Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

De Métrico a Imperial

Ištvan Išt Huzjan

Proyectos Monclova Ciudad de México 03/22/2018 – 06/02/2018

Installation view of De Métrico a Imperial, 2018. Photo: Rodrigo Viñas. Courtesy of the artist and PROYECTOSMONCLOVA

Installation view of De Métrico a Imperial, 2018. Photo: Rodrigo Viñas. Courtesy of the artist and PROYECTOSMONCLOVA

Installation view of De Métrico a Imperial, 2018. Photo: Rodrigo Viñas. Courtesy of the artist and PROYECTOSMONCLOVA

De Métrico a Imperial is an intensive dialogue between Ištvan Išt Huzjan’s poetic experiments and the exhibition space. Continuously flirting with avant-gardes and neo-avant-gardes, Huzjan’s work always reflects his ability to create multi-layered structures in terms of both content and form. In this respect, Huzjan’s work is not a revival of Dada’s attack on the nature of exhibition as a medium of expression but rather refers to the approaches and presentations of practices that have impacted exhibition methods and means by which art is received by an audience.

It is no coincidence that the exhibition begins in the gallery’s foyer patio with Huzjan’s ongoing project Subterranean Walks as this piece represents a symbolic culmination of artist’s experience related to his journeys. This work, an object with the artist’s footprints, can be understood as a collage of his past projects as it references separations, which directly link to the symbolic measurement of ‘emptiness’ created during the artist’s travels.

The intertwinement of architectural space and artworks continues in the lower gallery with Daily Chores on 5th Avenue, a performance he carried out in New York City in 2017 a few days after Donald Trump’s inauguration. In the performance, Huzjan walked the entire length of Fifth Avenue from north to south, cleaning the gutter using a small broom and a dustpan. Stretching over Manhattan from the Harlem River in the north to Washington Square Park in the south, Fifth Avenue led him from the poorer parts of the city to areas that become globally infamous for financial, political and media power.

The hallway leading to the gallery’s main exhibition space can be read as what anthropologist Marc Augé would describe as a nonplace, a transitional area that lacks the identity to be recognized and where people remain anonymous. Huzjan here has filled it with projects linked to movement. These projects are not static rather they slide between the public and the private, between geopolitical places, cultures, histories, people and their relationships. Suddenly the gallery’s nonplace is brimming with untold stories, a reminder of those that are always among us if only we wish to notice them.

Through the nonplace, the viewer finds the main gallery, where intimate objects made in the shelter of the artist’s studio are showcased. These so-called conceptual objects combine found materials (objects from Huzjan’s everyday life) with generic construction materials displayed on pedestals of 45 cm, 90 cm and 157.5 cm in height, respectively. The objects seem to create a poetic narrative that echoes the artist’s toying with different formats, materials, and functions. While it may seem that the artist is caught in a loop of self-sufficiency of form and mannerism, this is not the case. The objects hover between public and private spheres, between their (former) function and their translation by Huzjan to an exhibition context. The history of sculpture has always been the history of the relationship between the material and immaterial. In Huzjan’s case, this relationship has emerged as an exploration between the object and space, which is why the placement of his works at different heights, symbolizing human growth is essential.

Ištvan Išt Huzjan is an artist whose works create tension between opposing poles: avant-garde and neo-avant-garde, public and private, material and immaterial. The artist’s personal narrative facilitates his examination of different media, while also revealing Huzjan’s need to be on the move and explore the media’s boundaries. Therefore, the viewer is sometimes left with an impression that Huzjan is a wordsmith whose verse may at first seem finite but really offers a proliferation of infinite meanings and forms: poems that somehow exist at the end of words.

by Tevž Logar

Vista del montaje De Métrico a Imperial,  2018. Foto: Rodrigo Viñas. Cortesía del artista y PROYECTOSMONCLOVA

Vista del montaje De Métrico a Imperial,  2018. Foto: Rodrigo Viñas. Cortesía del artista y PROYECTOSMONCLOVA

Vista del montaje De Métrico a Imperial,  2018. Foto: Rodrigo Viñas. Cortesía del artista y PROYECTOSMONCLOVA

