Contemporary Art in the Americas Arte Contemporáneo en las Américas

Gente de bien: interview with Franco Lolli

By Natalia Valencia

Franco Lolli and Natalia Valencia discuss class discrimination problematics in contemporary Colombian society, as portrayed in Lolli’s feature film Gente de Bien (2014).

Franco Lolli y Natalia Valencia discuten sobre los problemas de discriminación de clase de la sociedad colombiana contemporánea y cómo éstos fueron retratados en el largometraje Gente de Bien (2014) dirigido por Lolli.

afiche_GDB_MEDIA

Gente de bien, poster, 2014.

Natalia Valencia: Could you speak a little regarding what references or inspiration you had in mind when you decided to make Gente de bien? In it you portray all the affective ambiguities that emerge when different social classes cohabit domestic spaces. Were you reading some particular novel or interested in specific sociological studies? I feel like it’s an issue no one else in contemporary Colombian cinema has dealt with in such a sensitive way.

Franco Lolli: The film was born more of things I’ve seen, lived or felt in real life than any literary or cinematographic references, even as these are always present in the unconscious and will turn up without your really trying. Almost all the characters are inspired by people I’ve known; what they feel is what I have felt. Though I come from a privileged background, when I was young I suffered from a complex because I was the poorest among my rich friends (who to me didn’t seem rich, just normal); yet at the same time, the truth is I’ve always been rich in what is Colombia. That’s why I’ve always been fascinated by the way society divides into classes, especially how people live, from within, their belonging to a particular class. So it’s no surprise I’m telling a story in which the characters pass from one class to another and then re-posit their relationship to the class they came from. The truth is my goal wasn’t to make a filmed social analysis but rather an emotion-driven picture within a precise, realist context.

GENTE DE BIEN 2

Gente de bien, film still, 2014. Courtesy of Franco Lolli.

NV: The character María Isabel—the well-intentioned mistress who decides to more or less adopt her employee’s son—seems transparently good yet personally I was left somewhat baffled by her strange complexity as a character. How can she be so naïve as to think that social barriers can be so easily broken down? How did you construct her character?

FL: I don’t believe María Isabel is ingenuous nor do I think her goodness is all that transparent. I believe she is a highly complex character, full of contradictions, and that it’s very difficult to discern that part of her that wants to adopt the boy to help him from the part that wants to adopt him to help herself. Yes, she’s a character with a big heart and yet at the same time she’s monstrous—quite arrogant in her way of doing things. If she weren’t, it would never occur to her that she could take better care of a little boy she hardly knows, better than the boy’s own family. She is at once the most idealistic and the cruelest character. It’s precisely this contradiction that makes her the most interesting one, too. It is through her that almost all Gente de bien’s moral questions are posed.

GENTE-DE-BIEN-1

Gente de bien, film still, 2014. Courtesy of Franco Lolli.

NV: What’s your take on the silence that surrounds social problematics as complex as these? In this issue of Terremoto we’re looking at the gray areas associated with class discrimination, something that persists but that people try to ignore since in legal terms we’re supposed to be living in an inclusive society.

FL: I can’t say if there’s any generalized silence regarding class issues or the way classes relate. A lot of people talk about it and seek to alter the paradigms. What’s more, there are any number of political parties that are based—at least ideologically—on a notion of ending class-related injustice. And how many sociologists, artists and journalists haven’t tried as well? But the fact is that most people don’t want to look at the world we live in straight on, maybe because if they do, the illusion that we all see each other and treat each other as equals will fall away; the fact is things work in the opposite way—under a notion that some people are superior because of the class they come from. That idea—tacit in the best of cases—is, sadly, key to building our society, and not only in Colombia but throughout the world. Maybe because it’s such a violent idea, people don’t want to shout it out to the winds. Maybe that’s why it’s time to portray it.

GENTE DE BIEN 5 copy

Gente de bien, film still, 2014. Courtesy of Franco Lolli.

NV: Let me in of your upcoming projects.

FL: I’m putting together the script for a new film. It’s the portrait of a woman nearing forty, an attorney and a single mom, who decides to change her life the year her son goes off to school. I think in part it speaks of how hard it is to be a woman in a male-dominated society as well as of that moment in life when you stop running around in circles, chasing after things that really don’t interest you, and you start to find yourself. From within my production company, Evidencia Films, I’m also producing work by a number of young Colombian directors, including finishing up new short films by Laura Huertas Millán as well as a feature by Simón Mesa; we’re preparing a short film and a feature by Juan Sebastián Quebrada. Each one of these artists shares a desire to do daring, highly personal cinema and their new projects are going to generate a lot of buzz.

