Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Delirios de Declive

Curated by Paulina Ascencio

Curro y Poncho Guadalajara, Zapopan, México 08/23/2014 – 11/28/2014

DDD-3

DDD-4

DDD-9

Después de leer a Buda o a cualquier otro vividor de lo sublime, sólo me entran ganas de pedir una sopa de ajo. E.M. Cioran, Breviario de los vencidos, Tusquets, México, 2013. p.59

La primera mañana del Y2K, desperté con delirios de declive. Era mi primera resaca escatológica, la resaca del Apocalipsis programado para coincidir con el cambio de siglo. Pero el día después del fin del mundo hubo que reagendar la cita, el final había terminado.

Delirios de declive es el síntoma de los finales anunciados. La expectativa es tan necia como contagiosa y genera un estado de histeria colectiva. Anunciamos el final con el homicidio de Dios; cuando la naturaleza dejó de ser cómoda; con la caída del ser y la crisis del humanismo moderno en la posguerra; con los quiebres del orden mundial y el derrumbe de la civilización. Vivimos la resaca de la publicación del obituario del arte y los verdugos del avant-garde; cuando la teoría de la relatividad perforó inminentemente el absolutismo científico y con la digitalización de la gran narrativa histórica.

Estamos acostumbrados a lidiar con el final asociándolo con la noción de caducidad. Las restricciones orgánicas de la materia y la vida útil de los objetos nos han convencido de que, al desecharse, las cosas ya no son. Sin embargo, un vistazo a las enormes pilas de basura acumulada alrededor del mundo comprueban el delirio de declive: aunque habían llegado a su fin, las cosas siguen ahí, dotadas de un después.

El final, entonces, no es último ni absoluto, sino la medida del después. Son los finales, en plural, los que hacen familiar el uso del prefijo post y convierten el compendio de historia universal en un libro de cuentos cortos. Es una concepción lineal de la historia, pero la línea está segmentada por finales particulares: es una línea punteada –––––.

Delirios de declive reúne una serie de ejercicios sobre el final como un imaginario para proponer una teleología después del fin del mundo.

Link: http://curroyponcho.com/es

Artistas: Alejandro Almanza Pereda, Javier Barrios, Arturo Hernández Alcázar, Miltos Manetas, Theo Michael, Jorge Satorre, Joaquín Segura, Luis Alfonso Villalobos

DDD-3

DDD-4

DDD-9Después de leer a Buda o a cualquier otro vividor de lo sublime, sólo me entran ganas de pedir una sopa de ajo. E.M. Cioran, Breviario de los vencidos, Tusquets, México, 2013. p.59

La primera mañana del Y2K, desperté con delirios de declive. Era mi primera resaca escatológica, la resaca del Apocalipsis programado para coincidir con el cambio de siglo. Pero el día después del fin del mundo hubo que reagendar la cita, el final había terminado.

Delirios de declive es el síntoma de los finales anunciados. La expectativa es tan necia como contagiosa y genera un estado de histeria colectiva. Anunciamos el final con el homicidio de Dios; cuando la naturaleza dejó de ser cómoda; con la caída del ser y la crisis del humanismo moderno en la posguerra; con los quiebres del orden mundial y el derrumbe de la civilización. Vivimos la resaca de la publicación del obituario del arte y los verdugos del avant-garde; cuando la teoría de la relatividad perforó inminentemente el absolutismo científico y con la digitalización de la gran narrativa histórica.

Estamos acostumbrados a lidiar con el final asociándolo con la noción de caducidad. Las restricciones orgánicas de la materia y la vida útil de los objetos nos han convencido de que, al desecharse, las cosas ya no son. Sin embargo, un vistazo a las enormes pilas de basura acumulada alrededor del mundo comprueban el delirio de declive: aunque habían llegado a su fin, las cosas siguen ahí, dotadas de un después.

El final, entonces, no es último ni absoluto, sino la medida del después. Son los finales, en plural, los que hacen familiar el uso del prefijo post y convierten el compendio de historia universal en un libro de cuentos cortos. Es una concepción lineal de la historia, pero la línea está segmentada por finales particulares: es una línea punteada –––––.

Delirios de declive reúne una serie de ejercicios sobre el final como un imaginario para proponer una teleología después del fin del mundo.

Link: http://curroyponcho.com/es

Artistas: Alejandro Almanza Pereda, Javier Barrios, Arturo Hernández Alcázar, Miltos Manetas, Theo Michael, Jorge Satorre, Joaquín Segura, Luis Alfonso Villalobos

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

WORK – DO + : Very (Anti)productive Systems

Pseudo-Fourier

Down and to the Left: Reflections on Mexico in the NAFTA Era

Verboamérica