Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

I Know What I Meant to Mean

Daniel Jimenez

MIAMI Bogotá, Colombia 06/30/2017 – 08/22/2017

Vista de instalación. Cortesía de MIAMI, Bogotá.

Vista de instalación. Cortesía de MIAMI, Bogotá.

Codito Verbenal, 2017. Cortesía de MIAMI, Bogotá.

Tecnologías ancestrales

Nos mienten. Siempre nos han mentido, todos los hechos son pre-fabricados, cortinas de humo. Escépticos de todo el mundo sentados mirando sus teléfonos celulares, enfrascados en sus patéticos micro-mundos, en sus fantasías eróticas que jamás van a cumplir, engañados por terribles y poderosas sectas que controlan el mundo. Así están las cosas querido lector, mientras usted está en el supermercado comprando productos mil veces empacados por demoniacas máquinas anti-humanas, cuando se va de vacaciones con su familia, cuando mira el cielo que cree real, mientras lee este artículo, esos seres despiadados que controlan el mundo se ríen de usted, porque lo único que ven en sus pequeños sueños es dinero para sus extravagantes bolsillos. Pero no sólo les interesa el dinero, tal vez eso sea lo de menos, les interesa controlar su mente y la de todos ¿y le digo algo querido lector? ¡Lo están consiguiendo! Se imaginaron ellos un mundo lleno de restaurantes de comida basura en cada esquina, mire a su alrededor. En sus cuarteles se inventan fantasías animadas y retorcidas para meterlas, a través de tabletas y pantallas de miles de tamaños, en los cerebros de sus inocentes y pequeños hijos, ¿se le hace esto familiar? Cuando llegaron a la tierra hace millones de años esclavizaron a los primeros habitantes de la tierra para hacer sus construcciones que fueron pirámides que funcionaban como antenas de comunicación con sus asquerosos mundos; ahora, los descendientes de esos esclavos son los encargados de diseminar su propaganda en los centros de las ciudades suramericanas, vendiendo películas piratas a un precio que cualquiera de nosotros puede pagar. Querido y distinguido lector, no se sienta culpable, aún las mentes que han podido encontrar la verdad se han visto tentadas a estos mínimos pero peligrosos placeres, aun este, su servidor que escribe estas palabras para que usted se quite la venda de sus ojos, se ha descubierto a sí mismo enredado en las esquizofrénicas y maquiavélicas historias creadas por Hollywood y su arsenal de guionistas que hacen parte de su círculo más selecto de mal vivientes. Estamos rodeados querido amigo, querida amiga. Estamos en la mitad de una gran mentira, de un gran espectáculo para controlar nuestras débiles, mire la comida que comemos, de quiénes estamos rodeados. No es gratuito que nuestras mascotas favoritas, los que ellos se han encargado de hacernos creer que es el mejor amigo de nuestra raza, venga de los contra-natura experimentos diseñados por los Nazis para acelerar el proceso de esclavitud humana. Sí, querido lector, son tecnologías ancestrales del control humano. Los vitrales, por ejemplo, en su primitiva forma de luz fueron las primeras pantallas para diseminar sus falsos salvadores, sus dioses envidiosos y corruptos. Pisamos estas tierras desnudos, caminamos descalzos unidos a la madre tierra, nos hicimos uno con ella, la comprendíamos; pero ellos nos hicieron matar a nuestros animales, comer de su carne y con sus pieles hacer zapatos y ropa que nos separaba de todo nuestro entorno. Ahora hay fábricas en oriente llenas de millones y millones de esclavos que mano-facturan esas prendas malditas que nosotros usamos con arrogancia. Kin Joung-un es el máximo líder de esas maquilas en Corea del Norte, y en Rusia el malvado Putin, esclavos útiles del imperio que luego son desechados como basura como le pasó al sanguinario Saddam Hussein en Oriente Medio. Estamos siendo observados, saben de nuestros movimientos, controlan nuestra comida, nuestras visiones y nuestros deseos. ¿Cómo salirnos de esta dictadura, amado lector? No quiero darles falsas esperanzas, nada bueno nos espera.

– Gabriel Mejía Abad

https://www.facebook.com/MIAMI.Bogota/

Vista de instalación. Cortesía de MIAMI, Bogotá.