NV: What has it been like for you to start a production company in Colombia? If I’m not mistaken, efforts at state institutions designed to make promoting film in Colombia lucrative for industry players and sponsors have stimulated production and private investment a lot more. In Colombia we’re going through a moment of economic growth, but it only benefits certain sectors while education investment still lags behind. In a certain sense, this time of development is still perpetuating the same old inequality the film deals with. That said, the powerful thing about film (and contrary to what often happens in contemporary art) is that it speaks a language everyone can grasp. Do you think filmmakers have more tools at their disposal than they used to?

FL: Our production company wouldn’t exist if weren’t for Colombia’s Fund for Cinema Development (acronym in Spanish: FDC), which offers grants for Colombian filmmaking, almost always through competitions. For the kinds of films we want to do, i.e., “risky,” more avant-garde cinema, it’s entirely necessary for us to turn to public funding to finance production. The truth is that private investment in filmmaking, in Colombia, while it exists thanks to tax incentives the State provides, focuses mostly on films that are much more commercial than ours. In response to the other part of your question, I’d say there’s clearly a terrible education deficit here. I’ve just come back from Ecuador where I conducted a workshop at the Universidad de las Artes, a public institution the government created some years ago, with incredible facilities and a well paid faculty. The Colombian government, in contrast, has no interest in education investment. As long as that’s the case, we are cursed by the fact that the rich also hold a monopoly on knowledge. Finally, I don’t think filmmakers have more tools than we had before; films still get made with cameras and microphones. But I do believe our industry has minimally democratized thanks to technology, which has lowered production costs and allowed for other distribution platforms. There are more films every day and more people can see them. But quality doesn’t always go hand-in-hand with quantity; the best shooting and projection medium continues to be film and in my opinion at least, the best films were made before this technological revolution.

GENTE DE BIEN 4 copy

Gente de bien, film still, 2014. Courtesy of Franco Lolli.

afiche_GDB_MEDIA

Gente de bien, afiche, 2014. Cortesía de Franco Lolli.

Natalia Valencia: ¿Me puedes contar un poco sobre qué referencias e inspiraciones tenías cuando decidiste hacer esta película? En ella retratas todas las ambiguedades afectivas que surgen en la convivencia de diferentes clases sociales. ¿Estabas leyendo alguna novela en particular o te interesaste por estudios sociológicos específicos? Creo que es un tema que nadie ha tocado de manera tan sensible en el cine contemporáneo en Colombia.

Franco Lolli: La película nace más de cosas que ví, viví o sentí en la vida real que de referencias literarias o cinematográficas, aunque éstas siempre están presentes en el inconsciente y van apareciendo sin que uno lo busque. Los personajes están casi todos inspirados en personas que conocí, y lo que sienten es lo que yo sentí. Aunque vengo de un medio privilegiado, cuando joven tenía un complejo porque era el más pobre entre mis amigos ricos (que para mí no eran ricos sino normales), y al mismo tiempo en realidad siempre he sido rico para lo que es Colombia. Por esto siempre me ha interesado mucho la forma en que la sociedad se divide en clases, y en especial cómo los individuos viven, desde adentro, el hecho de pertenecer a una clase determinada. No es extraño entonces que haya contado una historia en la que los personajes pasan de una clase a otra y replantean su relación con la clase de la que vienen. Pero la verdad mi propósito no fue hacer una película de análisis social sino una película emotiva en un contexto preciso y realista.

GENTE DE BIEN 2

Gente de bien, still de la película, 2014. Cortesía de Franco Lolli.

NV: El personaje de Maria Isabel, la patrona con buenas intenciones que decide de alguna manera adoptar al hijo de su empleado parece transparente en su bondad pero personalmente me quedé preguntándome un poco por su complejidad como personaje. ¿Cómo puede ella ser tan naive de creer que puede romper las barreras sociales tan fácilmente? ¿Cómo construiste su personaje?

FL:Yo no siento que Maria Isabel sea ingenua ni que su bondad sea transparente. Siento que es un personaje muy complejo, lleno de contradicciones y que es muy difícil discernir la parte de ella que quiere adoptar al niño para ayudarlo y la parte que quiere adoptarlo para ayudarse a sí misma. Es un personaje con un gran corazón y es al mismo tiempo un personaje monstruoso, muy arrogante en su manera de hacer las cosas –si no, jamás se le ocurriría siquiera que puede cuidar mejor a un niño que apenas conoce de lo que lo puede hacer la propia familia del niño. A la vez es el personaje más idealista de la película y el más cruel. Y es justamente esta contradicción la que la convierte también en el más interesante. Es a través de ella que se plantean casi todas las preguntas morales de Gente de Bien.

GENTE-DE-BIEN-1

Gente de bien, still de la película, 2014. Cortesía de Franco Lolli.