De Métrico a Imperial es un diálogo intensivo entre los experimentos poéticos de Ištvan Išt Huzjan y el espacio de exhibición. En constante coqueteo con las vanguardias y las neovanguardias, el trabajo de Huzjan siempre refleja su habilidad para crear estructuras de capas múltiples, en términos tanto de contenido como de forma. En este sentido, el trabajo de Huzjan no es una reactivación dadaísta de las propiedades de la exhibición como medio de expresión, sino más bien apunta a las aproximaciones y presentaciones de prácticas que han tenido impacto en los métodos de exhibición y en los medios a través de los cuales el arte es percibido por una audiencia.No es coincidencia que la exhibición comience en el patio del vestíbulo con el proyecto en curso Subterranean Walks, que representa la culminación simbólica de la experiencia del artista en relación a sus viajes. Esta obra, un objeto con las pisadas del artista, puede ser entendido como un collage de sus proyectos anteriores por hacer referencia a separaciones, que están directamente enlazadas a la medida simbólica del ‘vacío’ creado durante los desplazamientos del artista.

La interconexión del espacio arquitectónico y las obras continua en el espacio de exhibición de la planta baja con Daily Chores on 5th Avenue, un performance que realizó en Nueva York en 2017, pocos días después de la inauguración del mandato de Donald Trump. En el performance, Huzjan caminó a lo largo de la Quinta Avenida de norte a sur, limpiando las alcantarillas con una pequeña escoba y un pequeño recogedor. La Quinta Avenida, que se extiende a través de Manhattan desde el río Harlem en el norte hasta el Washington Square Park en el sur, llevó al artista de las partes de la ciudad con el nivel socioeconómico más bajo hasta los sectores globalmente infames de poder financiero, político y mediático.

El pasillo que conduce hacia el espacio principal de la galería, puede ser leído como lo que el antropólogo Marc Augé describió como no-lugar, área de transición que carece de identidad y donde las personas permanecen en anonimato. Aquí, Huzjan presenta proyectos relacionados con el movimiento. Estos proyectos no estáticos, se deslizan entre lo público y lo privado, entre lugares geopolíticos, culturas, historias, gente y sus relaciones. De pronto el no-lugar de la galería rebosa con historias nunca antes contadas, recordatorio de aquellas que han estado desde siempre entre nosotros y que podríamos reconocer si tan sólo deseáramos verlas.

A través del no-lugar, el espectador se encuentra con el espacio principal, donde se muestran objetos íntimos creados en el refugio del estudio del artista. Estos presuntos objetos conceptuales combinan materiales encontrados (objetos de la vida diaria del artista) con materiales de construcción genéricos, dispuestos en pedestales con alturas de 45, 90 y 157.5 cm, respectivamente. Estos objetos sugieren una narrativa poética que resuena sobre los distintos formatos, materiales y funciones con los que el artista suele jugar. Si bien parece que Huzjan se encuentra en un bucle autosuficiente de forma y manierismo, este no es el caso. Los objetos merodean entre las esferas de lo público y lo privado, entre su (antigua) función y su traslado al contexto de exhibición. La historia de la escultura siempre ha sido la historia de la relación entre lo material y lo inmaterial. En el caso de Huzjan, esta relación emerge como una exploración entre el objeto y el espacio, lo que explica el porqué de la ubicación de sus obras en diferentes alturas que simbolizan el crecimiento humano como algo esencial.

Las obras de Ištvan Išt Huzjan crean tensión entre polos opuestos: vanguardias y neovanguardias, público y privado, material e inmaterial. La narrativa personal del artista facilita la examinación que realiza sobre distintas técnicas, mientras revela su necesidad de estar en movimiento y en constante exploración de los confines de los propios medios. El espectador, por lo tanto, en ocasiones tendrá la impresión de que Huzjan es un artífice de la palabra cuyos versos parecen ser en principio finitos, pero que ofrecen en realidad infinitos y proliferantes significados y formas: poemas que de algún modo existen al final de las palabras.

