Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Errata

Jean-Luc Moulène

una propuesta de la Galería Désiré Saint Phalle en Chic by Accident Ciudad de México, México 11/14/2013 – 12/14/2013

11181657346_5302417299_b

11181678994_dea486e36b_b

11181677974_cdb0a663c9_b
La instalación multipartita Errata de Jean-Luc Moulène es, a un tiempo, un procedimiento crítico complejo y un manifiesto estético. Para esta obra, Moulène ha intervenido la producción de latas de Jumex, alterando sus identidades estéticas altamente codificadas, volviéndolas tanto extrañas como familiares y, así, transformándolas en mercancía atípica. Errata consiste en nueve clases de latas vacías de jugo Jumex. Cada clase, que incluye 3 240 latas por clase, está monocromáticamente imbuida en colores que, en parte, fueron tomados de productos de otras marcas no relacionadas, pero cromáticamente reconocibles, como el amarillo de Kodak, el rosa de Bic y el azul de Gauloise, mientras que otras están pintadas con colores cotidianos (blanco, azul, rojo) que carecen de derechos comerciales de autor. De no haberlo hecho así, cualquiera de las características que tradicionalmente sitúan e identifican la marca, como el logo y otro lenguaje, habrían sido eliminadas completamente de los contenedores alimenticios, convirtiéndolos en meros cascarones vacíos de sí mismos. Estas nueve variedades están presentadas lado a lado y enmarcadas por dos videos, cuyo pietaje está tomado del sistema de control de calidad de la línea de producción. Cada video retrata las latas a medida que éstas van pasando, creando una imagen virtualmente estática y repetitiva a un tiempo. Sin ningún conocimiento de lo que son las imágenes, las latas se vuelven absolutamente inescrutables, susceptibles de parecer atractivas abstracciones modernas.

La intervención de Moulène es simple y concisa, pero rica en una complejidad que irradia en muchas direcciones simultáneamente. Está prefigurada y enraizada en dos puntos de partida específicos. El primero es el jugo como metáfora no natural del pensamiento, como si por medio de él el pensamiento pudiera relacionarse con el riguroso proceso de transformar comida tal cual es en una sustancia líquida, o tamizar la sustancia chiclosa de los datos crudos a través de la mente hasta llegar a la fluidez de la cognición. El otro punto de partida importante es el viejo interés de Moulène en las diversas bondades estéticas de la producción industrial. Esto también nos habla de una preocupación por la naturaleza de la identidad estética de un producto dado, cómo esa identidad estética se constituye y cómo, a su vez, ésta constituye a su consumidor, vínculo que resulta concomitante al producto y facilita la circulación del mismo producto. Reconfigurado gracias al toque atípico de Moulène (es decir, formalmente pero no semióticamente identificable, como en el caso de Errata), el nexo complejo de operaciones que garantiza el terso funcionamiento de un producto tropieza y se revela a sí mismo, indicando la importancia inobjetable de la estética para el reconocimiento de y la accesibilidad a la marca. Como sucede con la magia, ésta es la clase de información que debe permanecer oculta, ejerciendo su influencia si no subrepticiamente, sí hipnóticamente en el consumidor. En esto, por decirlo así, radica su arte, en el sentido de su artisticidad, que es equivalente a un calculado poder de persuadir, de hechizar o incluso de encandilar.

Esta última observación nos lleva a otra faceta crucial del interés que Moulène ha depositado en la industria, que la percibe, en muchos sentidos, como el artista real de nuestro momento actual. Capaz de una gran, por no decir de una ejemplar sapiencia estética, la industria ejerce una enorme influencia precisamente a través de su presentación estética, la cual, por lo demás, también carece de autoría. Porque al mismo tiempo que refiere a la compañía o a la corporación que la creó, casi nunca aparece firmada por un solo autor identificable. Este anonimato esencial también nos refiere a una preocupación constante en Moulène, quien manifiesta en su propia obra una suerte de reverso exacto de la identidad industrial o corporativa, en el sentido de que continuamente difiere de sí mismo, buscando, a diferencia de mucho arte contemporáneo desde la década de 1960, no producir jamás un producto identificable, que nunca habrá de circular en el sistema del arte contemporáneo a través de una marca reconocible con la cual llegara a tener éxito.

Así, al hecho de la falta de nombre y de autoría, Moulène añade, a través de su intervención en el sistema de producción, un anonimato virtual del producto (el hecho de que este anonimato participe de un intercambio estético directo con algunos de los tropos modernistas formales dominantes, como la serialidad, la red y el monocromo, no es en ningún sentido un accidente). El suyo es un procedimiento correctivo, una intervención que acierta en la misma medida en que yerra, o que acierta a través del equívoco. De aquí el nombre de la obra en su conjunto, Errata, una corrección que se añade al texto luego de haber sido impreso. De acuerdo con su creencia declarada de que el arte idealmente no es más que una intervención en extendidos sistemas de producción, Errata parte directamente de y se confunde con un sistema específico (en este caso, el jugo Jumex), que nunca se da por descontado.

Chris Sharp
(Traducción de Gabriel Bernal Granados)

http://www.desiresaintphalle.com
http://www.chicbyaccident.com

Courtesía Galería Désiré Saint Phalle.
Fotos de Francisco Kochen Beristain.
El proyecto está organizado por la galería Desiré Saint Phalle y producido por Fundacíon Jumex Arte Contemporáneo y Grupo Jumex.