NV:¿Qué opinas respecto al silencio que se guarda respecto a estas problemáticas sociales tan complejas? En esta edición de Terremoto estamos mirando hacia la sombra de las problemáticas de discriminación de clase, su presencia que persiste pero que se trata de ignorar, pues legalmente se supone que vivimos en una sociedad inclusiva.

FL: No sé si haya un silencio general respecto a la cuestión de las clases o a la manera cómo estas se relacionan. Mucha gente habla de esto e intenta modificar los paradigmas en este aspecto. Es más, hay muchos partidos políticos basados, al menos ideológicamente, en que se acaben las injusticias entre las clases. ¿Y cuántos sociólogos, artistas y periodistas no intentan, a su manera, hacer lo mismo? Pero es verdad que la mayoría no quiere ver de frente el mundo en el que vivimos, tal vez porque si lo hace se le cae la ilusión de que nos vemos y nos tratamos como iguales, cuando en realidad las cosas funcionan al revés, bajo la idea de que hay gente superior a otra por la clase de la que viene. Esa idea, tácita en el mejor de los casos, es lamentablemente clave en la construcción de nuestra sociedad, no solo en Colombia sino en el mundo. Tal vez por lo violenta que es, no se grita a los cuatro vientos. Y tal vez por lo mismo no está de más representarla.

GENTE DE BIEN 5 copy

Gente de bien, still de la película, 2014. Cortesía de Franco Lolli.

NV: ¿Quieres contarme un poco sobre tus próximos proyectos?

FL: Estoy escribiendo una nueva película. Es el retrato de una mujer de casi cuarenta años –abogada y madre soltera– que el año en el que su hijo entra al colegio, decide cambiar de vida. Creo que habla, en parte, de la dificultad de ser mujer en una sociedad machista y del momento de la vida en el que uno deja de dar vueltas y de buscar cosas que en realidad no le interesan para empezar a encontrarse a sí mismo. También estoy produciendo, en el seno de mi empresa Evidencia Films, los trabajos de varios jóvenes directores colombianos. Entre otros, estamos terminando los nuevos cortos de Laura Huertas Millán y un largo de Simón Mesa, y estamos preparando un corto y un largo de Juan Sebastián Quebrada. Todos estos autores tienen en común la búsqueda de un cine arriesgado y muy personal, y sus nuevos proyectos harán hablar mucho de ellos.

NV: ¿Cómo ha sido para tí establecer una productora en Colombia? Si no me equivoco, los esfuerzos de Proimágenes por lograr que el fomento al cine en el país sea rentable para los empresarios y patronos ha logrado que se estimule mucho más la producción y la inversión privada. Ahora se vive un momento de crecimiento económico en el país, pero éste beneficia sólo a ciertos sectores y sigue faltando inversión en educación –en cierta manera, este momento de desarrollo sigue perpetuando la misma desigualdad de la que se ocupa la película. Por otro lado, lo poderoso del cine (y muchas veces contrario al arte contemporáneo) es que es un lenguaje asequible a todo el mundo. ¿Crees que los cineastas tienen ahora más herramientas que antes?

GENTE DE BIEN 4 copy

Gente de bien, still de la película, 2014. Cortesía de Franco Lolli.

FL: Nuestra productora no existiría si no existiera el FDC (Fondo para el Desarrollo Cinematográfico) que entrega estímulos, casi en todos los casos por concurso, a las películas colombianas. Por el tipo de cine que queremos hacer, o sea un cine arriesgado, nos es absolutamente necesario recurrir a estos dineros públicos para financiar las películas. En realidad la inversión privada en el cine colombiano, si bien existe gracias a los incentivos tributarios que otorga el Estado, se concentra sobre todo en un cine mucho más comercial que el nuestro. Respondiendo a la otra parte de tu pregunta, diría que es evidente que hay un déficit terrible en educación en este país. Vuelvo de Ecuador, donde dicté un taller en la Universidad de las Artes, que es una institución pública creada por el gobierno hace unos años, con instalaciones increíbles y profesores bien pagados. El gobierno colombiano, en cambio, no tiene ningún interés en invertir en educación. Y, mientras sea así, estamos condenados a que los ricos monopolicen también el saber. Por último, no creo que los cineastas tengamos más herramientas que antes –se sigue haciendo cine con una cámara y un micrófono– pero creo que nuestro oficio sí se ha democratizado mínimamente gracias a la tecnología, que ha bajado los costos de los equipos y ha permitido otros tipos de difusión. Cada día hay más películas y más gente puede verlas. Pero la calidad no va siempre de la mano con la cantidad; el mejor soporte de rodaje y de proyección sigue siendo el fílmico y a mi juicio al menos, las mejores películas también se hicieron antes de esta revolución tecnológica.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Gallery Weekend México

Picture Puzzle Pattern Control

Nothing Conceptual: La Meme Era @ La Barra de Paquito

Políticas del polvo