De Métrico a Imperial es un diálogo intensivo entre los experimentos poéticos de Ištvan Išt Huzjan y el espacio de exhibición. En constante coqueteo con las vanguardias y las neovanguardias, el trabajo de Huzjan siempre refleja su habilidad para crear estructuras de capas múltiples, en términos tanto de contenido como de forma. En este sentido, el trabajo de Huzjan no es una reactivación dadaísta de las propiedades de la exhibición como medio de expresión, sino más bien apunta a las aproximaciones y presentaciones de prácticas que han tenido impacto en los métodos de exhibición y en los medios a través de los cuales el arte es percibido por una audiencia.

No es coincidencia que la exhibición comience en el patio del vestíbulo con el proyecto en curso Subterranean Walks, que representa la culminación simbólica de la experiencia del artista en relación a sus viajes. Esta obra, un objeto con las pisadas del artista, puede ser entendido como un collage de sus proyectos anteriores por hacer referencia a separaciones, que están directamente enlazadas a la medida simbólica del ‘vacío’ creado durante los desplazamientos del artista.

La interconexión del espacio arquitectónico y las obras continua en el espacio de exhibición de la planta baja con Daily Chores on 5th Avenue, un performance que realizó en Nueva York en 2017, pocos días después de la inauguración del mandato de Donald Trump. En el performance, Huzjan caminó a lo largo de la Quinta Avenida de norte a sur, limpiando las alcantarillas con una pequeña escoba y un pequeño recogedor. La Quinta Avenida, que se extiende a través de Manhattan desde el río Harlem en el norte hasta el Washington Square Park en el sur, llevó al artista de las partes de la ciudad con el nivel socioeconómico más bajo hasta los sectores globalmente infames de poder financiero, político y mediático.

El pasillo que conduce hacia el espacio principal de la galería, puede ser leído como lo que el antropólogo Marc Augé describió como no-lugar, área de transición que carece de identidad y donde las personas permanecen en anonimato. Aquí, Huzjan presenta proyectos relacionados con el movimiento. Estos proyectos no estáticos, se deslizan entre lo público y lo privado, entre lugares geopolíticos, culturas, historias, gente y sus relaciones. De pronto el no-lugar de la galería rebosa con historias nunca antes contadas, recordatorio de aquellas que han estado desde siempre entre nosotros y que podríamos reconocer si tan sólo deseáramos verlas.

A través del no-lugar, el espectador se encuentra con el espacio principal, donde se muestran objetos íntimos creados en el refugio del estudio del artista. Estos presuntos objetos conceptuales combinan materiales encontrados (objetos de la vida diaria del artista) con materiales de construcción genéricos, dispuestos en pedestales con alturas de 45, 90 y 157.5 cm, respectivamente. Estos objetos sugieren una narrativa poética que resuena sobre los distintos formatos, materiales y funciones con los que el artista suele jugar. Si bien parece que Huzjan se encuentra en un bucle autosuficiente de forma y manierismo, este no es el caso. Los objetos merodean entre las esferas de lo público y lo privado, entre su (antigua) función y su traslado al contexto de exhibición. La historia de la escultura siempre ha sido la historia de la relación entre lo material y lo inmaterial. En el caso de Huzjan, esta relación emerge como una exploración entre el objeto y el espacio, lo que explica el porqué de la ubicación de sus obras en diferentes alturas que simbolizan el crecimiento humano como algo esencial.

Las obras de Ištvan Išt Huzjan crean tensión entre polos opuestos: vanguardias y neovanguardias, público y privado, material e inmaterial. La narrativa personal del artista facilita la examinación que realiza sobre distintas técnicas, mientras revela su necesidad de estar en movimiento y en constante exploración de los confines de los propios medios. El espectador, por lo tanto, en ocasiones tendrá la impresión de que Huzjan es un artífice de la palabra cuyos versos parecen ser en principio finitos, pero que ofrecen en realidad infinitos y proliferantes significados y formas: poemas que de algún modo existen al final de las palabras.

por Tevž Logar

http://proyectosmonclova.com

Tags: , , , , ,

Future Exhibition

No Man’s Land

The Closer I Get to the End the More I Rewrite the Beginning

MARGINALIA #18