del libro se imponía y ya no pude verlo solamente como una exposición sino también como un proyecto editorial. A su vez Meme empezó a develar las primeras canciones de su material como artista solista después de 26 años como miembro de una de las bandas más influyentes de América Latina y todo empezó a hacer sentido en un nuevo territorio que empezaba a izar fuerte su bandera.

Emmanuel es una persona con un trabajo extraordinario que lo lleva a vivir experiencias poco cotidianas, pero que a su vez lo hace preservar la normalidad de su vida privada como algo mucho más preciado. Por eso atesora imágenes que cristalizan la presencia de lo que está ausente, su propio desdoblamiento, en ese voy y vengo en el que se deslizan sus días.

Sus fotos, igual que las letras de sus canciones, se prolongan siempre un poquito más. Tienen la magia necesaria para transformar el tiempo de quien las ve o las oye para siempre… aunque para siempre, a veces, dure solo un instante.

– Domitila Bedel

http://macheteart.com/

Cortesía de Machete, Ciudad de México

_mg_0521

Vista de exposición, 2016. Inyección de tinta sobre papel fotográfico. 45 x 40. Cortesía: Galería Machete y Emmanuel del Real. Crédito de la foto: Ariette Armella.

_mg_0560

Sayulita, México. 2016. 2016. Inyección de tinta sobre papel fotográfico. 45 x 40. Cortesía: Galería Machete y Emmanuel del Real. Crédito de la foto: Ariette Armella.

img_1781

San Agustinillo, México. 2008, 2016. Inyección de tinta sobre papel fotográfico. 45 x 40. Cortesía: Galería Machete y Emmanuel del Real. Crédito de la foto: Emmanuel del Real.

I will sit right down,
waiting for the gift of sound and vision.
And I will sing, waiting for the gift of sound and vision.
Drifting into my solitude,
over my head

David Bowie

Si tuviera que trazar un mapa de cómo llegamos primero a una exposición y después a este libro, empezaría tal vez por una foto de Tlatelolco tomada por Meme que cuelga en la sala de su casa y que me atrapó desde la primera vez que la vi. Por un lado por la fuerza y belleza de la foto, pero por otro lado por el gesto que representa imprimir en formato grande y mostrarlo. Inclusive en el seno mas íntimo de su vida ese gesto era ya un indicio: la cabeza de una tortuga que quería salir de su caparazón.

Luego fue su cuenta de Instagram, donde Meme empezó a subir fotos de forma cotidiana y donde fue erigiendo un comportamiento. Una forma de mirar y apropiarse de la realidad que tenía una voz diferente a lo que suele verse en ese formato de producción masiva de imágenes.

En ese desenfrenado scroll down, sus fotos resistían a lo improvisado, a lo efímero e instantáneo que suele tener una red social. Resistían sin la soberbia que puede tener la resistencia en sí misma. Se integraban con las fotos de los otros usuarios sin la vulgaridad de querer decir algo más fuerte o mejor que nadie, sino diciendo algo tan honesto que podría pertenecerle a todo el mundo, pero con la sutileza de que nadie podría decirlo igual.

Cuando comenzamos a trabajar con las piezas que conforman un archivo de más de diez años y buscábamos un punto en común para unificarlo, Meme lo describió de la siguiente manera en uno de nuestros primeros encuentros: “Creo que es el poder de la estática: como encontrar movimiento donde no lo hay, hallar emociones en lugares inanimados o suspendidos donde uno no lo imagina. Me di cuenta que esa ha sido mi búsqueda sin yo pensarlo”.

Luego de revisar más de trescientas fotografías con esto en mente, obtuvimos como resultado una saga casi cinematográfica. A través de la lente del artista se percibe su propio devenir en este lapso de tiempo. Su punto de vista tiene ese distanciamiento que lo coloca un poco fuera de la escena como si mirase tratando de encontrar eso que está pero no está. Como si pudiese, en ese instante decidido en el que oprime el botón, detener la velocidad con la que pasa todo y guardar esas imágenes como apuntes de memoria para el futuro… pero también como apuntes para comprender el presente.

En este punto ya estaba claro: había que mostrar este material pero no bastaba ya con una expo. Todo el tiempo el formato del libro se imponía y ya no pude verlo solamente como una exposición sino también como un proyecto editorial. A su vez Meme empezó a develar las primeras canciones de su material como artista solista después de 26 años como miembro de una de las bandas más influyentes de América Latina y todo empezó a hacer sentido en un nuevo territorio que empezaba a izar fuerte su bandera.

Emmanuel es una persona con un trabajo extraordinario que lo lleva a vivir experiencias poco cotidianas, pero que a su vez lo hace preservar la normalidad de su vida privada como algo mucho más preciado. Por eso atesora imágenes que cristalizan la presencia de lo que está ausente, su propio desdoblamiento, en ese voy y vengo en el que se deslizan sus días.

Sus fotos, igual que las letras de sus canciones, se prolongan siempre un poquito más. Tienen la magia necesaria para transformar el tiempo de quien las ve o las oye para siempre… aunque para siempre, a veces, dure solo un instante.

– Domitila Bedel

http://macheteart.com/

Cortesía de Machete, Ciudad de México

Tags: , , , , ,

Uni- versos

MARGINALIA #22

Una comunidad Madmax

Materia lítica: Memoria / Procesos / Acumulaciones