11181657346_5302417299_b

11181678994_dea486e36b_b

11181677974_cdb0a663c9_b

La instalación multipartita Errata de Jean-Luc Moulène es, a un tiempo, un procedimiento crítico complejo y un manifiesto estético. Para esta obra, Moulène ha intervenido la producción de latas de Jumex, alterando sus identidades estéticas altamente codificadas, volviéndolas tanto extrañas como familiares y, así, transformándolas en mercancía atípica. Errata consiste en nueve clases de latas vacías de jugo Jumex. Cada clase, que incluye 3 240 latas por clase, está monocromáticamente imbuida en colores que, en parte, fueron tomados de productos de otras marcas no relacionadas, pero cromáticamente reconocibles, como el amarillo de Kodak, el rosa de Bic y el azul de Gauloise, mientras que otras están pintadas con colores cotidianos (blanco, azul, rojo) que carecen de derechos comerciales de autor. De no haberlo hecho así, cualquiera de las características que tradicionalmente sitúan e identifican la marca, como el logo y otro lenguaje, habrían sido eliminadas completamente de los contenedores alimenticios, convirtiéndolos en meros cascarones vacíos de sí mismos. Estas nueve variedades están presentadas lado a lado y enmarcadas por dos videos, cuyo pietaje está tomado del sistema de control de calidad de la línea de producción. Cada video retrata las latas a medida que éstas van pasando, creando una imagen virtualmente estática y repetitiva a un tiempo. Sin ningún conocimiento de lo que son las imágenes, las latas se vuelven absolutamente inescrutables, susceptibles de parecer atractivas abstracciones modernas.

La intervención de Moulène es simple y concisa, pero rica en una complejidad que irradia en muchas direcciones simultáneamente. Está prefigurada y enraizada en dos puntos de partida específicos. El primero es el jugo como metáfora no natural del pensamiento, como si por medio de él el pensamiento pudiera relacionarse con el riguroso proceso de transformar comida tal cual es en una sustancia líquida, o tamizar la sustancia chiclosa de los datos crudos a través de la mente hasta llegar a la fluidez de la cognición. El otro punto de partida importante es el viejo interés de Moulène en las diversas bondades estéticas de la producción industrial. Esto también nos habla de una preocupación por la naturaleza de la identidad estética de un producto dado, cómo esa identidad estética se constituye y cómo, a su vez, ésta constituye a su consumidor, vínculo que resulta concomitante al producto y facilita la circulación del mismo producto. Reconfigurado gracias al toque atípico de Moulène (es decir, formalmente pero no semióticamente identificable, como en el caso de Errata), el nexo complejo de operaciones que garantiza el terso funcionamiento de un producto tropieza y se revela a sí mismo, indicando la importancia inobjetable de la estética para el reconocimiento de y la accesibilidad a la marca. Como sucede con la magia, ésta es la clase de información que debe permanecer oculta, ejerciendo su influencia si no subrepticiamente, sí hipnóticamente en el consumidor. En esto, por decirlo así, radica su arte, en el sentido de su artisticidad, que es equivalente a un calculado poder de persuadir, de hechizar o incluso de encandilar.

Esta última observación nos lleva a otra faceta crucial del interés que Moulène ha depositado en la industria, que la percibe, en muchos sentidos, como el artista real de nuestro momento actual. Capaz de una gran, por no decir de una ejemplar sapiencia estética, la industria ejerce una enorme influencia precisamente a través de su presentación estética, la cual, por lo demás, también carece de autoría. Porque al mismo tiempo que refiere a la compañía o a la corporación que la creó, casi nunca aparece firmada por un solo autor identificable. Este anonimato esencial también nos refiere a una preocupación constante en Moulène, quien manifiesta en su propia obra una suerte de reverso exacto de la identidad industrial o corporativa, en el sentido de que continuamente difiere de sí mismo, buscando, a diferencia de mucho arte contemporáneo desde la década de 1960, no producir jamás un producto identificable, que nunca habrá de circular en el sistema del arte contemporáneo a través de una marca reconocible con la cual llegara a tener éxito.

Así, al hecho de la falta de nombre y de autoría, Moulène añade, a través de su intervención en el sistema de producción, un anonimato virtual del producto (el hecho de que este anonimato participe de un intercambio estético directo con algunos de los tropos modernistas formales dominantes, como la serialidad, la red y el monocromo, no es en ningún sentido un accidente). El suyo es un procedimiento correctivo, una intervención que acierta en la misma medida en que yerra, o que acierta a través del equívoco. De aquí el nombre de la obra en su conjunto, Errata, una corrección que se añade al texto luego de haber sido impreso. De acuerdo con su creencia declarada de que el arte idealmente no es más que una intervención en extendidos sistemas de producción, Errata parte directamente de y se confunde con un sistema específico (en este caso, el jugo Jumex), que nunca se da por descontado.

Chris Sharp
(Traducción de Gabriel Bernal Granados)

http://www.desiresaintphalle.com
http://www.chicbyaccident.com

Courtesía Galería Désiré Saint Phalle.
Fotos de Francisco Kochen Beristain.
El proyecto está organizado por la galería Desiré Saint Phalle y producido por Fundacíon Jumex Arte Contemporáneo y Grupo Jumex.

Tags: , , , , ,

Casa 7 no Pivô

The Value of Rage

Oscar Masotta. La teoría como acción

Bougainvillea Begonia