Vista de instalación. Cortesía de MIAMI, Bogotá.

Codito Verbenal, 2017. Cortesía de MIAMI, Bogotá.

Tecnologías ancestrales

Nos mienten. Siempre nos han mentido, todos los hechos son pre-fabricados, cortinas de humo. Escépticos de todo el mundo sentados mirando sus teléfonos celulares, enfrascados en sus patéticos micro-mundos, en sus fantasías eróticas que jamás van a cumplir, engañados por terribles y poderosas sectas que controlan el mundo. Así están las cosas querido lector, mientras usted está en el supermercado comprando productos mil veces empacados por demoniacas máquinas anti-humanas, cuando se va de vacaciones con su familia, cuando mira el cielo que cree real, mientras lee este artículo, esos seres despiadados que controlan el mundo se ríen de usted, porque lo único que ven en sus pequeños sueños es dinero para sus extravagantes bolsillos. Pero no sólo les interesa el dinero, tal vez eso sea lo de menos, les interesa controlar su mente y la de todos ¿y le digo algo querido lector? ¡Lo están consiguiendo! Se imaginaron ellos un mundo lleno de restaurantes de comida basura en cada esquina, mire a su alrededor. En sus cuarteles se inventan fantasías animadas y retorcidas para meterlas, a través de tabletas y pantallas de miles de tamaños, en los cerebros de sus inocentes y pequeños hijos, ¿se le hace esto familiar? Cuando llegaron a la tierra hace millones de años esclavizaron a los primeros habitantes de la tierra para hacer sus construcciones que fueron pirámides que funcionaban como antenas de comunicación con sus asquerosos mundos; ahora, los descendientes de esos esclavos son los encargados de diseminar su propaganda en los centros de las ciudades suramericanas, vendiendo películas piratas a un precio que cualquiera de nosotros puede pagar. Querido y distinguido lector, no se sienta culpable, aún las mentes que han podido encontrar la verdad se han visto tentadas a estos mínimos pero peligrosos placeres, aun este, su servidor que escribe estas palabras para que usted se quite la venda de sus ojos, se ha descubierto a sí mismo enredado en las esquizofrénicas y maquiavélicas historias creadas por Hollywood y su arsenal de guionistas que hacen parte de su círculo más selecto de mal vivientes. Estamos rodeados querido amigo, querida amiga. Estamos en la mitad de una gran mentira, de un gran espectáculo para controlar nuestras débiles, mire la comida que comemos, de quiénes estamos rodeados. No es gratuito que nuestras mascotas favoritas, los que ellos se han encargado de hacernos creer que es el mejor amigo de nuestra raza, venga de los contra-natura experimentos diseñados por los Nazis para acelerar el proceso de esclavitud humana. Sí, querido lector, son tecnologías ancestrales del control humano. Los vitrales, por ejemplo, en su primitiva forma de luz fueron las primeras pantallas para diseminar sus falsos salvadores, sus dioses envidiosos y corruptos. Pisamos estas tierras desnudos, caminamos descalzos unidos a la madre tierra, nos hicimos uno con ella, la comprendíamos; pero ellos nos hicieron matar a nuestros animales, comer de su carne y con sus pieles hacer zapatos y ropa que nos separaba de todo nuestro entorno. Ahora hay fábricas en oriente llenas de millones y millones de esclavos que mano-facturan esas prendas malditas que nosotros usamos con arrogancia. Kin Joung-un es el máximo líder de esas maquilas en Corea del Norte, y en Rusia el malvado Putin, esclavos útiles del imperio que luego son desechados como basura como le pasó al sanguinario Saddam Hussein en Oriente Medio. Estamos siendo observados, saben de nuestros movimientos, controlan nuestra comida, nuestras visiones y nuestros deseos. ¿Cómo salirnos de esta dictadura, amado lector? No quiero darles falsas esperanzas, nada bueno nos espera.

– Gabriel Mejía Abad

https://www.facebook.com/MIAMI.Bogota/

Tags: , , , , , ,

MD

Word Weary

Los libros y las cosas: Martín La Roche at Galería Gabriela Mistral, Santiago, Chile

Pruden, Guerrieri, Böhtlingk